La artista Silvia Cosío Díaz, afincada en Sevilla, ha obtenido el Premio BMW de Pintura por su obra “Ósip Mandelstam” en la 36ª edición del certamen artístico, dotado con 25.000 euros. Por su parte, la Beca Mario Antolín, cuyos 8.000 euros de dotación económica van dirigidos a la investigación pictórica, la ha recibido el madrileño Francisco Mayor Maestre, por su obra “Nunca entenderé por qué siempre te sientas en el borde del sofá”. En la categoría de Innovación, con 6.000 euros, la obra ganadora ha sido de la andaluza Ana Barriga, por su obra “Mande¡¡¡”. Finalmente, en la modalidad infantil, que cada año premia el talento más joven en pintura con 4.000 euros, la vencedora ha sido Ginevra Maglia, niña de nueve años de Madrid, con su “Niño tigre”. Todas estas obras ganadoras fueron seleccionadas por el jurado entre las más de 3.000 que fueron enviadas a concurso, un 12 por ciento más que el año pasado.

La ganadora de 46 años Silvia Cosío Díaz ya está familiarizada con los Premios BMW de Pintura, tras quedar finalista en la 31ª edición en 2016, con su obra “Melancolía”. Con su obra galardonada, “Ósip Mandelstam”, la artista dedica un retrato único del joven poeta ruso del mismo nombre. En la composición aparece sentado en una pose clásica mirando de frente al espectador. A sus pies, el sombrero del héroe con el disparo mortal y el cuervo en la parte superior que le susurra su destino al oído. La piedra próxima a la franja amarilla refiere uno de sus libros que lleva el mismo título: el lomo dorado, brillante y luminoso de la creación.

Como cada año, la entrega de premios se ha celebrado en el Teatro Real de Madrid, con la asistencia de Su Majestad La Reina Doña Sofía y la presencia de Su Alteza Real La Princesa Irene de Grecia. La Reina emérita ha querido mostrar así su apoyo a la cultura con su presencia en el certamen esta noche, que homenajea el arte como medio para conseguir un mundo mejor mediante la diversidad y la colaboración entre diferentes. Así lo resume el lema principal de la gala y título del concierto de esta 36ª edición: “Arte + arte + arte”.

“Este premio nació con el objetivo de apoyar el arte y la cultura para que pueda llegar a la gente allá donde esté. Por eso, precisamente, su corazón nunca ha dejado de latir para poder acompañar a los artistas y a la sociedad difundiendo un mensaje fundamental: la importancia de proteger el arte y la cultura como modo de expresión de nuestra sociedad”, decía Manuel Terroba, presidente del Grupo BMW en España, al comienzo de la velada durante su discurso inaugural.

Las palabras de Terroba, en referencia a la temática del evento este año sobre la importancia del arte, abordaron cómo la clave para ser mejores reside en la mezcla, la diversidad de las artes y la colaboración de todos a fin de, con la sostenibilidad como estandarte, tratar de dejar un mundo mejor.

Arte + arte + arte

Bajo el título “Arte+arte+arte”, el tradicional concierto de la gala de los Premios BMW de Pintura tuvo lugar tras la ceremonia de galardones. La introducción, de la mano del actor Luis Tosar, consistió en un recital de poesía que precedía a la interpretación de Cuadros de una Exposición por parte de la Orquesta Sinfónica de Extremadura, además de un espectáculo de danza por parte de la compañía de Antonio Najarro.

Al cierre de la Gala, el Grupo BMW otorgó el Premio de Honor al artista Ataúlfo “Ata” Casado, conocido como “El pintor de los Ojos Vivos” quien, pese a sufrir el revés de una enfermedad degenerativa que le hiciera perder la vista, no abandonó su larga y prolífica trayectoria artística. “Este certamen siempre ha perseguido, en sus 36 años de vida, una misión muy clara e importante para nosotros: homenajear el arte y premiar a aquellos que no solo son un referente para nuestra cultura pictórica, sino también por su actitud de esfuerzo, valentía y pasión. Por eso queremos poner en valor la trayectoria del maestro Ata Casado, un ejemplo de superación que ha calado en todos nosotros”, expresó Pilar García de la Puebla, directora de comunicación del Grupo BMW.

Ganadora 35º Premio BMW de Pintura

Silvia Cosío Díaz (Celis, Cantabria). ”Ósip Mandelstam». El joven poeta ruso escribió en torno a 1934 un poema contra Stalin titulado ‘El montañés del Kremlin’ lo que le valió tres años de condena en los Urales y un posterior traslado a un Gulag en Siberia que acabó con su vida. En la composición aparece sentado en una pose clásica mirando de frente al espectador; a sus pies, el sombrero del héroe con el disparo mortal y el cuervo en la parte superior que le susurra al oído su destino. La piedra refiere uno de sus libros que lleva el mismo título próxima a la franja amarilla: el lomo dorado, brillante y luminoso de la creación.

Artículo anteriorColección de décimos de lotería ilustrados con manuscritos iluminados
Artículo siguienteNélida Piñon depositó su legado en la Caja de las Letras

Deja un comentario