Les parecía imposible alcanzar el objetivo mínimo de 15.000€ para comenzar las obras de remodelación de su iglesia de Villamorón, en el municipio de Villegas (Burgos), pero lo han conseguido. Si hace apenas una semana apenas tenían 10.000€, esta mañana rozaban ya los 20.000€ reunidos gracias a la campaña de micromecenazgo que lanzaron a través de la plataforma de la asociación Hispania Nostra (https://crowdfunding.hispanianostra.org/patrimonio-con-futuro-villamoron/2487) y a la difusión lograda a través de los medios de comunicación.

Todavía les quedan 17 días más, puesto que la campaña finaliza el próximo 11 de diciembre, así que ven factible conseguir el objetivo óptimo: alcanzar los 25.000€. Con el objetivo mínimo conseguido van a poder abordar la restauración del coro. “Si alcanzamos el objetivo óptimo, podríamos afrontar asimismo la restauración de los paramentos verticales de forma total o parcial”, explican los organizadores. Y se atreven a soñar: “Si logramos sobrepasar el objetivo óptimo, podríamos acometer incluso la restauración del retablo”.

Unos 150 descendientes de los habitantes de Villamorón (porque el pueblo sólo tiene censada una única persona) iniciaron una campaña de micromecenazgo con el objetivo de recuperar su iglesia, que se les venía abajo. Agrupados en torno a la Asociación Cultural Amigos de Villamorón (www.amigosdevillamoron.com) se pusieron manos a la obra.

“Nadie daba un duro por nosotros cuando empezamos con la asociación en 2003, pero la realidad ha ido demostrando que la persecución de un objetivo razonable termina abriéndose paso”, aseguran los promotores. “Fruto de ese trabajo constante, logramos que en 2009-2010 la Junta de Castilla y León consolidara el edificio, atajando así los numerosos problemas que hacían temer lo peor. Pero el dinero se acabó ahí, por lo que su interior sigue presentando signos evidentes de abandono, necesitándose una muy necesaria intervención en el coro, paramentos verticales y retablo”, prosiguen.

Ahora se proponen acometer la reforma del coro y paramentos verticales, dejando el retablo mayor para una actuación posterior debido a la complejidad que presenta su estado. “Al coro le faltan piezas de su balaustrada y es pasto de la carcoma, al igual que en los paramentos verticales, cuyo estado refleja claramente los años en los que la lluvia, la nieve, el viento Regañón y hasta las lechuzas penetraban en su interior por las cubiertas, el rosetón y los ventanales góticos al carecer éstos de sus vidrieras, destrozadas por el vandalismo y el paso del tiempo”.

¿Por qué restaurar esta iglesia de finales del siglo XIII? “No son pocos los que se han hecho esta pregunta; también nosotros, los Amigos de Villamorón. Frente a la desconfianza y a la falta de esperanza, nuestra asociación ya ha dejado más que demostrado que se pueden sacar adelante proyectos de envergadura”, explican.

“Una vez consolidada la iglesia, los Amigos de Villamorón la mantenemos abierta a las visitas durante los dos últimos fines de semana de cada mes, eso sí, con cita previa. En verano participamos en el Programa de Apertura de Monumentos, según el convenio existente entre el Arzobispado y la Junta de Castilla y León”, añaden.

“Hemos recuperado la fiesta del lugar, organizamos conciertos, conferencias, presentaciones de libros, invitamos a artistas y escritores a que se inspiren en ella para sus obras, es el primer templo en figurar en la Film Commission de Castilla y León… Y también atendemos a cosas más prosaicas como mantener a raya las palomas, barrerla, airearla, en definitiva, cuidarla, que es la forma más barata y duradera de conservarla. Todas estas tareas no son muy conocidas, pero sí muy necesarias.

Más información…

Artículo anteriorLa Real Fábrica de Tapices restaura piezas de Lope de Vega
Artículo siguienteColección de décimos de lotería ilustrados con manuscritos iluminados

Deja un comentario