Compartir

VirgenLa reciente adquisición de la Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans, posible obra de Colart de Laon, se ve ahora complementada con el préstamo de La Virgen con el Niño y ángeles (h. 1452) del Real Museo de Bellas Artes de Amberes, que enriquecerá temporalmente las colecciones de pintura francesa del Museo del Prado. Una obra excepcional con un carácter singular que se debe no solo a su autoría -Jean Fouquet, es el pintor y miniaturista más destacado del siglo XV en Francia- sino a ser única en el conjunto de su producción, gracias al efecto irreal que consigue con el manejo del color y el tratamiento de los volúmenes.

Una obra excepcional

Etienne Chevalier, tesorero de los reyes de Francia Carlos VII y Luis XI, encargó a Jean Fouquet un díptico que permaneció en la iglesia colegial de Nôtre Dame de Melun hasta que a finales del siglo XVIII fue dividido. El panel izquierdo, perteneciente a la Gemäldegalerie de Berlín, muestra a Etieen Chevalier arrodillado, acompañado por su santo patrón san Esteban, mientras que el panel derecho, propiedad del Real Museo de Bellas Artes de Amberes, representa a la Virgen de una manera sorprendentemente original en el contexto de la pintura francesa de la época y permanecerá en el Museo del Prado hasta el 25 de mayo como ‘La obra invitada’.

Virgen 4En esta tabla de La Virgen con el Niño y ángeles, verdadera obra maestra del siglo XV, Jean Fouquet evidencia la forma singular con que tradujo en imágenes las distintas influencias que contribuyeron a la gestación de su arte. Si la iconografía y, en particular, los ángeles monocromos rojos y azules están en deuda con la tradición nórdica, el modo en que resuelve la composición y la materializa evidencian su conocimiento del arte flamenco y del Quattrocento italiano. La forma de traducir las diferentes materias y los efectos de luz como el reflejo de la ventana sobre la superficie pulida de las dos bolas del trono remiten a Jan van Eyck. La construcción geométrica del espacio y su gusto por las formas puras, como la cabeza oval de la Virgen o sus senos trazados como con compás, evocan las obras de Paolo Ucello y de Piero della Francesca.

Fouquet representa aquí a María como Madona de la leche, en posición frontal, ante un rico trono. La corona de ricas perlas y piedras preciosas, que descansa sobre su cabeza sujetando un velo transparente, la identifica como reina de los cielos. Lleva una capa de armiño y un traje de seda gris, que destaca su cintura estrechísima, mientras que el corpiño abierto deja ver uno de sus senos redondos. La Virgen sostiene a su Hijo desnudo sobre su rodilla izquierda. La posición escorzada del Niño hacia el lado izquierdo de la tabla -hacia donde dirige su rostro y su dedo índice-, conecta esta tabla con la de la izquierda del díptico en la que aparece el donante arrodillado con el rostro dirigido hacia la derecha, donde se encuentra Jesús. María, con su piel blanca como el marfil, encarna el ideal de belleza de la época, casi sin cejas, con el nacimiento del cabello muy hacia atrás y unos rasgos, que según la tradición, serían los de Agnes Sorel, la amante del rey Carlos VII -la primera amante real reconocida de forma oficial, poseedora de una gran belleza-, y de la que Etienne Chevalier fue testamentario.

Virgen 5El autor Jean Fouquet (Tours, h. 1420-1481), el mejor pintor y miniaturista francés del siglo XV, obtuvo ya en vida el reconocimiento a su valía. El escultor, arquitecto y tratadista Antonio Averlino, il Filarete (1400-1469), en su Trattato dell’arquitettura (1460-1465), menciona a Fouquet como uno de los artistas capaces de realizar el ciclo de pinturas del palacio que propone construir para Francesco Sforza, duque de Milán hasta 1469, en su ciudad ideal, la “Sforzinda”. Filarete conoció a Fouquet en Roma -como dice expresamente en el texto del tratado-, donde el pintor de Tours había realizado en tela el retrato del papa Eugenio IV, fallecido en 1447, destinado a la sacristía de la iglesia de Santa María sopra Minerva de Roma, que le proporcionó una gran fama.

En el juicio que emite sobre Fouquet, Filarete dice que “È buono maestro, maxime aritrarre del natural”, expresión que en el siglo XV se debe entender no como que era un buen retratista -que también lo era-, sino como que era bueno sobre todo en pintar “del natural”, esto es, representando figuras, objetos, paisajes…, directamente, sin recurrir a modelos. Como los mejores pintores italia nos de la generación de Filarete habían fallecido ya –Massacio, Masolino, Domenico Veneziano, Fra Angelico y Andrea del Castagno-, a su juicio es conveniente mirar hacia el Norte, donde, tras morir Juan de Brujas -Jan van Eyck-, quizá reste el Maestro Roger -van der Weyden- o en su defecto este francés Fouquet, al que Filarete denomina “Grachetto”, sin duda por error más que por tratarse de un sobrenombre.

Los pintores que Filarete incluye en su lista, los de mayor relieve en la primera generación de renacentistas italianos y también entre los flamencos, proporcionan una idea del reconocimiento, de la alta estima, en que el florentino tenía al pintor de Tours, muy valorado en Roma, donde residió durante su estancia en Italia. Si los italianos admiraron su formación flamenca, su capacidad por reproducir la realidad, cuando volvió a su Tours natal, los comitentes de Fouquet debieron valorar también lo que había aprendido en Italia.

La síntesis personalísima de su estilo, entre Flandes e Italia – como muchos años después hará el pintor castellano Pedro Berruguete-, en la que no falta la aportación de la tradición francesa en la que se formó, junto con su intrínsecacalidad, sitúan a Jean Fouquet entre los mejores de la historia de la pintura. Buena prueba de ello son sus obras más destacadas: el díptico de Melun (h. 1456), los retratos del rey Charles VII (h. 1450-1455) y de Guillaume Jouvenal des Ursins (h. 1460-1465) –los dos en París, musée du Louvre- y la Piedad (h. 1470) –in situ, en la iglesia de Nouans, cerca de Tours-, entre las pinturas, y Les Heures d’Etienne Chevalier (h. 1452- 1460, Chantilly, musée Condé) y Les Grandes Chroniques de France (h. 1455-1460) y Les Antiquités Judaiques (h. 1470) –las dos en la Bibliothe que Nationale de France-, entre las miniaturas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here