publicidad

La invención del arte del siglo XX según Carl Einstein en el Reina Sofía

11 noviembre, 2008 | Por | Categoría: Exposiciones, Museos, Noticia destacada | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

“La invención del siglo XX. Carl Einstein y las vanguardias” es una descripción visual del trabajo intelectual de Einstein como crítico del arte. Comisariada por Uwe Fleckner y organizada por el Museo Reina Sofía hace protagonista, por primera vez de una exposición internacional, a Carl Einstein (1895-1940); una de las principales figuras intelectuales del discurso histórico y teórico del arte.

LA INVENCIÓN DEL SIGLO XX.
Carl Einstein y las vanguardias

Del 11 de noviembre de 2008 al 16 de febrero de 2009

Uwe Fleckner y Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofia, presentaron la exposición que estudia el trabajo crítico de Einstein a través de cerca de ciento veinte obras entre pinturas, una importante sección de esculturas africanas y material documental relacionado. Estas piezas sirven para visualizar, hasta el 16 de febrero, el trabajo crítico de este autor en torno a las obras de artistas fundamentales del siglo XX.

Al igual que muchos artistas contemporáneos su vida y su obra estuvieron estrechamente relacionadas. Combatió en la Primera Guerra Mundial, fue partícipe de las proclamas dadaístas,  de la liga espartaquista y técnico de guerra de la Columna Durruti en la Guerra Civil española.

Los movimientos políticos buscaban un nuevo orden del mundo; igual que el arte cubista, surrealista o dadaísta. La invención de un nuevo sistema que impregnó la vida de política e intelectual de Einstein como ensayista, escritor, dramaturgo y crítico de arte y literatura.

“Poseía una visión particular del arte de su tiempo”, aclaró Uwe Fleckner. Un proyecto complicado iniciado hace cuatro años como aseguró el comisario: “Había que aportar obras sobre las que él había tratado, eran obras de los grandes de la historia del arte y además, obras muy específicas”.

La particular visión y su crítica a la propia estructura narrativa del arte han hecho de Einstein un autor poco conocido. Sus libros han sido redescubiertos recientemente como en escritos de Aby Warburg o Hal Foster, “recogieron la importancia que Einstein daba a las imágenes y la ilustración”, según palabras del director del museo.

La obra clave como teórico del arte fue “Die Kunst des XX. Jahrhunderts” de 1922. Su investigación, a través de una forma literaria sintética, permitió una representación total de la historia del arte desde fragmentos de su crítica. Para el escritor la expresión visual es una “adaptación recíproca de pintura y mundo”.

“El título de la muestra alude precisamente a esta invención del siglo XX por parte de Einstein”, añadió el comisario. “Sin embargo, no fue muy objetivo, falta el constructivismo ruso y el expresionismo alemán” apuntó Fleckner. La reflexión en torno a muchas de estas obras de arte supusieron la invención de los modelos teóricos, intelectuales e históricos sobre cómo se desarrollaría el siglo XX.

El recorrido por la exposición

La exposición se divide en cuatro apartados. El alma de la muestra es la sala africana ya que “el arte africano suponía la solución integradora de la diversificación del arte de su tiempo” según el comisario. Son un total de casi cuarenta obras originales reproducidas en “Negerplastik” (La escultura negra) de 1915. Estas piezas de perspectivas cambiantes reflejaban la esencia de los modelos y la representación del volumen corporal.

El segundo apartado está dedicado a sus amigos dadaístas: Max Beckmann, Rudolf Schlichter, Otto Dix y George Grosz. Artistas de actitud crítica que buscaban el cambio del orden social. Como muchos de ellos participó activamente en la Primera Guerra Mundial, se afilió a la Liga de los espartaquistas y al Partido Comunista. Colaboró en la revista “Die Pleite” de 1919, y junto a Grosz publicó “Der blutige Ernst”.

El cubismo ocupa otra de las secciones de esta exposición. Su estrecha relación con Braque, Juan Gris o Léger. La capacidad de este estilo para crear espacios y objetos destruyendo la realidad le hicieron un defensor acérrimo de este estilo como modo de repensar el sujeto.

A mediados de los años 20 su atención se centró en André Masson, Miró, Hans Arp, entre otros artistas que mantenían la distancia crítica con el surrealismo doctrinario. Un arte centrado en lo incoherente o el desorden, así la obra de arte se convertía en un remedio visual contra lo inexplicable.

La exposición dedica un espacio espacial a la relación de Einstein con España. En 1936 el escritor formó parte de la Columna Durruti. Un momento de dudas sobre el poder de la literatura como se desprende de la entrevista con Sebastià Gasch en la que declaró: “Las ametralladoras se burlan de los poemas y de los cuadros”. En este apartado el espectador en contrará obras de Picasso, Grosz o Miró.

El recorrido se completa con un importante material documental sobre sus escritos como “Negerpplastik” (1915), “El arte del siglo XX” (1926) y la revista surrealista “Documents” (1929-1930). En sus escritos se desprende esa continua búsqueda para romper los límites estéticos modernos a favor de una transformación de la visión del mundo y del hombre que el arte había postulado en las primeras décadas del siglo xx.

Para contextualizar esta exposición el Reina Sofía celebrará un coloquio internacional sobre el legado de Einstein, los días 30 y 31 de enero de 2009,para contextualizar la figura del escritor y los temas que aborda la exposición en relación con las prácticas contemporáneas.

Un documento histórico

Como historiador del arte, Einstein destacó por ser uno de los más innovadores e interesantes de la época, cuyos libros y artículos, prometedores y desafiantes en su tiempo, se han redescubierto en las últimas décadas.

La muestra pretende ofrecer una visión amplia y convincente del trabajo intelectual de Carl Einstein vinculado al arte, a la literatura, al cine y al compromiso político y social, que él defendió, involucrándose en la I Guerra Mundial y posteriormente en la Guerra Civil Española.

La exposición permite ver óleos, esculturas, tallas, pasteles, acuarelas, etc. de Rudolf Schlichter, Max Bekmann, Otto Dix, Georges Grosz, Henri Rousseau, Amedeo Modigliani, Juan Gris, Pablo Picasso, Joan Miró, Salvador Dalí, André Masson, Paul Klee, Georges Braque, Fernand Léger, Gaston-Louis Roux o Hans Arp.

De las obras que se muestran, 43 han obtenido la Garantía del Estado cuyo valor económico total de las obras cubiertas asciende a 166.282.381,95 euros.

(pulse sobre la imagen de la izquierda para ver las 43 obras)

El comisario Uwe Flecker, profesor de la Universidad de Hamburgo, ha seleccionado obras muy significativas de los artistas más importantes de las vanguardias a los que Einstein conoció y sobre cuyas trayectorias artísticas y vidas investigó y escribió.

La selección incluye obras procedentes de prestigiosos museos de todo el mundo así como de numerosas colecciones particulares.

La exposición ha contado con el criterio del especialista Peter Stepan que junto al comisario de la muestra han seleccionado un conjunto de esculturas africanas y oceánicas. También se exponen numerosas obras reunidas por Einstein en sus libros sobre arte negro, buscando el diálogo entre éste y el cubismo.

Junto a todas estas piezas se expone importante material documental sobre sus escritos, entre los que destacan “Negerplastik” (1915), “El arte del siglo XX” (1926) y la revista surrealista “Documents” (1929-1930).

Beatriz G. Moreno

Datos de interés:

«La invención del siglo XX. Carl Einstein y las Vanguardias»

Del 11 de noviembre de 2008 al 16 de febrero de 2009

Museo Reina Sofía

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad