Compartir
La muestra recoge la trayectoria artística de Wolfgang Laib, a través de una selección de sus obras más contundentes y significativas. Materiales orgánicos como el polén, el arroz, la leche y la cera, se convierten en los protagonistas del interesante proceso creador del artista, en el que, cada pieza se renueva una y otra vez a lo largo del tiempo como en un ritual cíclico. Cuatro son los trabajos que componen la exposición: Milkstone (Piedra de Leche), Rice Meals (Platos de arroz), Nowhere-Everywhere (En ninguna parte – En todas partes) y Pollen from Hazelnut (Polen de avellano). A pesar de su fragilidad, las obras que Laib presenta en la muestra tienen cualidades perdurables y eternas. Aluden a la belleza de las cosas sencillas y esenciales para la vida diaria. Un catálogo con la reproducción de las obras y textos Antonio Gamoneda y José Marín-Medina acompañan la exposición.

De formación autodidacta, Wolfgang Laib tiene marcada influencia de la filosofía y el espiritualismo oriental. Comienza su carrera artística a principios de los setenta y en 1975, crea su primer “Milkstone”, unos años después comenzará a trabajar con polen, y en 1983 con arroz. Hoy goza de una importante reputación en el panorama internacional, principalmente en Norteamérica y Asia. Desarrolla su labor artística en Biberach, un pueblecito medieval al sur de Alemania, cerca del lago Constanza, donde vive.

DATOS DE INTERÉS
Wolgang Laib “Sin principio-sin fin”
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
17 de abril-16 de julio

Comisaria: Amelia Aranguren

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.