Imagen UNESCO

La UNESCO informa sobre las persistentes desigualdades de género en las industrias culturales y creativas

Género y creatividad: Progreso en el precipicio, un informe presentado por la UNESCO, destaca la necesidad de medidas de política para alcanzar la paridad de género en las industrias culturales y creativas, a pesar de los recientes avances en la promoción de la igualdad de género.

El informe explora las brechas de género existentes, y en ocasiones cada vez mayores, en el campo, especialmente en el contexto de COVID-19, y pide un nuevo compromiso y acciones transformadoras para promover la igualdad de género. También destaca políticas, medidas y programas de género innovadores de todo el mundo que pueden servir como modelo para los responsables de la formulación de políticas.

La brecha digital sigue siendo una preocupación apremiante, ya que las mujeres enfrentan obstáculos de manera desproporcionada para acceder a herramientas digitales para la creación y distribución artísticas, incluidas plataformas de música digital, tutoriales en línea y software de mezcla de sonido. Por ejemplo, se estima que en todo el mundo, 250 millones de mujeres menos que hombres usan Internet, y las mujeres todavía representan solo el 21% de los artistas intérpretes o ejecutantes en festivales de música electrónica en Europa y América del Norte.

La igualdad de género es fundamental para garantizar una auténtica diversidad de las expresiones culturales y la igualdad de oportunidades en el trabajo artístico y el empleo cultural. Sin embargo, los datos cualitativos y cuantitativos revelan que las mujeres y los artistas y creadores con diversidad de género siguen enfrentándose a numerosas barreras, como el acceso desigual al trabajo decente, la remuneración justa y los puestos de liderazgo.

En Uruguay, por ejemplo, se estima que las mujeres ocupan el 25% de los puestos directivos en organizaciones culturales públicas y privadas, el 24% en Montenegro y solo el 3% en Malí. En Indonesia, un estudio reciente muestra que, si bien las profesionales femeninas están avanzando en el conjunto de la industria cinematográfica, siguen estando muy poco representadas en los puestos de decisión creativa, ya que sólo representan el 20% de los guionistas, el 19% de los productores y el 7% de los directores. En Francia, donde las mujeres dirigen el 34% de las organizaciones de artes visuales y escénicas subvencionadas por el Ministerio de Cultura y el 43% de los museos, sólo el 9% de los directores de las 100 mayores empresas culturales son mujeres.

El informe también examina la seguridad y el bienestar de las personas de todos los géneros en el lugar de trabajo. Las mujeres y los artistas y profesionales de la creación con diversidad de género siguen siendo objeto de acoso, intimidación y abuso. En los últimos años, el entorno digital se ha convertido en la nueva frontera en la lucha por la igualdad de género y la libertad artística. Según Lisabona Rahman, fundadora de la campaña Sinematik Gak Harus Toxic (El cine no tiene por qué ser tóxico) en Indonesia, “la actitud degradante que prevalece hacia las mujeres es la fuente del acoso y los abusos, y mientras los hombres sigan dominando los puestos de poder en la industria y perpetuando la heteronormatividad, no se acabarán”.

El impacto abrumadoramente negativo de la pandemia de la COVID-19 sobre la igualdad de género está bien documentado, desde el aumento de la violencia de género, la ausencia desproporcionada de niñas en las clases en línea, hasta la limitación de las mujeres profesionales para acceder a las ayudas sociales y económicas. Aunque las mujeres han desempeñado un papel fundamental en la respuesta a la crisis, las desigualdades de género se han ampliado de forma generalizada. Según la publicación, sin la aplicación sistemática de una perspectiva de género a las respuestas políticas, la COVID-19 podría tener un efecto regresivo duradero en la igualdad de género en las industrias culturales y creativas, ya que las mujeres están desproporcionadamente representadas en la cultura y en otros sectores más afectados por la pandemia.

La UNESCO está comprometida con la igualdad de género y trabaja con sus Estados Miembros, socios públicos, privados y de la sociedad civil para implementar una agenda global dinámica que empodere a las mujeres y niñas en todos sus ámbitos de competencia.

Artículo anteriorViajes turísticos 2021 Madrid-Aranjuez «El Tren de la Fresa»
Artículo siguienteEmilia Pardo Bazán una gran exposición en la Biblioteca Nacional

Deja un comentario