publicidad

El Humor en la Música, en la Fundación Juan March

13 mayo, 2009 | Por | Categoría: Actualidad, Música | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

1156306_summer_music_backgroundEl miércoles 13 de mayo, a las 19,30 horas, se inicia en la Fundación Juan March (www.march.es) un ciclo titulado EL HUMOR EN LA MÚSICA: Divertimentos, Burlescas, Humorescas…”. Consta de tres conciertos (este miércoles y los próximos 20 y 27 de mayo) y son transmitidos por Radio Clásica, de RNE. El humor es una constante no sólo en la literatura, sino en los distintos lenguajes artísticos y, por tanto y por supuesto, en la música. Este ciclo de tres conciertos, para piano, para cuarteto y para conjunto instrumental, diseñado por el compositor y musicólogo Domingo Benet Casablancas, permite, ilustrado con páginas de gran calado musical, comprobar la pervivencia de lo cómico musical.

Miércoles 13 de mayo: Albert Nieto, al piano, interpreta obras de Franz Joseph Haydn (1732-1809), Ludwig van Beethoven (1770-1827), Xavier Montsalvatge (1912-2002), Maurice Ravel (1875-1937), Erik Satie (1866-1925), Delfín Colomé (1946-2008), Salvatore Sciarrino (1947), Antonin Dvorak (1841-1904) / Art Tatum (1910-1956) y Aaron Copland (1900-1990).
Miércoles 20 de mayo: Cuarteto Granados (David Mata, violín I y Marc Oliu, violín II; Andoni Mercero, viola; y Aldo Mata, violonchelo) interpreta obras de Franz Joseph Haydn, Paul Hindemith (1895-1963), Igor Stravinsky (1882-1971) y Ludwig van Beethoven.
Miércoles 27 de mayo: el Grupo Modus Novus interpreta obras de Igor Stravinsky (1882-1971), György Ligeti (1923-2006), Arnold Schönberg (1874-1951), Gioachino Rossini (1792-1868) y Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791).

La presencia del elemento humorístico es una constante en la literatura y en los distintos lenguajes artísticos, incluyendo en dicho capítulo disciplinas como la fotografía y el cine, y por supuesto la propia música. En sus manifestaciones más elevadas, comedia y tragedia se complementan y entrelazan para formar un todo unitario y necesario, como dos dimensiones íntimamente ligadas a los claroscuros más irreductibles de la condición humana.

Personajes literarios como nuestro Don Quijote, que a tantos hace llorar, la humanidad no menos entrañable de Falstaff o las comedias sofisticadas y agridulces de Lubitsch, Wilder o Hitchcock constituyen elocuentes ejemplos de la dificultad de deslindar con precisión -evocando la conocida canción de Schubert, “Reír y llorar”- tales contrapuntos emocionales, revelando a la postre el poder trasgresor y a la vez catártico del humor. “En la broma se puede decir todo, hasta la verdad”, afirmaría Freud. La música, pese a su condición más abstracta y carácter asemántico, no podía ser una excepción. Géneros, modalidades y tipos formales de título tan explícito como divertimenti, scherzos, capriccios, bagatelas, humorescas, burlescas, quodlibets, etc., así lo corroboran.

Cuando Alfred Brendel publicó su celebrado ensayo “Must Classical Music be entirely serious?” (¿Tiene la música clásica que ser totalmente seria?, 1995), no hizo sino llamar la atención sobre unas cuestiones cuya importancia había pasado relativamente desapercibida para el aficionado medio, cuando no a los propios músicos. Lo humorístico cubre así en música un amplia diversidad de registros técnicos y expresivos, de naturaleza y significación muy diversos, abrazando en una escala ascendente desde los niveles más elementales de la imitación y la caricatura a la parodia y la sátira, de la broma al juego de palabras, del chiste al golpe de ingenio, hasta alcanzar el estadio más elevado de la ironía, tan cara a los románticos, y que permite poner una sordina al sentimentalismo, como requería Jaime Gil de Biedma en uno de sus últimos escritos.

El presente ciclo, diseñado por el compositor y musicólogo Benet Casablancas Domingo (Sabadell, 1956; compositor, musicólogo, director académico del Conservatorio del Liceo de Barcelona y autor del libro El humor en la música), propone a sus oyentes una jugosa exploración de dichos registros, ilustrados con páginas de gran calado musical y en interpretaciones de probada solvencia. A lo largo de los tres conciertos que lo integran, dedicados al repertorio pianístico, para cuarteto y para conjunto instrumental, respectivamente, tendremos ocasión de comprobar la pervivencia de lo cómico musical, la variedad de sus manifestaciones, la diversidad de intenciones y resultados, cubriendo un amplio abanico cronológico, de estilos, lenguajes y estéticas, desde el clasicismo hasta la actualidad. Los compositores se valen para ello de mecanismos muy diversos, manipulando códigos y expectativas, estableciendo complicidades y desafiando la inteligencia y la sensibilidad de sus oyentes, cuya capacidad de goce saldrá sin duda alguna ganando en el envite.

Los intérpretes

Albert Nieto se formó, entre otros, con Ramón Coll, Rosa Dabster y Frédéric Gevers. Es Fundador del Montsalvatge Piano Quartet y del Trío Gerhard. Es autor de varios libros sobre la técnica pianística, ha sido profesor de piano del Conservatorio Superior de Música Jesús Guridi, de Vitoria, y lo es actualmente del Conservatorio Superior Oscar Esplá, de Alicante.

El Cuarteto Granados está compuesto por David Mata (estudió en Madrid y  Londres y fue profesor asistente en Canadá; es miembro de la Orquesta Sinfónica de RTVE); Marc Oliu (estudió en Barcelona y Berlín; ha sido concertino de la Joven Orquesta Nacional de España y miembro de varias orquestas, cameratas y cuartetos; desde 2005 es profesor de violín del Conservatorio Superior de Salamanca); Andoni Mercero (estudió en San Sebastián, Madrid, Berlín y Toronto; ha sido violinista y viola de varios grupos y actualmente es profesor de cuarteto de cuerda en Musikene); y Aldo Mata (estudió en Madrid y en Estados Unidos; es violonchelo coprincipal de la Orquesta de Castilla y León y catedrático de violonchelo del Conservatorio Superior de Salamanca).

El Grupo Modus Novus se fundó en 1988 y está formado por jóvenes músicos pertenecientes a la Orquesta Sinfónica de RTVE. Su compromiso con la calidad de la interpretación les permite trabajar sin un director titular fijo, invitando a cada concierto a las figuras destacadas del panorama actual. La experiencia acumulada en el trabajo continuado, unido a la brillante trayectoria individual de todos sus componentes, garantizan un rigor interpretativo y una apuesta musical del más alto nivel. En su repertorio tienen una especial importancia la interpretación de obras de compositores españoles con el fin de divulgar el rico y extenso patrimonio musical español al mismo tiempo que también fomentan, por medio de encargos, la creación de obras de jóvenes compositores con la intención añadida de tratar de conseguir una asiduidad en la difusión de estas obras que muchas veces caen en el olvido una vez estrenadas.

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas:

publicidad  publicidad  

Un comentario a “El Humor en la Música, en la Fundación Juan March”

  1. musica dice:

    No resulta tan sorpresivo el saber sobre aquellos conciertos en que se le da a la música un toque humorístico, pero por sobre todo expresar que es necesario ese ingrediente en nuestras vidas. Y seguramente habrá más casos a lo largo de la historia en que se evidencia el humor en la música. Ojalá siga habiéndolo con más frecuencia.

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad