Compartir

Lynne Cooke, comisaria de la exposición, hace un recorrido por la singular e ingente obra del artista norteamericano James Castle (1899-1977) .

La exposición “Mostrar y almacenar” se puede visitar en el edificio Sabatini del Museo Reina Sofía hasta el próximo 5 de septiembre. Una exposición de la que la propia comisaria comentó “este proyecto es un sueño para cualquier curador”.

James Castle, artista autodidacta, jamás concedió entrevistas, ni habló sobre sus creaciones, no tituló, ni fechó sus piezas. La exposición trata de ser una panorámica de la obra de Castle, cuya trayectoria se prolongó durante casi setenta años y dio lugar a 200.000 piezas.

James Castle (1899-1977) nació y vivió en un pueblo de Idaho. Analfabeto y sordomudo, trabajó casi totalmente al margen del mundo del arte. “Y sin embargo, plantea cuestiones conceptuales similares a las de otros artistas de la misma época”, opinó Cooke. Fue un artista rural autodidacta, que formuló un imaginario propio inspirado en la cultura que lo rodeaba, y que creó una estética muy identificable que plasmó sobre papel y cartón reciclados.

Más información en www.museoreinasofia.es

Imágenes y vídeo: Lynne Cooke, Museo Reina Sofía

Deja un comentario