Campaneros de Valencia recurren al micromecenazgo para volver a fundir las piezas que se perdieron en Santa Catalina a lo largo del siglo XX. Las campanas de la iglesia de Santa Catalina, que habían sido traídas a Valencia desde Londres entre júbilo y fiestas en 1729, enmudecieron definitivamente a lo largo del siglo XX, corriendo cada una de ellas distinta suerte.

La mayor, dedicada a Santa Catalina y denominada vulgarmente “La Charra”, por su forma de tinaja invertida, de peso 38 quintales, equivalentes a unos 1.750 kilos, según el cronista Fray Tomás Güell, fue destruida en 1.915 tras su traslado a la nueva parroquia de San Agustín, administrativamente constituida en 1902. Sin leyes de la época que protegiesen el patrimonio, tanto inmueble como mueble, fue refundida en tres campanas nuevas y de menor tamaño, acorde con las necesidades del nuevo templo de destino.

El resto de campanas inglesas fueron destruidas entre 1936 -las trasladadas a San Agustín- y 1967, aquellas trasladadas a San Martín.

Pero ahora, los Mestres Campaners de Valencia están dispuestos a devolverle a la torre de Santa Catalina su antiguo esplendor, reproduciendo fielmente las campanas perdidas. Para ello han recurrido a la asociación Hispania Nostra (www.hispanianostra.org) con el fin de poner en marcha una campaña de micromecenazgo que les permita recuperar sus más preciados tesoros.

No lo tienen fácil: se han puesto un objetivo mínimo de 15.000€ y uno óptimo de 60.000€, que sería lo que les permitiría recuperar La Catalina, la más grande de las campanas que se perdieron. Y no hay mucho tiempo: el plazo que se han marcado es hasta el próximo 8 de abril.

La campaña se puede visitar en https://crowdfunding.hispanianostra.org/.

Existe un buen estímulo para colaborar: las donaciones tienen una desgravación de hasta un 80% en los primeros 150€ (es decir, Hacienda devolvería 120€ en la siguiente Declaración de la Renta). Por lo tanto, donar 150€ nos “costaría” realmente 30€. Además, según la cantidad aportada, Mestres campaners invita a los donantes desde a una exposición sobre el lenguaje de las campanas hasta una exhibición en directo del toque manual.

Artículo anteriorRestaurada la fachada principal de la Casa de la Panadería
Artículo siguienteSe cumple un año del cierre temporal del Museo del Prado

Deja un comentario