Compartir

A un año de cumplir su mayoría de edad, el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira celebra su 17º aniversario con más de 4.600.000 visitantes desde su inauguración. El mestizaje a través de la música de Zopli2, dentro del proyecto MusaE, y dar a conocer la herencia cultural compartida en Europa desde el Paleolítico, con la exposición fotográfica #IceAgeEurope, serán las grandes apuestas del Museo para esta celebración tan especial.

En estos 17 años desde su inauguración en 2001, el Museo de Altamira se ha destacado como uno de los museos del Ministerio de Cultura y Deporte más conocido entre los visitantes de la red de museos estatales, siendo calificada la visita con un grado de satisfacción alto. A lo largo de estos años se han realizado diversos estudios para conocer el perfil de los visitantes del Museo, de los que se desprende que su público es ligeramente más joven que el resto de los museos, con una media de 39 años, mayoritariamente español, procediendo sus visitantes en un alto porcentaje de las Comunidades de Madrid, País Vasco y Cataluña.

Con respecto al último estudio de satisfacción realizado en 2014 por el INCIPIT, el 19,7% de su público procede de países extranjeros, resaltando Francia, EE.UU, Italia, Alemania y Reino Unido. Pero, más allá de la frialdad de las cifras, y como se ha resaltado desde la dirección de esta institución, “el éxito no se debe medir simplemente por los datos cuantitativos si no por el grado de satisfacción de sus visitantes”. De estos estudios se desprende que un 70% de los encuestados muestra valores de satisfacción altos o muy altos, de lo que se deriva que el 76,5% de ellos, reflejen en las encuestas que estarían muy de acuerdo en recomendar la visita. Esta satisfacción se refleja especialmente cuando el 83,3% identifican Altamira con un sitio clave para entender la historia de la Humanidad.

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, afirma que “otro de los aspectos que destaca en estos 17 años es el impacto económico, directo e indirecto, generado por los visitantes del Museo de Altamira en la economía de Cantabria”, estimándose en más de 36 millones de euros, de los que 28 millones corresponderían al impacto directo, según este mismo estudio del INCIPIT.

Por otra parte, Pilar Fatás, directora del Museo de Altamira, ha resaltado el avance producido durante estos años en todas las áreas funcionales de la institución: investigación y documentación, conservación y divulgación del conocimiento científico. Destacar, entre otros, el proyecto de investigación Los Tiempos de Altamira, recientemente publicado y que fue dirigido por Jose Antonio Lasheras, que recoge los resultados de las excavaciones arqueológicas y del análisis del arte rupestre en tres de los yacimientos arqueológicos del entorno de la cueva de Altamira: Las cuevas de Cualventi, El Linar y Las Aguas.

El departamento de Documentación trabaja, por su parte, en uno de los grandes objetivos del Museo, la accesibilidad pública a las colecciones de la Institución, principalmente a través del volcado de sus colecciones en CERES (Red Digital de Colecciones de Museos de España). Pilar Fatás, resaltó de manera muy espcial y como Misión del Museo, el trabajo “en la conservación de las colecciones y de la cueva de Altamira” dentro del Plan de Conservación Preventiva. Destacar en este sentido, que el 62,3% del público ha reflejado comprender que Altamira esté cerrada o limitada su visita para garantizar su conservación futura”.

Por último, y derivado del conocimiento del público, el Museo trabaja en acciones de divulgación específicas para públicos diversos, con Programas especialmente diseñados para: Escolares, colaborando con profesores y educadores en la organización de la visita con itinerarios o recorridos temáticos así como con diferentes talleres. Programa Altamira en Familia con espacios como la Museoteca diseñada para crear y disfrutar juntos niños y adultos; o el Programa Altamira para adultos entre los que cabe destacar el Paseo Paisaje de Altamira o diferentes Talleres de arqueología experimental como el de fuego o caza.

Un Museo que, después de estos 17 años, ha mostrado que conservación y divulgación del conocimiento de su patrimonio no tienen por qué estar reñidos. En palabras de su directora “el Museo siempre ha intentado que conservación y divulgación vayan de la mano para el mejor conocimiento del valor social, histórico, cultural y estratégico de la Más Bella Prehistoria”.

Con motivo de este 17º aniversario el Museo de Altamira ha organizado dos actividades que conjugan el valor cultural del mestizaje y de la conservación de la herencia compartida: Desde las 12:00 horas, en el vestíbulo del Museo se ofrecerán microconciertos a cargo de Zopli2, proyecto a dúo basado en músicas del mundo a través de instrumentos de viento formado la flautista y bailarina Clara Gallardo y el multi-instrumentista Joaquín Sánchez. Actividad que se enmarca en el proyecto MusaE, que reivindica la presencia de la música en los museos.

Por otra parte, el Museo de Altamira inaugurará mañana la exposición fotográfica al aire libre, #IceAgeEurope, actividad que Altamira organiza en el marco del Año Europeo del Patrimonio Cultural. La muestra se compone de una selección de fotografías procedentes de distintos museos y sitios arqueológicos a lo largo de Europa pertenecientes a la Red Ice Age Europe, de la que el Museo de Altamira es miembro. La exposición ha sido organizada en conjunto por los integrantes de la Red y coordinada por Katrin Hieke y Gerd-Christian Weniger. Las fotografías exhiben, a modo de comparativa, imágenes de nuestra realidad cotidiana junto a otras que evocan la vida de nuestros antepasados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.