Compartir

Comisariada por Leticia Ruiz, Jefa del Departamento de Pintura Española hasta 1500, esta muestra, que cuenta con la colaboración de la Comunidad de Madrid, reúne por primera vez, en la sala C del edificio Jerónimos, los trabajos fundamentales de dos de las mujeres más notables de la historia del Arte de la segunda mitad del siglo XVI.

Con esta muestra, el Museo del Prado ha dado un paso más en la recuperación del papel de la mujer en la pintura que ya inició con “El arte de Clara Peeters” y que continuará con “Invitadas” (31 marzo – 6 septiembre 2020), una exposición que abordará el papel de la mujer en el sistema español de arte en el siglo XIX y primeros años del XX.

A través de un total de sesenta y cinco obras -cincuenta y seis de ellas, pinturas-, procedentes de más de una veintena de colecciones europeas y americanas, el Museo del Prado muestra la personalidad artística de dos de las mujeres más notables de la historia del arte occidental cotejando por primera vez sus trabajos más relevantes. 123.441 visitantes ya han podido disfrutar de este recorrido excepcional.

Sofonisba y Lavinia nacieron y se formaron en Cremona y Bolonia respectivamente, dos centros artísticos cercanos geográficamente en Italia, pero condicionados por sus propias tradiciones pictóricas, sociales y culturales. Partieron de perfiles familiares y biográficos distintos, aunque en los dos casos el papel paterno fue fundamental para condicionar sus respectivas carreras. Ambas supieron romper con los estereotipos que la sociedad asignaba a las mujeres en relación con la práctica artística, el arraigado escepticismo sobre las capacidades creativas y artísticas de la mujer, y ambas se valieron de la pintura para alcanzar un papel significativo en la sociedad en que les tocó vivir.

Sofonisba Anguissola, perteneciente a una familia de la pequeña nobleza de Cremona formada por seis hermanas, encontró en la pintura un modo de alcanzar la posición social que correspondía a la familia Anguissola-Ponzoni. Su talento y su personalidad, así como el empeño promocional de su padre, la convirtieron en una dama afamada y respetable que posibilitó la práctica artística de las mujeres y forjó un mito femenino que aún perdura. Practicó sobre todo el retrato y fue contratada como dama de compañía de la reina Isabel de Valois, cargo que enmascaró su papel como pintora.

Para Lavinia Fontana, hija de un pintor de cierto prestigio, la pintura fue el ámbito natural que acabó por convertir, empujada por su padre, en su modus vivendi. Fue la primera en ser reconocida como una profesional, la pintora que traspasó los límites y los géneros impuestos a las mujeres. Su producción fue amplia y variada con numerosos retratos y pintura religiosa para iglesias y oratorios privados, aunque también se ocupó de asuntos mitológicos, género en el que el desnudo tenía marcado
protagonismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.