Compartir

El catálogo “Dibujos de Rosario Weiss (1814-1843)” recoge 166 dibujos y 42 litografías.  entre los que figura el álbum que hizo con Goya y el corpus de la obra hasta ahora conocida de la artista. Rosario Weiss, excepcional dibujante y retratista, más conocida por su relación con Francisco de Goya (1746-1828) que por su condición de artista, comenzó a dibujar gracias a los esbozos y apuntes que el pintor aragonés hacía para que ella los copiara o completara. Fue una de las pocas mujeres que ingresó como académica de mérito por la pintura de historia en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. El libro está disponible en la Librería de la Biblioteca Nacional de España.

El álbum Goya-Weiss que se ha incluido en el libro está formado por veintiocho dibujos de iconografía muy goyesca entre los que se encuentran tres tipos de obras. Por un lado, dibujos del pintor de los que no se conservan las versiones que pudo haber realizado la alumna; por otro, dibujos y textos de Weiss; y finalmente, dibujos de ambos, aunque con más intervenciones por parte de Goya.

Weiss vivió con su madre, Leocadia Zorrilla, y Goya en la Quinta del Sordo entre 1820 y 1824, y desde el otoño de 1824 en Burdeos, donde la familia permaneció hasta su regreso a Madrid en 1833.

Goya trataba a la niña con un gran afecto y se refería a ella como “mi Rosario”. Corrían ciertos rumores de que podría ser hija suya, pero no existen pruebas que lo confirmen. De hecho, el artista no incluyó en su  testamento ni a Weiss ni a su madre, quienes tuvieron que subsistir gracias a la pensión que esta última obtuvo del Gobierno francés como exiliada política, y a la ayuda prestada por Pierre Lacour –profesor de la joven– y el círculo de amigos de Goya en Burdeos.

Weiss comenzó a dibujar gracias a los esbozos que el aragonés hacía para que ella los copiara o completara, y en 1825 entró en la escuela pública de dibujo que Pierre Lacour (1778-1859) dirigía en Burdeos, donde recibió instrucción académica. Su formación francesa atemperó la expresividad de sus primeros pasos junto a Goya, dirigiéndolos hacia el trazo preciso, limpio y ordenado que entonces predominaba en Francia, a la manera de Ingres.

En Madrid adaptó con éxito su estilo al Romanticismo hispano y desarrolló una breve pero intensa carrera profesional. Compaginó la copia de pinturas de grandes maestros (Goya, Velázquez, Murillo, Tiziano, Rubens, Van Dyck), muy demandadas entonces, con la realización de retratos a lápiz de escritores y personajes de la burguesía liberal, en su mayoría socios como ella del Liceo Artístico y Literario (Espronceda, Zorrilla, Mesonero Romanos, Larra). También dibujó del natural apuntes de plantas y árboles, e hizo paisajes idealizados con castillos, lagos o ruinas. Además, fue una excelente litógrafa.

En 1840 Weiss tuvo el honor de ser una de las pocas mujeres en ingresar como académica de mérito por la Pintura de Historia en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Dos años después alcanzó su máximo reconocimiento cuando la nombraron maestra de dibujo de Isabel II y su hermana, la infanta Luisa Fernanda, con un sueldo de 8.000 reales al año.

Datos de interés:
Dibujos de Rosario Weiss (1814-1843)
Autor: Carlos Sánchez Díez
419 páginas, ilustraciones
28 x 23
ISBN 798-84-15245-74-2
DL: M-903-2018
NIPO 032-18-0045
2018
Comprar catálogo: Librería Biblioteca Nacional de España

Deja un comentario