Compartir

El CBA presenta una exposición firmada por la fotógrafa canadiense, Nathalie Daoust. Korean Dreams invita a reflexionar sobre la sociedad norcoreana. La falta de libertad dibuja un país sin apenas pulso, donde los escasos turistas son tratados por las autoridades como elementos de contaminación.

La idea del viaje a Corea del Norte surgió mientras Nathalie Daoust trabajaba en un proyecto sobre mujeres norcoreanas que viven escondidas en China. Tras meses de preparación consiguió entrar en el país, en calidad de turista.

El proyecto más reciente de Nathalie Daoust, Korean Dreams, presenta una serie compleja de fotografías que investiga la vacuidad inquietante de Corea del Norte.

Las imágenes revelan un país que parece existir fuera del tiempo, inmerso en un espejismo cuidadosamente coreografiado. Daoust ha pasado gran parte de su carrera explorando el mundo quimérico de la fantasía: los deseos e impulsos ocultos que obligan a la gente a soñar, a ir más allá de los límites de la convención y huir de la realidad. Un impulso escapista entendido en este caso, no como una elección individual, sino como un modo de vida forzado sobre una nación entera.

Las fotografías que se recogen en esta exposición son el resultado de aquel viaje. Imágenes que pudo conseguir gracias a un cable disparador escondido, que utilizaba en las zonas donde estaba prohibido tomar fotografías, jugándose una más que probable detención en caso de ser descubierta.

Fotografiar en Corea del Norte está sometido a una política bastante restrictiva que, en el caso de ser infringida, conlleva fuertes represalias. Únicamente está permitido tomar imágenes en lugares permitidos por el régimen. Nathalie Daoust se atreve a transgredir las normas capturando con su óptica personas, lugares y momentos prohibidos.

Un mundo enigmático, un pais aislado del resto del mundo, un lugar semi vacío son las primeras sensaciones tras ver la exposición. Imágenes que también hablan sobre la falta de información y la ocultación de la verdad. Para conseguir transmitir estas ideas vividas en primera persona, Daoust utiliza una técnica que consiste en oscurecer las fotografías.

Lo que me inspiró y me llevó a usar esta técnica fue que la “verdad” en Corea del Norte es, en gran medida, ficción. Así que quería transmitir lo que realmente está pasando en un país que suprime la información y disfraza la realidad (Nathalie Daoust).

La canadiense oscurece deliberadamente sus fotografías, buscando el efecto de cámara oscura con el que quiere imitar la forma en que se transfiere la información en Corea del Norte: las fotografías, como la gente de Corea del Norte, son manipuladas hasta que la verdad subyacente no es más que un borrón. Daoust pretende hacernos desconfiar de las verdades que creemos inmutables simplemente por el hecho de poder contemplarlas. Las imágenes resultantes de su trabajo hablan de la sociedad norcoreana, de la información perdida, la verdad ocultada y la manipulación de la misma.

KOREAN DREAMS
Bicycles, Nathalie Daoust
Organiza: Círculo de Bellas Artes
Colabora: Embajada de Canadá

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.