El Museo Nacional del Prado presta ¡Perdonar nos manda Dios! de Luis García Sampedro al MUBAG. Esta obra, que permanecerá cinco años expuesta en las salas del Museo de Bellas Artes Gravina en Alicante, fue premiada con la 2ª medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1895.

Adquirida por el Estado en 1903 con destino al Museo de Arte Moderno por 2.000 pesetas a su autor, desde 1988 permanecía en los almacenes del Museo Nacional del Prado y formó parte de la gran exposición “Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1931)” celebrada en 2020 en el Prado.

Con el préstamo de ¡Perdonar nos manda Dios!, el Museo Nacional del Prado cumple uno de sus objetivos que es hacer partícipe de su colección a todo el territorio español en el que ya hay depositadas más de más 3.200 obras en 255 instituciones.

La obra de Luis García Sampedro, que mide 2,70 x 4,23 cm., permanecerá expuesta en las salas de la colección del MUBAG para disfrute de sus visitantes junto a una amplia representación de otros artistas que destacaron a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Este préstamo se enmarca dentro de un proyecto de colaboración entre ambas instituciones, que prevé el depósito de 10 obras a largo plazo que formarán parte de una gran exposición que se inaugurará en el próximo mes de enero.

¡Perdonar nos manda Dios! 1895. Óleo sobre lienzo, 270,3 x 423,5 cm La obra narra en clave de folletín el regreso al hogar paterno de una joven y su hija, fruto de una relación extraconyugal. Arrodillada, implora clemencia ante su padre, cuya ira aplaca un cura que le recuerda el deber de perdonar. Premiada con una segunda medalla, esta impresionante pintura, narrada en clave de folletín, donde el espectador completa el relato a partir de ciertos detalles, hacía hincapié en las fatales consecuencias y el sufrimiento que, especialmente para la mujer, conllevaban las relaciones extraconyugales.

De esta composición, cuajada de citas a Caravaggio y a la pintura del Barroco naturalista, los críticos perdonaron ciertas deficiencias plásticas por lo persuasivo y audaz del argumento. La adquisición de la obra por el Estado significaba la aceptación oficial de ese discurso, convirtiéndose así en un epítome del adoctrinamiento moral pensado para el público femenino.

Luis García Sampedro Barcelona, 1872 – Madrid, 1926 Pintor e ilustrador español. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge de Barcelona, y en la de San Fernando de Madrid. Se especializó en la pintura decorativa y costumbrista.

En 1892 concurrió a la Exposición Internacional de Barcelona, en la que fue premiado con segunda medalla, y en 1892 a la Nacional de Bellas Artes, en la que obtuvo segunda medalla por el cuadro ¡Siempre incompleta la dicha!. Obtuvo el mismo galardón en 1895 por la obra ¡Perdonar nos manda Dios!.

En 1904 y 1906 consiguió tercera medalla y en 1908 primera medalla en la sección de arte decorativo. Prolífico dibujante, fue autor de numerosos carteles publicitarios, como los dedicados al Círculo de Bellas Artes de Madrid. Como ilustrador trabajó en el libro “Tradiciones de Toledo”, de Eugenio Olaberría.

Artículo anteriorReivindicación de las mujeres humoristas en Teatro del Barrio
Artículo siguienteFilmoteca Española presenta ‘Teatro Berlanga’

Deja un comentario