Compartir

El próximo sábado, 1 de septiembre, comenzará en Filmoteca Española el ciclo dedicado al gran director de cine italiano Sergio Leone. La retrospectiva arrancará con su primer “spaghetti western”, Por un puñado de dólares (1964) y continuará con un recorrido por esta temática de la que fue exponente, incluido Mi nombre es ninguno (1973), título que produjo para Tonino Valerii. Por la pantalla del Cine Doré aparecerán desde las icónicas imágenes de la Almería de la “Trilogía del Dólar”, hasta el característico Monument Valley de Hasta que llegó su hora (1968).

Un director que dejó huella

El impacto de Sergio Leone en el cine supuso una penúltima e inesperada evolución del western. Su obra ha sido considerada un legado para ciertos cineastas contemporáneos, como Martin Scorsese, Quentin Tarantino o Francis F. Coppola, quienes confesaron en su día la importante influencia del italiano en sus carreras. También dio paso a otra variante, quizás un poco más actual del género, el que podría denominarse neowestern. De esta última catalogación cobra importancia La última película (1971), dirigida por Dennis Hopper, que llegará a las pantallas del Doré para permitir el descubrimiento del montaje final realizado por Hopper, recuperado recientemente en el Festival Cinema Ritrovato de Bolonia mediante una versión restaurada a partir de un negativo original que ha permanecido oculto en los archivos de Universal. El filme de Hopper se estima un hito esencial para leer la historia del western y comprender mejor toda la historia del cine americano, así como el resultado de la colisión del modelo de los estudios con el de los nuevos autores.

Para contextualizar esta evolución del género, Filmoteca Española ha querido acompañar a los títulos de Leone y Hopper con otros de gran nombre como, entre otras muchas, La balada de Cable Hogue (1970) de Sam Peckinpah o Vidas rebeldes (1961), la magnífica cinta crepuscular de John Huston, que significó la última aparición en pantalla de Clark Gable y de Marilyn Monroe.

Se proyectarán también títulos más actuales, como es el caso de Rango (2011), de Gore Verbinski; la reciente Western, de Valeska Grisebach, o Meek’s Cutoff, de Kelly Reichardt, aportando así al ciclo el determinante modo en que la sensibilidad femenina ha moldeado las derivas del género. Michael Cimino (La puerta del cielo, 1980), Quentin Tarantino (Los odiosos ocho, 2015), Don Siegel (La jungla humana, 1968), Clint Eastwood (Infierno de cobardes, 1973), Sergio Corbucci (El gran silencio, 1968) o los hermanos Coen (No es país para viejos, 2007) son otros autores presentes en el ciclo “Sergio Leone + Transgresiones del neowestern”.

1 COMENTARIO

  1. Fantástico homenaje al cine de Leone, más aún en el presente año, en el que la gran pantalla volverá a tener a Leone como referente internacional con el estreno nacional del documental “Desenterrando Sad Hill”, en el que se narra el trabajo realizado por la asociación cultural Sad Hill en Burgos, reconstruyendo el que ya es un icono para el género, el cementerio de Sad Hill.
    El documental se estrenará en octubre en el festival de Sitges.
    El cine de Leone más vivo que nunca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.