Compartir

La fundación, con sede en Lleida, organiza por primera vez una exposición en Madrid, a partir del 30 de marzo y hasta el 24 de mayo, en el Pabellón Villanueva del Real Jardín Botánico. Mat Collishaw. Dialogues es la primera muestra individual en España del artista británico, uno de los más destacados de su generación, y se articula en torno a dos temas clave dentro de su obra: la naturaleza y la historia del arte.

Se trata de una cuidadosa selección de piezas de este artista que dialogan de forma natural con el entorno de la muestra. En su primer tramo, las obras establecen un diálogo con el Real Jardín Botánico y, en la segunda parte, se entabla una conexión con obras maestras expuestas en el vecino Museo Nacional del Prado.

La Fundació Sorigué, en su vocación de acercar el arte contemporáneo a todos los públicos, ofrece a través de su página web 1.600 entradas gratuitas que incluyen la visita guiada a la exposición, y ha diseñado un programa educativo y diversas actividades que girarán en torno a la muestra.

Una especial selección de las obras del creador británico Mat Collishaw se presenta por primera vez en España desde este 30 de marzo en el Pabellón Villanueva en el Real Jardín Botánico. Mat Collishaw. Dialogues es la primera exposición organizada por la Fundació Sorigué en Madrid.

Mat Collishaw. Dialogues es también la primera exposición individual en España del artista y ofrece una completa visión de su mundo oscuro y cautivador, a través de sus obras más trascendentales y piezas pocas veces expuestas, incluyendo una obra que forma parte de la colección de arte contemporáneo de la Fundació Sorigué. Collishaw, a quien se asocia con la generación conocida como The Young British Artists, quienes alcanzaron la notoriedad tras la legendaria exposición colectiva Freeze en 1998. La obra de Collishaw Bullet Hole (1988), se convirtió en una de las imágenes claves de la exposición y del movimiento. Esta imagen hoy icónica estableció la inclinación de Collishaw por el uso de imágenes que a la vez son visceralmente impactantes y extrañamente bellas.

A través de más de 30 obras entre esculturas, fotografías, películas, pinturas e instalaciones de gran formato de sus últimos 20 años de carrera, la muestra envuelve al público en un mundo crepuscular entre lo seductor y lo repugnante, lo familiar y lo impactante, lo poético y lo morboso. La belleza de la obra de Collishaw es seductora, cautivadora e hipnótica, pero también repulsiva en la medida en que incita al espectador a percibir las fantasías más oscuras de su interior.

Por su parte, Ana Vallés, presidenta de Sorigué y directora de la Fundació Sorigué, señala que esta muestra responde al deseo de apoyar la creación artística: “nos mueve el acercar el arte contemporáneo a todos los públicos y promover el talento y el conocimiento a través del arte, pues creemos que tanto el mundo empresarial como el cultural, y la sociedad en general, se benefician mutuamente de este intercambio”, ha comentado. Ésta es precisamente la filosofía del proyecto PLANTA, una innovadora herramienta de gestión empresarial, que es una intersección entre el grupo Sorigué y la fundación, y una de las razones que han movido a elegir el Real Jardín Botánico como lugar para la primera exposición en Madrid.

La Fundació Sorigué impulsa desde hace más de 25 años el retorno social del grupo empresarial Sorigué a través de actividades sociales, educativas y culturales, especialmente en aquellos territorios donde la compañía está presente. La fundación posee una de las colecciones privadas de arte contemporáneo más reconocidas de España y programa exposiciones temporales enfocadas a acercar la creación artística contemporánea a todos los públicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.