publicidad

La obra de los “Lucas”, procedente de la Fundación Lázaro Galdiano, expuesta en el Torreón Lozoya de Segovia

20 Junio, 2012 | Por | Categoría: Exposiciones, Fundaciones | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

La Fundación Lázaro Galdiano expone, en el Torreón Lozoya de Segovia, una importante selección de cuadros del pintor español Eugenio Lucas Velázquez, uno de los artistas fundamentales del romanticismo español y apasionado seguidor del universo goyesco, y de su hijo, Eugenio Lucas Villamil.

La muestra es un doble homenaje a esta familia de pintores y a José Lázaro Galdiano, su principal mecenas y responsable del reconocimiento internacional de estos artistas, a quienes presentó en exposiciones celebradas en Múnich, Berlín, París y Nueva York.

Las noventa y cinco obras seleccionadas (cincuenta pinturas y cuarenta y cinco dibujos), todas procedentes del Museo Lázaro Galdiano, pretenden, mostrar la personalidad polifacética de Eugenio Lucas Velázquez (Madrid, 1818-1870), cuya obra abarca desde el academicismo de influjo francés que puede apreciarse en los bocetos preparatorios para la decoración perdida del techo del Teatro Real de Madrid, hasta el incipiente “impresionismo” con el que trabajó obras como “La Romería de San Isidro”, pasando por el orientalismo y el romanticismo de sus paisajes, entre los que destaca una de sus obras maestras, “El Desfiladero de Pancorbo”.

Inspiración goyesca
Imprescindible en su producción, así como en la de su hijo Eugenio Lucas Villamil (Madrid, 1858-1918), es ese ambiente de majas, chisperos, embozados y chulapas, fantasías demoníacas y escenas de Inquisición, de inspiración goyesca, que muestran pinturas como “La maja”, “La tienta”, “Capea en un pueblo”, “Los Cruzados ante Jerusalén”, “El Sermón: ¡estáis condenados!”, “Capricho alegórico: la avaricia”, “La Libertad guiando a la Iglesia”, “Misa de parida”, “Procesión en la ermita”, “Última hora” o “Contando historias”. Se ha dicho que Lucas Velázquez es un imitador de Goya y debemos reconocer que, aunque para él fue una importantísima referencia, Lucas supo adaptar y personalizar sus obras utilizando un lenguaje propio.

Aspecto fundamental en la personalidad artística de Lucas Velázquez, en la que la exposición también se detiene, es su importante faceta de dibujante, bien apreciada por Lázaro. La muestra ofrecerá al visitante un conjunto representativo de los dibujos que realizó Lucas Velázquez durante sus viajes (paisajes y vistas urbanas de técnica precisa y estilo realista) y una selección de las denominadas “manchas”, paisajes fantásticos realizados con una técnica experimental y dominados por una sorprendente abstracción.

José Lázaro, mecenas de la obra de los Lucas
El gran mérito de Lázaro, fue reunir una buen parte de las obras de estos artistas a los que admiró y a los que “redescubrió” convirtiéndose en su verdadero mecenas. “Después de ver las pinturas de Lucas y de su hijo, el público sabrá valorar a estos artistas y situarlos en el lugar que les corresponde dentro del panorama de la pintura española del siglo XIX”. Con estas palabras José Lázaro valoraba la obra de ambos pintores en el catálogo de las exposiciones que organizó en París (1936) y en Nueva York (1942) dónde presentaba su obra.

La promoción y difusión que José Lázaro Galdiano llevó a cabo de “los Lucas” en Estados Unidos, motivó que a su muerte un buen número de obras permaneciesen en la Embajada Española en Washington. Se inició entonces un largo y lento proceso de devolución de estas obras que culminó en 2005, fecha en la que, por fin, todas las pinturas se reunieron en el Palacio de Parque Florido, la residencia madrileña de este mecenas, hoy sede de la Fundación que lleva su nombre. Es por tanto, esta exposición, la primera ocasión en que se muestra la totalidad de todo este patrimonio recuperado, en el que se cuentan piezas tan destacadas como “Naufragio junto a la costa”, “Paisaje con pescadores”, “Alegoría de la Primavera”, “Paisaje rocoso con figuras”, “Muchedumbre árabe en un paisaje montañoso”, “La barrera rota”, “Dos majas y un majo”, “Majas y frailes en una bodega”.

Actualmente la Fundación Lázaro Galdiano es una de las instituciones que custodia más obra de Eugenio Lucas Velázquez: cuarenta y tres pinturas y ciento treinta dibujos. De su hijo, Eugenio Lucas Villamil, conserva, quince pinturas, siete dibujos y, además, los lienzos que decoran los techos del palacio de Parque Florido.

Eugenio Lucas Velázquez. Eugneio Lucas Villamil. Colección Lázaro
Del 27 de junio al 4 de noviembre
Torreón de Lozoza. Sala de exposiciones de Caja Segovia.
Plaza de San Martín, Segovia
De martes a domingos, de 18.00 a 21.00 horas.
Sábados y festivos, de 12.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 21.00 horas
Lunes, cerrado
Entrada gratuita

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad