Compartir

El Museo del Ferrocarril de Madrid ofrece a los visitantes hasta el próximo 10 de febrero la exposición “A vista de mapa”. Un recorrido por la evolución histórica del ferrocarril en España”. Realizada con fondos procedentes de la Biblioteca y el Archivo Histórico Ferroviario del Museo del Ferrocarril, gestionado por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, explica cómo el ferrocarril contribuyó a popularizar el uso de la cartografía en general.

La exposición reúne algunos de los hitos que jalonan la historia del ferrocarril español. En la primera parte se presenta una selección de doce mapas que nos llevan desde los primeros planes de ferrocarriles, como el elaborado por Francisco Coello en 1855, hasta el mapa de la Red Ferroviaria de Interés General (RFIG) de 2017, en el que figuran tanto las últimas líneas de alta velocidad inauguradas como algunos de los proyectos que, a día de hoy, ya están completamente operativos.

Otra parte de la muestra está dedicada a los mapas ferroviarios temáticos, que hablan de cantidades numéricas y ofrecen detalles de cuestiones importantes relacionadas con la gestión y explotación de los ferrocarriles. ¿Cuántas toneladas de productos se trasladaban por las vías? ¿Cuánto costaba un billete de tercera categoría? ¿Cómo se organizaba Renfe desde un punto de vista territorial? Los mapas responden a estas cuestiones y otras más.

Se ha incluido también una mínima selección de mapas de Europa y del mundo, que confirman aquello de que el ferrocarril y los mapas nos ayudan a traspasar fronteras.

En la exposición el visitante podrá contemplar otros documentos ferroviarios, como los planos y perfiles de las líneas, pequeños mapas insertos en billetes y guías ferroviarias, complementados por una selección de objetos que permitieron a los topógrafos trasladar al papel los trazados ferroviarios. Fueron estos trazados, convertidos ya en líneas reales, los que vertebraron el territorio peninsular, los verdaderos protagonistas de la cartografía ferroviaria, en definitiva.

La primera línea ferroviaria que se dibujó en un mapa de España fue la línea Barcelona-Mataró, inaugurada en 1848. Cuando los ingenieros proyectistas empezaron a trazar las primeras líneas que se iban incorporando a un relieve tan intrincado como el de la Península Ibérica, se encontraron con que no disponían de una cartográfica básica de calidad. En realidad, serían estos primeros planos incorporados a los proyectos de construcción los que aportarían a los cartógrafos la información necesaria para la elaboración de mapas territoriales y no a la inversa.

La documentación cartográfica constituye un elemento directamente vinculado con el ferrocarril, hasta el punto de que es en el ámbito de las comunicaciones, junto al militar, donde se han desarrollado muchos de los proyectos topográficos y cartográficos a lo largo de la historia. La expansión de la red ferroviaria fomentó el hábito del viaje e impulsó la edición de guías, que se complementaban a su vez con tablas horarias y sus correspondientes mapas, en los que figuraba el recorrido a realizar.

El Museo del Ferrocarril de Madrid está ubicado en la antigua estación de las Delicias, inaugurada en 1880 y uno de los ejemplos más significativos de la llamada “arquitectura del hierro” del siglo XIX. Reúne una de las colecciones de material histórico ferroviario más completas de Europa y conserva un rico patrimonio documental que gestiona a través del Archivo Histórico Ferroviario, la Biblioteca Ferroviaria y la Hemeroteca, centros de referencia para el estudio de los ferrocarriles y la investigación. El Museo ofrece un gran número de actividades con el objetivo de difundir el ferrocarril entre el público.

Exposición sobre cartografía ferroviaria
Museo del Ferrocarril de Madrid
Paseo de las Delicias, 61
Hasta el 10 de febrero

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.