publicidad

Camille Claudel, alumna y amante de Rodin en la Fundación Mapfre.

05 noviembre, 2007 | Por | Categoría: Exposiciones | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

Camille Claudel (1864-1943). La gran escultora de fin de siglo

Fundación Mapfre.
Del 7 de noviembre al 13 de enero de 2008
La exposición ha sido realizada en colaboración con el MUSÉE RODIN de París. Después de la clausura de la muestra, ésta se presentará en el MUSÉE RODIN de París, del 15 de abril al 20 de julio de 2008.

Exposición monográfica. Se trata de la primera exposición que se presenta sobre la artista en nuestro país.


La muestra reúne prácticamente la totalidad de la escasa producción de esta artista, gracias a la generosa colaboración de la familia Claudel, de diversas colecciones públicas y privadas y, fundamentalmente, del Musée Rodin de París. De esta manera, las cerca de un centenar de esculturas reconstruyen la poderosa producción, trágica y delicada, de Camille Claudel.

Teniendo en cuenta que la obra de Camille Claudel está estrechamente ligada a su escultura, la exposición se completa con numerosos documentos y fotografías originales, entre los que destacan las apasionadas cartas de amor y reproche entre Camille Claudel y Rodin. La exquisita calidad de la obra de Camille Claudel la hace merecedora de una exposición que, sin negar la realidad de su vida novelesca, incida en las grandes aportaciones realizadas por Camille a la escultura de su tiempo.

Camille Claudel es, sin duda, un personaje fascinante y una artista de excelente calidad. Su trágico destino como alumna y amante de Rodin la ha convertido en una auténtica leyenda, en la imagen de una mujer víctima de un maestro despótico, de una familia ingrata y de una sociedad cerrada y misógina.

Su atormentada existencia no esconde, sin embargo, la calidad de su producción y la extraordinaria modernidad de sus obras. Camille Claudel revolucionó, junto a su maestro Rodin, la expresión escultórica de su tiempo. Fue una de las pocas mujeres artistas de ese momento que tuvo acceso a modelos desnudos. Su exquisita habilidad técnica le permitió zafarse del academicismo para dotar a sus figuras de emoción y vitalidad. Sus primeras obras llevan el sello indiscutible de Rodin, pero, en las piezas consagradas de este artista, también advertimos claramente la influencia de Camille. Cuentan, sin embargo, que Rodin temía que Camille le hiciese sombra y nunca la ayudó a salir adelante. El otro gran hombre en la vida de Camille, su hermano Paul Claudel, no pudo soportar la relación de ésta con su maestro, y se alejó de ella para siempre: “Todos esos maravillosos dones que la naturaleza le había otorgado no han servido más que para traerle la desgracia”, decía su hermano.

Sola y sin recursos, Camille se sumió en una crisis depresiva y empezó a destruir sistemáticamente todas sus obras. En 1913, su familia la encierra en el sanatorio psiquiátrico de Montdevergues, de dónde no saldrá jamás. Gracias a unos documentos encontrados recientemente, sabemos que a su ingreso se le diagnosticó “una sistemática manía persecutoria”, acompañada de “delirios de grandeza”, por los que se creía víctima de “los ataques criminales de un famoso escultor”.

Lúcida y desesperada, Camille escribió numerosas cartas durante su encierro, exigiendo a gritos que la liberaran. Nunca salió de allí. Murió 30 años después,

RECORRIDO

La muestra se abre con una serie de retratos sobre Camille Claudel realizados por Rodin. Sus años de formación se resumen a través de los magníficos retratos que Camille realizó de su familia. Debemos tener en cuenta que los modelos que posaban para las esculturas eran muy caros, por lo que toda mujer artista, generalmente con escasos recursos para costear su arte, debía valerse de modelos de su familia.

En 1883, Camille entra como aprendiz en el taller de Rodin. Durante estos primeros años, se produce entre ambos un clima de colaboración y enfrentamiento que enriquece la obra de los dos artistas. En 1888, Rodin alquila en el Boulevard d´Italie un taller llamado La Folie Payen para trabajar exclusivamente con Camille. Ella le ayuda en la realización de obras importantes como Los burgueses de Calais o la monumental Puerta del Infierno. Ambos se inspiran sus grandes obras que, en determinados momentos, parecen dialogar: El eterno ídolo, de Rodin, con Sakountala, de Claudel, o El beso, del escultor, frente a El abandono, de Camille…

Juntos frecuentan los ambientes artísticos y culturales de la época, y pasan largos periodos fuera de la ciudad. Sin embargo, Rodin, estaba también unido a otra mujer, la costurera Rose Beuret, a la que nunca se planteó dejar para casarse con Camille, ni siquiera cuando ésta se quedó embarazada de un hijo que nunca llegó a nacer.

