El Real Instituto Elcano y el Instituto Cervantes presentaron Lengua y cultura en español en el Japón de la era Reiwa, un mayor informe actualizado sobre la realidad actual de aquel país, que permitirá “impulsar los cambios y decisiones que deben orientar nuestra labor”, dijo Luis García Montero, director del Cervantes, y “facilitar la toma de decisiones operativas”.

El estudio de más de 120 páginas, analiza en profundidad la situación de la lengua y de la cultura en español en el Japón contemporáneo (la era Reiwa es la que abrió en mayo de 2019 el actual emperador, Naruhito, tras suceder en el trono imperial a su padre, Akihito) y lo han elaborado ambas instituciones con la colaboración de IAG-Iberia.

Emilio Lamo de Espinosa, presidente del Real Instituto Elcano, insistió en la importancia de Japón en el actual mundo globalizado y anunció que este mismo año presentarán otro estudio monográfico sobre Corea. El siguiente informe se centrará en China, con datos de otros países asiáticos también relevantes como Australia, Filipinas y la India. La presentación de hoy es el último acto de Lamo de Espinosa al frente del Instituto Elcano ya que, tras su petición de relevo, mañana el organismo designará a un nuevo presidente. Lamo de Espinosa garantizó que el Elcano mantendrá todo su apoyo al Cervantes porque tienes en nosotros, dijo “un firme aliado”.

Luis García Montero destacó que este es el primer fruto concreto del trabajo conjunto entre el Cervantes y el Elcano tras el convenio de colaboración que ambas entidades firmaron el pasado mes de julio. El estudio, “a la vez didáctico y estimulante”, será “una herramienta práctica que nos ayudará a poder trabajar más y mejor en un centro y en un país de máxima importancia para el Cervantes”.

Para García Montero, “nuestra sede de Tokio es ya un referente de la vida educativa y cultural de la capital japonesa”. El español “está presente en Japón de la forma más directa, ya que son decenas de miles los japoneses hispanohablantes nativos de origen latinoamericano, los nikkei”. También recordó la valiosa labor de los hispanistas japoneses que han colaborado, varios de los cuales forman parte del Observatorio de la lengua española en Japón, el primero de los creados al amparo del Instituto Cervantes.

A pesar de que más de 200 universidades japonesas imparten clases de español, nuestra lengua, sentenció García Montero, “está muy lejos de ocupar el espacio que le corresponde por su importancia en el mundo. No solo por su peso demográfico sino por su importancia en el mundo de la política, la comunicación, el deporte y, desde luego, la cultura. Por ello es tan importante para el Instituto promover nuestra lengua y cultura en Japón de la mano de la familia de países hispanohablantes”.

“Una lectura obligada”

En la presentación online, emitida en directo por el canal de YouTube del Instituto Elcano, su autor, Ángel Badillo, resumió los principales asuntos que examina: la presencia de la cultura española en Japón y de la cultura japonesa en España, y la presencia de Hispanoamérica en Japón y viceversa, entre otros aspectos que ayudan a trazar un mapa general y actualizado sobre la cuestión. También revisa las relaciones culturales bilaterales de España y Japón en el cambiante escenario internacional y la nueva era Reiwa, analiza la política cultural japonesa y el peso de la lengua española en el sistema educativo nipón, tanto a través de la acción del Instituto Cervantes como de otros instrumentos de cooperación multilateral panhispánica.

El informe de Badillo, investigador principal del Instituto Elcano, contiene 70 tablas e ilustraciones, y concede un especial protagonismo a cómo Japón utiliza la cultura “como instrumento de influencia exterior”. Un país vanguardista y muy digitalizado en el que la cultura tiene una gran relevancia en la vida diaria, como muestran su potente industria musical (que incluye la venta de millones de discos al año) o las millonarias tiradas en papel de los principales periódicos japoneses.

Víctor Ugarte, director del Instituto Cervantes de Tokio, afirmó que este trabajo, “muy necesario”, será “una lectura obligada” para saber cómo reforzar la presencia de España en aquel país. Las motivaciones de los japoneses para estudiar español guardan relación con su simpatía por nuestra cultura, el turismo (viajar a España) y el deporte español, no por razones económicas. Aun así, la enseñanza escolar del español y de otras lenguas europeas, salvo el inglés, está en decadencia ya que los esfuerzos de las autoridades educativas en este ámbito se centran en enseñar bien la lengua de Shakespeare, una asignatura pendiente que intentan subsanar.

También participaron en la presentación por Internet Gemma Juncá, directora de Marca y Marketing de Iberia, y Áurea Moltó, directora de Política Exterior y miembro del Consejo Científico del Real Instituto Elcano, que moderó las intervenciones.

El Instituto Cervantes, que cuenta con 86 sedes en 45 países del mundo, está presente en Asia a través de sus centros en Manila (inaugurado en 1994), Pekín (2006), la biblioteca Miguel de Cervantes de Shanghái (2007), Tokio (2007), Sídney (2009) y Nueva Delhi (2009). Los centros de Nueva Delhi, Pekín y Tokio se encuentran entre los que suman mayor número de alumnos de español. El Instituto tiene además Aulas Cervantes en Hanoi (2001), Kuala Lumpur (2003), Yakarta (2004) y Seúl (2011). Hace 10 años que no abre ninguna nueva sede en aquel continente.

Artículo anteriorPatrimonio Nacional restaura dos retablos del Real Alcázar de Sevilla
Artículo siguienteCultura pone en línea más de 275.000 imágenes del IPCE

Deja un comentario