publicidad

Evocación de la imagen femenina de Miró, en Bancaja

26 marzo, 2009 | Por | Categoría: Exposiciones, Fundaciones, Noticia destacada | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

exposicion_joan_miro_evocacion_imagen_femenina_02Del 26 de marzo al 21 de junio de 2009

Centro Cultural Bancaja en Valencia

Miró equipara la mujer al universo aunque su representación se diluye con los años y se convierte en una imagen poética y elíptica. Bancaja y la Fundación Pilar i Joan Miró coorganizan esta exposicición dedicada a analizar la visión de Joan Miró sobre las mujeres. La temática de la mujer impregna toda la obra de Joan Miró. Es una seducción temprana que se inicia en su etapa de formación. Es una obsesión perenne que perdura hasta su madurez. Miró equipara la mujer al universo, sin embargo, su representación de la figura femenina suele rehusar la idealización o el elogio. Miró observa a la mujer y sus múltiples miradas destilan rigor, humor, ternura, erotismo, dramatismo, poesía o cotidianidad. La producción mironiana está salpicada de desnudos, bailarinas, retratos (verdaderos o imaginarios), maternidades, amantes, mujeres bañadas por el agua, el sol o la luna, cortejadas por pájaros o estrellas, seres híbridos que se confunden con hombres, astros, animales o vegetales. Su fascinación parte de una representación figurativa y descriptiva para devenir un ideograma, una imagen poética y elíptica, una evocación de la mujer, a través de alguno de sus rasgos identificativos, o un signo apenas legible. Década a década, esta exposición rastrea las huellas de dicha obsesión, desde 1919 a 1981, a través de la pintura, el dibujo, la escultura, la obra gráfica, la fotografía, y las imágenes y objetos procedentes de sus estudios de Palma de Mallorca: Taller Sert y Son Boter.

Los primeros dibujos femeninos de Miró datan de 1915 y fueron esbozados a partir del modelo natural, cuando asistía a clase en el Círcol Artístic de Sant Lluc de Barcelona. Al salir de clase, Miró dibujaba bailarinas del barrio del Paralelo u otros protagonistas de la vida nocturna de la ciudad. En ese período, sus primeros desnudos femeninos ya huyen del academicismo imperante, y la aspereza cromática del fauvismo o las facetas del cubismo transforman sus cuerpos. La exposición parte del cartel diseñado para la revista franco-catalana L’Instant, en 1919, en el que la representación figurativa de la mujer con abanico se contrapone a la descomposición del espacio en círculos y diagonales fruto del cubismo órfico de Delaunay. La pintura detallista se va diluyendo tras su primer viaje a París en 1920, incluso sus retratos femeninos más realistas exhiben ya una belleza insólita. Su creciente interés por la poesía, y el contacto con artistas y escritores dadaístas y surrealistas le descubren nuevos métodos de creación, y modos de representación más conceptuales y metafóricos.

A partir de 1924, la figura femenina se esquematiza y estiliza. Sutil e incorpórea, se identifica sólo por el pecho, el sexo u otro rasgo característico. Se transforma en signo, en ideograma. Se observan atisbos de cosificación de la figura femenina: las escuadras inspiradas en la pintura metafísica de Giorgio de Chirico ocupan el pubis. Además, bajo el influjo de la ironía de Duchamp o la estética mecanicista de Picabia, las bailarinas de Miró se convierten en “juguetes” activados con cuerda o con un mecanismo con rueda. Esta simplificación y despojamiento desemboca en las pinturas oníricas (1925-27), cuyos fondos modulados y etéreos albergan también mujeres como en Peinture (1925). Posteriormente, los retratos imaginarios de 1929 le permitieron la libre interpretación de pinturas de artistas de otros períodos. Un territorio que Miró exploró con asiduidad.

