Francisco de Goya y Lucientes 1746-1828, La maja vestida 1800-1807. Óleo sobre lienzo, 94,7 x 188 cm. Museo Nacional del Prado

La Fondation Beyeler dedica a Goya una de las exposiciones más importantes fuera de España en el 275 aniversario de su nacimiento. En sus salas se reunirán por primera vez obras de colecciones privadas españolas raramente expuestas con obras claves de reputados museos y colecciones particulares de Europa y América. La exposición abarca unas 75 pinturas y más de 100 dibujos y estampas. La obra de Goya ofrece en la actualidad, tal y como en vida del autor, una experiencia sensual e intelectual única. La exposición está organizada por la Fondation Beyeler en colaboración con el Museo Nacional del Prado de Madrid.

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828), siendo uno de los últimos grandes maestros en la tradición de los pintores de cámara europeos, desempeña un papel ambivalente y contradictorio. Con el fin de trasmitir la originalidad de su obra, que cubre un período desde el Rococó tardío hasta el Romanticismo, y para reflejar la riqueza compositiva y temática de sus pinturas, dibujos y estampas. En la exposición, concebida cronológicamente, se podrán ver cuadros representativos de gran formato, así como pinturas de pequeño tamaño. Se prestará una especial atención a la obra de madurez del artista y a su obra tardía.

La exposición en la Fondation Beyeler mostrará a Goya como pintor de la corte y como inventor de enigmáticas pinturas de gabinete, así como ejemplos de su obra religiosa y profana, de sus bodegones y sus escenas de género. Además de pinturas ejecutadas por encargos de reyes, nobles o burgueses, se podrán ver obras creadas desde una libertad artística que Goya alcanzó con su propio esfuerzo. En la historia del arte europeo Goya es uno de los primeros artistas que se enfrentaban con rebeldía a normas y dogmas que limitaban al arte, abogando por la singularidad y la fuerza imaginativa («capricho» e «invención») del artista.

Entre los principales hitos de la exposición figura el retrato de la Duquesa de Alba de 1795 y la icónica imagen de La Maja vestida, de 1800–1807. También son únicas las dos pinturas de colecciones privadas europeas y casi nunca mostradas de Maja y celestina y Majas en el balcón pintadas por Goya entre 1808 y 1812. Una particularidad de la exposición son, además, las pinturas de género de pequeño formato, que en su mayoría se conservan en colecciones privadas españolas y que se han expuesto fuera de España solo en contadas ocasiones. Son cuadros en los que Goya ha dado rienda suelta a su fuerza imaginativa, como lo hizo en sus dibujos y aguafuertes. Así, por ejemplo, en la Fondation Beyeler se hace accesible al público por primera vez desde de su única presentación hasta ahora en el Museo Nacional del Prado la serie completa de las ocho escenas de género de la colección madrileña del Marqués de la Romana. Se unen a ellos las cuatro famosas tablas de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, prestadas asimismo muy raras veces.

En sus pinturas de género Goya describe sucesos de la rica y agitada vida social, política y religiosa en la España de hacia 1800. Entre los escenarios figuran corridas de toros y ferias, instituciones eclesiásticas y cárceles, manicomios y tribunales de la Inquisición. También de gran relevancia son las escenas de brujas, en las que Goya representa la superstición de su tiempo. La exposición presentará, además, un conjunto de aguafuertes de la serie de los Desastres de la guerra de 1810-1814, así como una selección de aguafuertes de la serie de los Caprichos publicada en 1799, entre ellos la célebre estampa núm. 43 con el título de El sueño de la razón produce monstruos, en el que Goya se toma la tarea de visualizar y criticar la irracionalidad humana.

Las imágenes enigmáticas y recónditas de Goya fueron altamente estimadas desde el Romanticismo francés de principios del siglo XIX. En la modernidad, artistas como Pablo Picasso y Joan Miró, Francis Bacon y los surrealistas descubrieron su afinidad con Goya, que constituye una referencia crucial también para muchos artistas contemporáneos. Como complemento de la exposición se presentará la obra del artista francés Philippe Parreno (Orán, 1964), gran admirador del arte de Goya. En esta nueva obra, Philippe Parreno se adentra en las Pinturas negras (1819-1824).

La película de Parreno, filmada de noche en el Prado, se mostrará por vez primera en la Fondation Beyeler durante la exposición.

En la Fondation Beyeler se reunirán por primera vez pinturas de colecciones particulares españolas, algunas de ellas guardadas en la misma familia desde los tiempos del artista, y obras claves conservadas en los museos y colecciones privadas más reputados de Europa y América.

Los préstamos proceden de museos como el Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, la Fundación Lázaro Galdiano, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Fundación Casa de Alba, el Musée du Louvre de París, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, la National Gallery de Londres, la Gallerie degli Uffizi de Florencia, la National Gallery of Ireland de Dublín, la colección Oskar Reinhart «Am Römerholz» en Winterthur, el Minneapolis Institute of Art y el Museum of Fine Arts de Houston, entre otros.

La exposición está organizada por la Fondation Beyeler en colaboración con el Museo Nacional del Prado. Ha sido desarrollada por Isabela Mora y Sam Keller, y comisariada por Martin Schwander, curator at large, y Gudrun Maurer, asesora científica, conservadora del Museo Nacional del Prado.

El catálogo de la exposición se publicará en alemán e inglés por la editorial Hatje Cantz, Berlín, y en español por Ediciones El Viso, Madrid. Incluye contribuciones de José Manuel Matilla y Gudrun Maurer del Museo Nacional del Prado, así como de Andreas Beyer, Helmut C. Jacobs, Ioana Jimborean, Mark McDonald, Manuela B. Mena Marqués, Martin Schwander y Bodo Vischer. El galardonado escritor irlandés Colm Tóibín firma el ensayo introductorio.

Artículo anteriorEl sueño oriental de Andres Sarda abre la MBFWM
Artículo siguienteMalvin Gallery inaugura una nueva exposición con obra de Antonio Calleja

Deja un comentario