Compartir

Con motivo de la 31 Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México, que se celebra del 25 de noviembre al 3 de diciembre de 2017, y en la que Madrid es la Invitada de Honor, el Museo Reina Sofía y el Ayuntamiento de la capital, presentan Fragmentos de la Memoria II, una exposición dedicada a la artista Elena Asins (Madrid, 1940 – Azpíroz, Navarra, 2015). La muestra, comisariada por Belén Díaz de Rábago y Carmen Fernández Aparicio, se inaugura en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (México) el próximo viernes 24 de noviembre de 2017, y permanecerá abierta hasta el 25 de febrero de 2018. El proyecto, dirigido por Manuel Borja-Villel, parte de la retrospectiva que el Reina Sofía le dedicó a la artista en 2011, y se complementa con una selección del reciente legado testamentario de toda su obra que recibió el Museo. Será, además, la primera vez que una exposición individual de esta artista salga de España.

La muestra de Asins -Premio Nacional de Artes Plásticas en 2011- es la primera de carácter individual que se organiza sobre la artista fuera de España y reúne un conjunto de alrededor de noventa obras -todas pertenecientes a la colección del Museo Reina Sofía- que recorren la producción completa de Asins, desde las primeras obras abstractas fechadas en torno a 1965, hasta la última versión de su trabajo en vídeo, titulado Antígona (2014-2015), en el que trabajó hasta su muerte. La selección se compone de dibujos, collages, esculturas, dibujos y libros realizados con ordenador y un conjunto representativo de su producción en vídeo, al que dedicó sus últimos años. Hay que destacar la presencia de dos obras compuestas por gran número de piezas, Combinaciones, formada por 33 dibujos, y Paradigma para Scale, integrada por 272 piezas.

Elena Asins o la coherencia plástica

En el año 1964 Elena Asins abandonó la pintura figurativa de corte expresionista para adentrarse en el camino de la abstracción geométrica más rigurosa. El ambiente abierto y de experimentación multidisciplinar en el que se integró le llevó a participar desde 1967 en la Cooperativa de Producción Artística y Artesana, creada por el poeta y filósofo Ignacio Gómez de Liaño. Participó también desde 1968 en los seminarios para la aplicación de nuevas tecnologías en el arte celebrados en el Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid. Asins fue una de las pioneras en España en utilizar los ordenadores para el proceso de concepción de las obras. Su deseo de conocer directamente las experiencias que se hacían fuera del país en el campo del arte abstracto geométrico le llevó a residir durante un tiempo en Alemania, donde entró en contacto con el científico y filósofo Max Bense, uno de los fundadores de la semiótica. A comienzos de la década de 1980 viajó a Estados Unidos donde el lingüista y filósofo Noam Chomsky le introdujo en la Columbia University de Nueva York. Desde este momento y hasta el final de su vida la artista basó su trabajo en la investigación del lenguaje plástico como sistema y proceso.

En paralelo a su participación en los debates del Centro de Cálculo, las primeras obras de Elena Asins con las que se inicia la exposición demuestran una sensibilidad exquisita ante las posibilidades mínimas y esenciales del arte plástico. Las obras elaboradas en torno a 1968, año en que realiza sus primeras exposiciones individuales, destacan por la novedad y sencillez de los materias con los que elabora collages (letraset o tramas utilizadas por los arquitectos), dibujos a tinta china y algunos óleos, o delicados ‘relieves’ con hilos de nylon o papel plegado y encolado.

A estas obras le sigue una interesante incursión en el arte normativo y geométrico con piezas que combinan semiótica y matemáticas. A partir de mediados de los setenta, Asins se centra, con una gran coherencia plástica, independencia y profundidad, en lo que denomina el estudio de «la estructura del campo plástico», en obras que traslucen su capacidad para lograr ritmo y belleza a partir del movimiento leve de la línea, que pone de manifiesto la dimensión espacial y temporal de su trabajo.

La musicalidad, el tiempo y el ritmo son básicos en la obra madura de Elena Asins y tienen su punto de inflexión en las bellísimas series dedicadas a los Cuartetos Prusianos, las tres últimas composiciones para cuarteto de cuerda que Mozart escribió y dedicó a Federico Guillemo II de Prusia (KV 575, 589 y 590). El tempo y ritmo moderado y flexible de esta música se manifiesta en las obras que Elena Asins realiza entre 1979 y 1981, como la serie Combinaciones de 1980.

Tras los Cuartetos Prusianos, la estancia en la Columbia University de Nueva York da origen a la serie de obras tituladas Scale, estudios de la estructura del plano mediante formas progresivas y generativas, a partir del concepto de escala. En este momento Asins realiza obras a tinta china como la monumental Paradigma para Scale, realizada en 1982-83, cuyo conjunto de 272 piezas se expuso por vez primera en el Museo Reina Sofía en 2011. La estancia en Hamburgo, entre 1986 y 1991, fue fundamental para el trabajo más intenso de Asins con formas generadas por ordenador con libros como Metanoia 6, Shalom Elechen o The Enigma 3, todos ellos realizados en papel continuo, en los que alterna citas del filósofo Ludwig Wittgenstein o de la Biblia, con dibujos que se desarrollan y despliegan a lo largo de innumerables páginas; es un material muy poco conocido que se incluye en la exposición.

La contención y la pureza formal están presentes en las obras de los años noventa, como las tituladas Canons, de nuevo con la alusión musical, en este caso a las obras homónimas de Johann-Sebastian Bach, o los trabajos dedicados al tradicional «libro de las mutaciones» chino, I Ching, de los que se puede ver un ejemplar en la exposición. En los años noventa la artista incorpora nuevas disciplinas a su trabajo, como el vídeo, producido a partir de imágenes de ordenador, o la escultura, esta última desarrollada a partir de las formas armónicas denominadas Menhires o Dólmenes, en los que persisten los conceptos de seriación, variación, simplicidad y tiempo.

En 1988 Elena Asins escribió sobre su obra: “Lo que yo me propongo hacer es tratar de NO VER para ver profundamente, en una transfiguración simbólica, en la escasa visualidad de un mundo inaprehensible por los sentidos”. Tras su exposición en el Museo Reina Sofía la artista definió el conjunto de su obra como un criptograma que el espectador debía descifrar; esta nueva exposición pretende invitar a ello.

Sobre la FIL

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara es el mayor encuentro cultural en español del mundo y está organizado por la Universidad de Guadalajara con la misión principal de crear puentes, a través de la literatura y las artes, entre el mundo de la cultura y la diversidad de naciones latinoamericanas. Madrid es la Invitada de Honor en 2017, única ciudad en ocupar este espacio tras Los Ángeles en 2009. Y para la ocasión, el Ayuntamiento ha organizado una programación completa con la que pone de manifiesto la potencia y el dinamismo cultural y editorial de la capital española tanto en el ámbito de la literatura como el musical, teatral o cinematográfico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.