La Policía Nacional desarticula un grupo criminal dedicado al robo de relojes de alta gama en el centro de Madrid. Realizaban vigilancias en las proximidades de hoteles y restaurantes de reconocido prestigio simulando ser repartidores de comida a domicilio para pasar desapercibidos.

Una vez que detectaban a personas que portaban relojes de marcas exclusivas, daban el aviso para que otros integrantes del grupo las abordasen a punta de pistola huyendo inmediatamente del lugar en motocicleta.

Se ha detenido a los cuatro integrantes del grupo criminal y se han llevado a cabo tres registros en los que se han recuperado seis relojes de lujo, dinero en efectivo y material electrónico.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal dedicado al robo de relojes de alta gama en barrios del centro de Madrid. Se han esclarecido diez asaltos en los que sustrajeron relojes por valor de casi 500.000 euros empleando un arma de fuego para intimidar a sus víctimas y que no opusieran resistencia.

Actuaban en las proximidades de hoteles y restaurantes de reconocido prestigio simulando ser repartidores de comida a domicilio. Estaban perfectamente organizados, mientras uno fijaba el objetivo los otros dos acudían en motocicleta y sustraían los relojes.

Se han llevado a cabo cuatro arrestos y en los tres registros realizados se han recuperado seis relojes de lujo. Vestidos de repartidores de comida a domicilio para seleccionar víctimas La investigación se inició el pasado mes de agosto a raíz de varias denuncias recibidas en las que los afectados manifestaron haber sido víctimas de robos con violencia con el mismo procedimiento.

Actuaban a cualquier hora del día vigilando en las proximidades de hoteles y restaurantes de alto prestigio hasta localizar a personas que portasen relojes de marcas de alta gama. Para no ser descubiertos, simulaban ser repartidores de comida a domicilio y una vez detectadas las víctimas, llevaban a cabo un seguimiento a pie, en moto – en ocasiones robadas -o en bicicleta y daban el aviso a otros componentes del grupo criminal para que perpetrasen el robo a punta de pistola, huyendo inmediatamente del lugar con el botín.

Los agentes comprobaron que elegían siempre un perfil de personas concreto que portasen estos productos exclusivos, pudiendo tener un precio en el mercado que oscila entre 40.000 y 100.000 euros.

“Ni se mueva, le vamos a robar el reloj”

Avanzadas las pesquisas y tras varios meses de investigación, lograron identificar a los presuntos responsables de los robos, confirmando que integraban un grupo criminal con un claro reparto de tareas donde además no dudaban en emplear la violencia en caso de no conseguir su objetivo.

La pasada semana se realizó un dispositivo de la Policía Nacional para la detención y desarticulación de este grupo realizando tres registros donde se recuperaron varios relojes, dinero en efectivo, ropa y complementos utilizados en los hechos así como la motocicleta. Los arrestados han sido imputados como presuntos responsables de los delitos de pertenencia a grupo criminal y diez robos con violencia – ocho cometidos en el distrito madrileño de Salamanca, uno en Retiro y otro en Chamartín-. Tras ser puestos a disposición judicial se decretó su ingreso en prisión.

Artículo anteriorEntrada gratuita al primer concierto del Ciclo de Música Clásica Coreana
Artículo siguientePresidencia europea de España: más trabajo para el Cervantes y AECID