Compartir
Whaam! 1963 Roy Lichtenstein 1923-1997 Purchased 1966 http://www.tate.org.uk/art/work/T00897

Los artistas posteriores a 1940 y artistas tempranos (1880-1940) trabajaron con materiales novedosos, radicalmente diferentes a los que se conoce en el arte más clásico. Esta variedad de materiales crea más problemas de lo que nos imaginamos a la hora de conservar y restaurar.

El arte contemporáneo supone un desafío para los conservadores. Hace tiempo que este problema se viene estudiando pero quizá es ahora cuando los restauradores de todos los países han tomado conciencia de la extrema gravedad que supone para parar la degradación de muchos materiales utilizados en el siglo XX y XXI.

La evolución hacia nuevas formas, la importancia de la experimentación para encontrar caminos hacia la creación, hace que los artistas utilicen materiales con los que no se había trabajado y que acarrea degradaciones peligrosas que pone en peligro la obra.

Colecciones de museos, instituciones y coleccionistas ven cómo sus obras cuando necesitan una restauración se quedan en el limbo. Estamos ante una situación que necesita un esfuerzo conjunto y universal para rescatar y conservar muchas de las obras de nuestro tiempo.

NANORESTART (Nanomaterials for the Restoration of Works of Art), es un Proyecto europeo en el que participan 27 entidades entre las que se encuentra el IPCE. Su objetivo es la aplicación y experimentación de nanotecnologías y su respuesta para la conservación del arte contemporáneo. Para ello, se están desarrollando técnicas de restauración innovadoras para poder hacer frente a esta amplia variedad de materiales, que se degradan rápidamente. Los materiales utilizados por artistas contemporáneos suponen un enorme reto para la conservación y restauración de sus creaciones, ya que no existen estudios de su comportamiento a largo plazo ni protocolos de restauración, por estas razones se puso en marcha NANORESTART.

Proyecto Nanorestart se ocupa de este problema desde el punto de vista de la síntesis de nuevos nanomateriales poli-funcionales y en el desarrollo de técnicas de restauración altamente innovadoras para abordar la conservación de una amplia variedad de materiales utilizados principalmente por artistas modernos y contemporáneos.

En Nanorestart, empresas y centros académicosde excelencia en el campo de la síntesis y caracterización de materiales nano y avanzados han unido fuerzas con instituciones de conservación complementarias y restauradores independientes . Este enfoque multidisciplinario cubrirá el desarrollo de diferentes materiales en respuesta a las necesidades reales de conservación, las pruebas de dichos materiales, la evaluación de su impacto ambiental y su estalabilidad industrial.

Obras como por ejemplo “Whaam!”, obra maestra de 1963 de Roy Lichtenstein, cuyos materiales utilizados para crear la pintura han sido todo un reto para los conservadores, ya que no reaccionan bien a los métodos de limpieza tradicionales. Por fin, un tratamiento innovador basado ampliamente en la nanotecnología ha permitido limpiar el trabajo de una manera segura y controlada, por primera vez en la historia de la pintura. El tratamiento ha sido posible gracias a un nuevo gel creado por CSGI, equipo líder del consorcio NANORESTART.

España ha sido pionera en adaptar las nuevas tecnologías de restauración y conservación en el Museo del Prado y del Reina Sofía con un equipo humano de grandes expertos que se mantienen en constante formación para mantener el rico legado artístico de nuestro país.

Año Europeo de Patrimonio Cultural 2018
El Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea aprobaron, el 17 de mayo de 2017, la Decisión por la que se establece la declaración del Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018.

El patrimonio cultural europeo no es sólo un legado del pasado, es también un recurso imprescindible para nuestro futuro, dado su incuestionable valor educativo y social, su considerable potencial económico, así como su importante dimensión en cooperación internacional.

A partir de estos principios, los objetivos del Año Europeo son fomentar el intercambio y la valoración del patrimonio cultural de Europa como un recurso compartido, sensibilizar acerca de la historia y los valores comunes y reforzar un sentimiento de pertenencia a un espacio común europeo.

Una mejor comprensión y apreciación, especialmente entre los jóvenes, de su patrimonio compartido a la vez que diverso ayudará a consolidar el sentimiento de pertenencia a la Unión y reforzará el diálogo intercultural. Es necesario, por tanto, promover un mayor acceso al patrimonio cultural y aumentar su dimensión europea.

Este año se celebrará una reunión de Nanorestart en el Museo Nacional de Dinamarca (Copenaghen ) en noviembre de 2018 ha sido oficialmente seleccionada como una de las iniciativas para celebrar el Año Europeo del Patrimonio Cultural.

El objetivo del Año Europeo del Patrimonio Cultural es alentar a más personas a descubrir y comprometerse con el patrimonio cultural de Europa y reforzar el sentimiento de pertenencia a un espacio europeo común.

Deja un comentario