La Biblioteca Nacional de España y la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado colaboran para ilustrar los décimos de Lotería Nacional de los sorteos de los jueves, con una serie de 12 manuscritos iluminados, seleccionados de los fondos de la BNE.

La colaboración de la BNE y Loterías responde a la responsabilidad y compromiso de ambas instituciones con la divulgación de la riqueza del patrimonio histórico-cultural y, como destacan desde Loterías, “los décimos son un eficaz vehículo de transmisión a millones de personas”. El interés mutuo de ambas instituciones por la Cultura ha fomentado esta nueva colaboración entre ellas.

La directora de la BNE, Ana Santos Aramburo, se ha mostrado orgullosa de la colaboración con Loterías que “se remonta al origen de la propia BNE desde su fundación en 1711” y se ha reforzado a partir de 2013 con series concretas y emblemáticas para la Biblioteca. “Agradezco esta apuesta por la difusión de la cultura y el patrimonio bibliográfico, que es importante que se haga a través de medios tan populares como la lotería, que llegan a cualquier tipo de personas en cualquier circunstancia”, ha destacado.

“La propia historia de Loterías está relacionada con la cultura de este país. Ya en el Quijote se menciona a los Niños de San Ildefonso, llamados aquí Niños de la Doctrina y aparecen igualmente en el Rufián de Quevedo. En Fortunata y Jacinta ha tocado el Gordo, incluso Pardo Bazán tiene un relato llamado El Décimo”, ha contado el presidente de Loterías, Jesús Huerta Almendro.

12 manuscritos iluminados de los fondos de la BNE

La colección arrancará con el décimo dedicado al Códice de Metz, el manuscrito más antiguo que se conserva en la BNE, del S. IX (hacia 825-850). En los siguientes sorteos, se podrán ver: Moralia in Job (S.X) de Gregorio Magno; Beato de Fernando I y Dª. Sancha (S.XI); la Historia Bizantina o Synopsis historiarum, de Ioannes Scylitza (S.XII); el Terç del Crestià (S.XV) de Francesc Eiximenis; Guía de Perplejos (S.XV), de Maimónides; el tratado de ajedrez De ludo scacorum (S.XV); las Poesías de Francesco Petrarca (S.XV); el Cancionero de Stúñiga (S.XV); las Horas de Leonor de la Vega (S.XV); o las Introductiones Latinae, de Antonio de Nebrija (S.XV). La serie finalizará con el Libro de horas de Carlos V (S.XVI).

Según ha explicado la directora del departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE, Isabel Ruíz de Elvira, la colección de códices iluminados de la Biblioteca Nacional de España “es la más rica del mundo hispánico: se compone de más de 800 volúmenes que contienen aproximadamente 10.000 miniaturas, e incluye ejemplares desde la Alta Edad Media (siglos IX y X), hasta el Renacimiento tardío (siglo XVI)”. Todas las escuelas pictóricas de iluminación están representadas: la española (más de 300 ejemplares), la italiana (300), la francesa (142), la flamenca (14), y hay también algunos códices ingleses y de focos centroeuropeos (Alemania, Bohemia…)

La BNE muestra ahora, en colaboración con Loterías, una selección de imágenes de los más notables códices iluminados que conserva, tesoros todos ellos de valor incalculable. Desde el Códice de Metz, encargado por Drogón, hijo de Carlomagno, a principios del S. IX, pasando por uno de los ejemplares mejor conservados de los Comentarios al Apocalipsis de Beato de Liébana, dedicado a los Reyes de León D. Fernando I y Dª Sancha, o la Historia Bizantina de Skilitzes, o los preciosos Libros de horas dedicados a reyes o a grandes personajes, o las Poesías de Petrarca, uno de los códices iluminados más bellos del mundo.

“Cada uno de ellos es especial y único y la BNE es consciente de la enorme responsabilidad de su conservación y su custodia”, ha recalcado Ruiz de Elvira. Por ello la BNE, depositaria de este legado, ha emprendido la labor de digitalización masiva de toda esta colección, que en su mayoría puede ya consultarse libremente desde cualquier dispositivo a través de Biblioteca Digital Hispánica, sin que se vea afectada su conservación.

Loterías ya ha dedicado otras series a la cultura, como las realizadas en colaboración con el Museo Sorolla en 2020 o la dedicada a los Bienes Patrimonio Mundial en España en 2021. También ha colaborado con la BNE a lo largo de su historia, más recientemente entre 2013 y 2016 con una colección de décimos dedicada a imágenes de libros destacados de la BNE.

Artículo anteriorPueblo de un habitante consigue el dinero para restaurar su iglesia
Artículo siguienteSilvia Cosío Díaz gana el Premio BMW de Pintura

Deja un comentario