exposicion_joan_miro_evocacion_imagen_femenina_03Desde 1927, su deseo de “asesinar la pintura”, su cuestionamiento de la pintura convencional y del virtuosismo técnico, le impulsaron a crear collages, picto-objetos, objetos poéticos u otras obras tridimensionales, en los que la mujer sigue teniendo relevancia. A partir de 1931, se reconcilió de nuevo con la pintura en una serie de óleos sobre papel Ingres en los que la mujer es, una vez más, protagonista. La mujer contemporánea o de época se prodiga en las tarjetas postales u otras imágenes de la cultura popular adheridas en sus dibujos-collage de los años treinta. Esta imagen desenfadada y, a menudo, idealizada de la mujer de tarjeta postal se contrapone a las mujeres inquietantes que pueblan las pinturas salvajes (1934-38), así como a los cuerpos distorsionados esbozados en la Grande Chaumière, en 1937, durante su exilio en París como consecuencia de la Guerra Civil Española.

En el verano de 1939, Miró superó el dramatismo en favor de una pintura más lírica y amable, como el gouache dedicado a su esposa Pilar Juncosa, el día 12 de octubre de 1939, que anuncia ya las Constelaciones. Convertida ya en signo, la mujer sigue teniendo protagonismo en los años cuarenta, empezando por la serie de las Constelaciones. La filigrana minuciosa de esta serie, perceptible aún en el boceto para la pintura mural del Terrace Plaza Hotel de Cincinnati, ca. 1947, convive o compite con la factura abocetada desde mediados de los cuarenta. A partir de ese período, la representación pictórica de la mujer es menos descriptiva, más abstracta; no obstante, continúa siendo relativamente figurativa en la producción escultórica. Desde mediados de los años cincuenta, la representación femenina más o menos elíptica va cediendo terreno a una evocación de la mujer, a una imagen imprecisa y evanescente como en la pintura La Joie d’une fillette devant le soleil (1960-64). La mujer, finalmente, acaba revistiendo cualquier forma, como en las pinturas Femme, oiseau y Femmes, oiseaux, ambas de 1968, resulta difícilmente descifrable. A veces, el título es la única pista que nos permite identificar la temática femenina, por ejemplo, en Femme espagnole (1972) y Femmes et oiseaux devant le soleil (1973).

La presencia de la mujer es ubicua en toda la producción escultórica de los años sesenta y setenta, también en las esculturas creadas partiendo de assemblages de objetos heterogéneos. Estos retazos dispares de realidad –calabazas, latas, cucharas, balones– son sometidos a un proceso de humanización que los metamorfosea en mujeres, maternidades, seres híbridos o jóvenes que sueñan con la evasión. La mujer ocupa también un lugar privilegiado en los proyectos de escultura monumental y arte público. El embrujo de la mujer pervive también en la etapa final de la producción mironiana. Los cuadernos de dibujos o la obra gráfica de los ochenta retoman temas y motivos femeninos recurrentes, como Jeune-fille o Danseuse espagnole, o bien amplían el catálogo con nuevas imágenes, como las de la serie Gens de la Mer, o la Marchande de Couleurs.

exposicion_joan_miro_evocacion_imagen_femenina_04En total esta exposición reúne 154 piezas. 128 obras de Joan Miró (Pinturas, esculturas, y dibujos), 9 objetos originales de los talleres de Joan Miró: Taller Sert y Son Boter y 17 imágenes originales de los talleres de Joan Miró: Taller Sert y Son Boter (recortes de prensa, tarjetas postales, más el torso de una muñeca.) Esta exposición, que fue presentada por primera vez en la Fundación Joan i Pilar Miró de Palma de Mallorca, sigue la estela de Picasso. Retratos de Jaqueline en la cual Bancaja profundizaba acerca de la relación del genial pintor malagueño con la figura femenina.

Taller didáctico:
Acompaña a la muestra un taller didáctico dirigido fundamentalmente a niños de todas las edades.