Los celos amorosos y artísticos fueron minando poco a poco la relación. En los ambientes artísticos Claudel sólo era reconocida por ser la amante de Rodin, a pesar de que él había declarado: “le he enseñado dónde encontrar oro, pero el oro que encuentre le pertenece a ella”. Claudel, por su parte, comenzó a obsesionarse con los plagios que le hacía Rodin, y la rivalidad entre ambos fue creciendo. En 1898, rompen definitivamente. Curiosamente, ese mismo año, en marzo, Mathias Morhardt escribe en el Mercure de France su artículo “Mlle Camille Claudel”, primer verdadero artículo consagrando a la artista.

El recorrido por esta etapa comienza con una serie de obras, realizadas justo al entrar en el taller de Rodin, que muestran la admiración de Camille hacia su maestro, los retratos que de él realizó, así como los ejercicios de taller. Un segundo grupo de obras está compuesto por las numerosas colaboraciones que realizó Claudel para las obras más importantes del escultor. La rivalidad que se inicia entre ambos queda patente a través de obras tan importantes como Sakountala o Jeune fille à la gerbe, cuyo modelo fue realizado por Camille, aunque firmado por Rodin.

En sus últimos años junto a Rodin, Camille desarrolla su verdadera personalidad a través de varios grupos de obras que la consagrarían definitivamente: Las diferentes versiones de La valse o de La petite Châtelaine se han convertido en sus obras más representativas de este periodo, junto con los exquisitos estudios del natural que realiza en obras como Clotho, Les causeuses o La vague.

Para todos, la obra que materializa su ruptura con Rodin es, sin duda, L´âge mûr (La Edad Madura), iniciada cuando aún se mantenía su relación. Según la interpretación de Paul Claudel, la obra muestra a Rodin desnudo, retenido por Camille – arrodillada, desnuda y suplicante – y arrastrado por una vieja (Rose Beuret, la verdadera mujer de Rodin) disfrazada de muerte. Los diferentes estudios y versiones de esta gran obra, quizá la más famosa de Camille, muestran la enorme maestría y la exquisitez técnica que alcanzó su escultura, a la vez que se convierten en testimonio del desgarro físico e intelectual que supuso para la artista su ruptura con Rodin.

Comienza entonces una etapa de creación frenética. Camille Claudel se encierra en su estudio, rodeada de sus gatos, explorando con avidez la interioridad del alma femenina. Obras tan delicadas como Rêve au coin du feu o La profonde pensée, así lo demuestran.

Su aislamiento comenzó a ser cada vez mayor. Cerca de 1905 empezó a sufrir crisis cada vez más frecuentes, y se sabe que destruyó buena parte de su obra. En París, en diciembre de 1905 se organizó la que sería su última gran exposición. Murió sola en el sanatorio de Montdevergues. Su familia nunca permitió que saliera de allí, a pesar de su evidente recuperación y de su lucidez en sus últimos años. “No he hecho todo lo que he hecho para terminar recluida en un sanatorio. Merecía algo más”, decía Camille en una de sus cartas escritas desde el psiquiátrico.

CATÁLOGO

Con motivo de la exposición FUNDACIÓN MAPFRE ha editado los catálogos en español y en francés. Además de la reproducción de las obras que se presentan en la exposición, el catálogo se completa con una serie de estudios elaborados por Aline Magnien, Anne Rivière, Bruno Gaudichon, Véronique Mattiussi, Claudine Mitchell, María López y Pablo Jiménez Burillo, que constituyen una importante puesta al día de la obra de esta escultora. Cabe destacar la publicación de una novedosa cronología comparada sobre la relación Claudel/Rodin, con numerosos documentos inéditos, que aportan luz a la trágica pasión artística y amorosa que existió entre ambos personajes, realizada por Véronique Mattiussi, jefa de archivos del Musée Rodin y co-comisaria de la exposición. El catálogo se enriquece con una importante selección de la correspondencia de la artista, que incluye buena parte del epistolario entre Claudel /Rodin, así como con la reproducción de los textos que Paul Claudel escribió sobre su hermana.

VISITAS-TALLER

De forma paralela a la exposición, FUNDACIÓN MAPFRE continúa ofreciendo actividades didácticas infantiles con un programa de Visitas-Taller pensado para estudiantes de Primaria, durante la semana, y para las familias, los domingos por la mañana. La actividad consta de dos partes: un recorrido participativo por la exposición y un taller plástico, donde los alumnos realizarán una obra relacionada con el tema del recorrido.

Entrevista con María López Fernández, Comisaria de la exposición ver…

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad