Patrimonio Nacional ha finalizado la restauración en el Real Alcázar de Sevilla de los retablos de ‘La presentación de la Virgen en el Templo’ y de ‘La Inmaculada Concepción’, dos conjuntos de calle situados en el interior del palacio y en uno de los arcos del Patio de Banderas, respectivamente. Se datan en el último tercio del siglo XVII y su puesta a punto ha supuesto una inversión por parte de la institución de 36.148,75 euros.

Los dos retablos, que el público puede volver a disfrutar desde hoy, han recibido un tratamiento tanto estructural, en su parte arquitectónica o mazonería, como también de tipo superficial o de las distintas capas que los componen. Además, los profesionales han actuado sobre el relieve y la ménsula en el caso de ‘La presentación de la Virgen en el Templo’, y sobre la urna, en el caso de ‘La Inmaculada Concepción’.

El retablo de ‘La presentación de la Virgen del Templo’, restaurado por última vez en 1965, ha sido objeto de una labor de desinsectación y, sobre todo, de fijación y limpieza de dorados y policromías que con el paso del tiempo se habían ennegrecido desde su limpieza en 1992. En este mismo sentido, y en algunos casos, se han corregido las pérdidas de policromía que dejaban a la vista el soporte, recuperando la legibilidad y vistosidad de este conjunto que aborda, mediante relieve, la presentación de la Virgen en el Templo.

Respecto al retablo de ‘La Inmaculada Concepción’, se han corregido los problemas estructurales que presentaba, así como la reintegración volumétrica de las tallas en los casos en que se consideró necesario. En la superficie, en las capas pictóricas, se ha actuado en torno a los desprendimientos de policromía y el oscurecimiento de los barnices, se han eliminado burdos repintes de época desconocida, sin descuidar el tratamiento de los elementos metálicos que acompañan a las esculturas.

Cabe destacar que de este segundo retablo también se ha restaurado su urna, realizando una aplicación de entonado cromático tanto en su interior como en la carpintería que lo sustenta.

«Compromiso con Sevilla”

La presidenta de Patrimonio Nacional, Llanos Castellanos, ha asegurado que esta actuación “viene a reafirmar nuestro compromiso con la cultura y con la ciudad de Sevilla, puesto que a través de la recuperación de este patrimonio reactivamos el valor de nuestro legado histórico, que es único, y reforzamos nuestro atractivo turístico a nivel autonómico, nacional e internacional”.

Los vínculos con la institución sevillana son aún más estrechos después de que este mes de enero Patrimonio Nacional, a través de su presidenta, Llanos Castellanos, haya pasado a formar parte de su Patronato por primera vez en su historia, tras el respaldo unánime del pleno del Ayuntamiento de Sevilla, a propuesta del alcalde, Juan Espadas.

De esta forma, Llanos Castellanos ha pasado a ocupar una vocalía en el Consejo de Gobierno del Patronato de uno de los palacios más antiguos del mundo y donde Patrimonio Nacional administra el Cuarto Alto del Real Alcázar de Sevilla, cuya visita gestiona el mismo Patronato.

Más de 54.000 euros de actividad restauradora

Los dos retablos forman parte de la lista de bienes restaurados por la institución en el Alcázar de Sevilla durante los últimos meses, tras la presentación en julio de 2020 de seis tapices de ‘La Conquista de Túnez’, cuya recuperación supuso una inversión de casi 18.000 euros y el trabajo de un equipo de restauradoras que se hicieron cargo de su consolidación, y del Taller de Tapicería de Patrimonio Nacional, que se encargó de las tareas de descolgado, limpieza y nueva instalación.

De esta forman, Patrimonio Nacional ha invertido más de 54.000 euros en la restauración de varias obras a lo largo de los últimos meses en el Real Alcázar de Sevilla.

Artículo anteriorGran ciclo dedicado a Bach en el Auditorio Nacional
Artículo siguienteEl Cervantes presenta «Lengua y cultura en español en Japón»

Deja un comentario