Compartir

Las vibraciones provocadas por el terremoto de Japón en 2011 aceleraron momentáneamente la rotación de la Tierra y acortaron la longitud del día en 1.8 microsegundos. Pensar en los ciclos del tiempo es lo que se propone en ‘1.8’, la obra de artista estadounidense Janet Echelman, que flotará sobre la Plaza Mayor hasta el 19 de febrero, con motivo de su cuarto centenario.

Con 45 metros de largo, 35 metros de ancho y 21 metros de alto, esta escultura, formada por capas de fibra trenzadas y anudadas, ondean al ritmo del viento madrileño como ya lo hizo en Londres, ciudad que acogió esta instalación pero en blanco y negro.

Devolver el protagonismo a la plaza más significativa de la capital, permitir que recupere su esencia y convertirla en un espacio vivo que sea el foco cultural de la ciudad es el objetivo principal de la programación que el Ayuntamiento de Madrid ha preparado para conmemorar el IV Centenario de la Plaza Mayor.

La instalación está formada por una malla de 44 metros de largo por 35 de ancho y 21 de alto compuesta por capas de fibra trenzada y anudada que vibran con el viento y la luz creando una coreografía de color ondulante.

Esta es la última de las intervenciones del programa de arte urbano Cuatro Estaciones que en primavera trajo la instalación Graffiti con Luz con el artista SUSO33, en verano acogió el Laberinto de Residuos del colectivo Luz Interruptus y en otoño convirtió la plaza en una gigantesca explanada de CESPED de la mano del artista SpY
La programación en la Plaza Mayor, como legado de su IV Centenario, continuará durante 2018 con el objetivo de consolidar la plaza como un escenario cultural de excepción.

A partir del 9 de febrero y durante diez días, la Plaza Mayor acoge la instalación Madrid 1.8 de la artista estadounidense Janet Echelman. Una monumental escultura flotante formada por una malla compuesta por capas de fibra trenzada y anudada de 45 metros de largo por 35 de ancho y 21 de alto en combinación con una iluminación espectacular. Esta instalación es la última de las intervenciones artísticas del programa de arte urbano Cuatro Estaciones que se ha llevado a cabo durante el último año con motivo del IV Centenario de la Plaza Mayor.

El programa Cuatro Estaciones nació con el objetivo de transformar la Plaza Mayor a través del arte urbano y, coincidiendo con el inicio de cada estación, convertir este espacio tan característico de la ciudad de Madrid en un patio de recreo artístico para todos los públicos. De esta forma, durante el último año, la Plaza Mayor ha acogido la instalación Graffiti con Luz del artista francés Antonin Fourneau junto al conocido grafitero SUSO 33 en primavera, Laberinto de residuos del colectivo Luzinterruptus en verano, y la instalación CESPED a cargo de SpY en otoño de 2017.

Madrid 1.8 será la intervención dedicada al invierno que Janet Echelman traerá a la Plaza Mayor de Madrid: una instalación monumental que se mueve al son del viento y el clima cambiantes, y que invitará al público a detenerse y, tal y como explica la propia Echelman, “contemplar una manifestación física de la interconexión de opuestos: lo suave y lo duro, la tierra y el cielo, las cosas que dominamos y las fuerzas que están más allá de nuestro control”.

Madrid 1.8

El concepto de la obra proviene de conjuntos de datos científicos del terremoto y el tsunami de Japón en 2011, y de la noción de que todos estamos conectados entre los sistemas naturales de la Tierra. Studio Echelman generó la forma 3D de la escultura utilizando grupos de datos de la altura de las olas del tsunami a lo largo de todo el océano Pacífico. Las vibraciones resultantes aceleraron momentáneamente la rotación de la Tierra, acortando la longitud del día en 1.8 microsegundos, lo que se convirtió en el catalizador de la escultura “1.8”.

La escultura es completamente blanda y está construida con dos tipos de fibra técnica. Por un lado el polietileno de peso molecular ultra alto (UHMWPE), una fibra más de quince veces más fuerte que el acero, constituye la parte estructural de la pieza, y por otro, cordones de nylon de alta resistencia con mezclas únicas de color conforman el resto de la red escultórica, y Echelman los combina con luces de colores programadas para crear la obra final.

Creada inicialmente en blanco y rojo, la instalación en la Plaza Mayor de Madrid, que permanecerá en exhibición del 9 al 19 de febrero, será el estreno de esta nueva versión a todo color de la escultura “1.8”.

Janet Echelman

La artista nacida en Tampa, Janet Echelman es un referente del arte urbano internacional y sus instalaciones se pueden encontrar en destacados espacios urbanos de Estados Unidos como el Smithsonian Art Museum , el Aeropuerto Internacional de San Francisco, el campus de la Fundación Bill & Melinda Gates en Seattle o el casco antiguo de Phoenix. Además, Echelman ha participado a través de sus obras en eventos internacionales como el Light Festival de Amsterdam en 2013 o en el programa cultural de los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010. En España, la obra Bullseye!, instalada en el patio del Acceso Sur de IFEMA, fue una de las principales obras de la selección de arte en espacio público de ARCO 2001.

En el apartado académico, Echelman ha recibido la beca Guggenheim, la beca Loeb de la Universidad de Harvard y la beca Crown del Aspen Institute y actualmente es conferenciante del programa Fulbright.

Instalación de Janet Echelman en Porto – Foto: Enrique Díaz

Deja un comentario