El Museo Reina Sofía presenta Meridiano de Madrid: sueño y mentira, un proyecto de Pep Agut (Terrassa), creado específicamente para el Palacio de Cristal del Parque del Retiro, en el que el artista reflexiona sobre el contexto histórico en el que fue construido el Palacio (diseñado por Ricardo Velázquez Bosco) entre los años 1884 y 1887 para la Exposición General de las Islas Filipinas e inspirado en el Crystal Palace de Joseph Paxton de Londres (1851).

El título de la muestra hace referencia a dos aspectos cruciales para el desarrollo de la exposición. Por un lado, tenemos el “meridiano de Madrid”, que tiene su origen en el año 1884, cuando en octubre tuvo lugar en Washington la Conferencia Internacional en la que se aprobó establecer un meridiano único de referencia, tangente con el Real Observatorio de Greenwich. España promovió en ese mismo año un intento, fallido, de crear un meridiano local 0º de Madrid (3º 41´ 16´´ al oeste de Greenwich, 14 minutos y 41 segundos por delante de aquel). Este meridiano de Madrid fue tomado también como referencia en el catálogo de la Exposición General de las Islas Filipinas, inaugurada en 1887. El desastre de 1898 hizo del todo insostenible un meridiano propio; no obstante, en 1942, España, por decisión de Francisco Franco adopta finalmente el huso horario del meridiano de Berlín, por el que todavía se rige hoy en día.

Ese texto del catálogo editado por el gobierno español para la Exposición General de las Islas Filipinas ha sido una de las fuentes principales de inspiración para Agut a la hora de realizar este proyecto; junto con la obra de dos ilustres artistas españoles que viene a completar, además, la segunda parte del título de la muestra: “sueño y mentira”. Se trata de Goya y El sueño de la razón produce monstruos (1799), y de Sueño y mentira de Franco (1937) de Pablo Picasso.

En la exposición se pueden ver varias columnas de escayola distribuidas por el suelo, que reproducen las originales del Palacio, cuyos moldes están hechos en seis partes de las que solo se han montado dos: “A partir de la estructura central donde se encuentran estas dos columnas, se van construyendo espacios para expresar diferentes grupos de ideas”, cuenta Agut. Los objetos resultantes no dejan de ser una huella del proceso para su construcción, y esa disposición horizontal resta al origen arquitectónico del Palacio todo rastro de funcionalidad. La individualidad de cada columna o la de cada una de las partes y secciones surgidas de sus moldes se completa con una serie de inscripciones realizadas por el artista, que comparte herramienta, el buril, con los grabados de Goya y Picasso, sobre todo con los aguafuertes mencionados previamente: El sueño de la razón produce monstruos (1799) del primero o Sueño y mentira de Franco (1937) del segundo, uno de los trabajos preliminares para Guernica. Pep Agut se apoya y continúa de esta manera aquella línea de ese pensamiento crítico desde las artes hacia unas circunstancias políticas que lastran al conjunto de la sociedad.

Al mismo tiempo, junto a cada grupo de columnas, Agut ha dispuesto un amplio conjunto de tubérculos de escayola creados a partir de moldes extraídos de raíces naturales, algunos de origen norteamericano y filipino, como los siete que se encuentran en la estructura central. Agut los asocia sarcásticamente (los llama «Franquitos») con las que se aprecian en la representación que Picasso hizo del dictador en las dieciocho pequeñas viñetas que conforman los grabados mencionados.

En definitiva, en Meridiano de Madrid: sueño y mentira, Pep Agut reflexiona sobre todas estas circunstancias desde el momento presente, y nos invita a releer y experimentar aquellos tiempos y sus amplias similitudes con lo que vivimos en la actualidad.

Sobre Pep Agut

Pep Agut estudió en la Facultat de Belles Arts de Sant Jordi de Barcelona donde se licenció (1979-84) y doctoró (2018). Ha vivido y trabajado en diversas ciudades europeas.

Su práctica artística, en ocasiones enmarcada en el posconceptualismo de la década de los 90 en España, reflexiona en gran medida acerca del rol del artista, el problema de la representación y el lugar del arte. Manifiesta un posicionamiento crítico con respecto a la autoría y al mundo del arte, entendido éste, como producto de una sociedad lastrada por su espectacularización y en la que la obra de arte se ve reducida a mera mercancía económica.

Sus proyectos y obras, en los que emplea diferentes medios y técnicas, son el resultado de largos e intensos procesos de investigación cuyo objeto fundamental es devolver al arte su dimensión de espacio público atemporal donde la narrativa y el texto suelen aflorar como factores inherentes a la misma plástica; el propio artista reconoce sentirse más permeable a escritores como Maurice Blanchot o Emmanuel Lévinas que a los artistas contemporáneos.

A lo largo de su trayectoria, ha coordinado y participado en numerosos seminarios, conferencias y debates sobre arte. Su trabajo ha estado presente en la XLV Biennale di Venezia (1993), Prospekt (1996) o la XI Bienal de Sidney (1998), y ha mostrado su obra de forma individual y colectiva en instituciones como el Tel Aviv Museum of Art (1993) o el MACBA de Barcelona que le dedicó una retrospectiva en el año 2000.

Pep Agut. Meridiano de Madrid: sueño y mentira
FECHAS: 22 de abril de 2021 – 29 de agosto de 2021
LUGAR: Palacio de Cristal. Parque del Retiro
ORGANIZACIÓN:Museo Reina Sofía
COORDINACIÓN:Soledad Liaño

Artículo anteriorCongreso de Investigación en Bellas Artes (CIBA)
Artículo siguienteESTAMPA acogió a 12.000 visitantes en su edición post Covid

Deja un comentario