“… entro en mi taller y soy atraído como por magnetismo… Un tubo de pintura en el suelo me atrae, necesito abrirlo, empezar cualquier cosa. Es algo inmediato. Estoy en mi cueva, estoy como un niño en su cueva”. Joan Miró

Con este taller Bancaja propone adentrarse en el gran sueño de Miró. Para este artista multicisciplinar tener “un gran taller”, un gran espacio donde desplegar su imaginación era una gran ilusión. Su primer taller estuvo en la calle Blomet de París, prestado por su amigo Pablo Gargallo en 1921. El segundo taller, en la calle Tourlaque, donde era vecino de Arp y Marx Ernst.
Y finalmente su sueño se hizo realidad en 1956, en Mallorca, donde convenció a su amigo Josep Lluís Sert, para que le diseñara el más íntimo espacio para la creación. “Considero mi taller como un huerto… trabajo como un hortelano o como un vinatero. Las cosas vienen lentamente. Mi vocabulario de formas, por ejemplo, no lo he descubierto de una vez. Se formó casi
a pesar mío”.

Como el mismo Miró, el taller del Centro Cultural Bancaja se convertirá en un espacio de creación, que recrea el ambiente del artista. “… El pintor trabaja como el poeta, primero surge la palabra y luego el pensamiento…”

exposicion_joan_miro_evocacion_imagen_femenina_05En el taller se trabajará con una serie de palabras del universo creativo del artista (mujer, pájaro, noche, estrella, luna, lluvia, etc…). A partir de cada una de estas palabras se propone la realización de un dibujo-signo que recuerda a sus dibujos “punto de partida” o como Pablo J. Rico en el catálogo “Palma Territori Miró” llama “pequeñas catástrofes”, que son como
pequeñas manchas que sirven de inicio de la obra. Estos dibujos se realizarán en unos pequeños cuardernos (“Cuaderno de pequeñas catástrofes”) haciendo alusión a los del propio artista.

“Los dibujos que a veces hago antes de realizar algunas telas son un documento íntimo, por decirlo así, que me sirven para llegar a una depuración plástica completa, para conseguir así la verdadera expresión del espíritu. Una vez realizadas las telas, destruyo esos dibujos o los guardo para usarlos como trampolín para otras realizaciones, como un humilde obrero”.

Una vez realizados los signos se abordará la obra definitiva. A partir de unos cuantos dibujos cada uno realizará su propia composición con la ayuda del guache y de unos pinceles. Titular la obra será el siguiente paso, tal como hacía el artista cuando la obra estaba terminada. La pintura sugiere el título y no al revés. Los asistentes al taller de Bancaja podrán llevarse la obra finalizada junto al cuaderno de pequeñas catástrofes que quizá pueda ser útil para futuras composiciones de los “pequeños o grandes artistas”.

Datos de interés:
Joan Miró “Evocación de la imagen femenina”
Taller didáctico del 27/03/2009 al 21/06/2009
Centro Cultural Bancaja
Plaza de Tetuán, 23 , Valencia
INFORMACIÓN Y RESERVAS: 96 381 39 93
Horario de atención telefónica:
Lunes- jueves de 9 -14 h y de 16 a 19 h.
Viernes de 9 – 14 h.
EDAD:
A partir de 5 años.
Los talleres familiares no tienen límite de edad. Los menores de 12 años
irán acompañados de adultos.
Horario
Lunes-viernes: 10-14 h. y 16 -20 h. Grupos concertados.
Sábados, domingos y festivos: 11:30 -13:30 h. Familias.

Exposición:
Del 26 de marzo al 21 de junio de 2009
Centro Cultural Bancaja
Plaza Tetuán, 23. Valencia
Comisariada por: María Luisa Lax, Enric Juncosa y María Antonia Artigues

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , ,

publicidad  publicidad  

Un comentario a “Evocación de la imagen femenina de Miró, en Bancaja”

  1. CRISTINA MASSIMINO dice:

    LO ADMIRO. ADMIRO SU ESPÍRITU FUERTE. SU TENACIDAD.SU PERSEVERANCIA. SU PERSONALIDAD. TAN REFLEJADA EN TODAS SUS PINTURAS.
    ME ENCANTARIA ACCEDER A UN CURSO VIRTUAL O UN CURSO QUE PUEDA ASISTIR AQUÍ EN BUENOS AIRES. SERÍA PARA MI, TOCAR EL CIELO CON LAS MANOS.
    PORQUE MIRÓ LLEGA A MI ALMA. LO AMO .

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad