publicidad

“Enrique Ochoa, el pintor de la música (1891-1978)”. De la ilustración a la plástica musical.

11 Enero, 2009 | Por | Categoría: Exposiciones, Fundaciones, Noticia destacada | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

Del 8 de enero al 8 de febrero de 2009
Aranjuez (Madrid)
Espacio para el Arte y la Cultura de Obra Social Caja Madrid

“Enrique Ochoa (1891-1978), el pintor de la música” revisa la obra y la trayectoria de este artista desconocido por el gran público pero clave para la historia del arte español de principios del XX. Hasta el 18 de febrero el Espacio para el Arte y la Cultura de Obra Social Caja Madrid, ubicado en Aranjuez, acoge la obra del polifacético e inclasificable artista.

La exposición está comisariada por José Francisco Estévez, nieto del autor, que destacó la necesidad de recuperar los testimonios de un pintor como Ochoa para “situar al artista y al hombre en un merecido lugar en la historia de nuestra pintura”. José Francisco Estévez estuvo acompañado en la presentación por su hermana Isabel Estévez y el escritor y crítico de arte Juan Manuel Bonet.

La muestra propone un recorrido por la vida y obra del artista a través de 63 obras, fruto de la influencia del modernismo, el art decó, el surrealismo, la abstracción y el gestualismo americano. Dividida en tres ámbitos temáticos: ilustración, plástica musical y abstracción; la selección de piezas abarca desde retratos de mujeres, realizados al pastel, hasta obras que exploran la introspección del artista a través de la plástica musical.

Entre toda su producción destaca especialmente su trabajo como ilustrador de más de 2.000 publicaciones. Trabajó para Revistas del momento como Blanco y Negro, La Esfera y Nuevo Mundo. El trabajo de Ochoa como ilustrador, según Juan Manuel Bonet, es de especial importancia en el conjunto de su obra. Las obras completas de Rubén Darío, publicadas en 1917, fueron ilustradas por Ochoa y, en palabras de Bonet: “aunque sólo hubiera realizado esta obra, Ochoa ya tendría garantizado un lugar en la historia del libro”.

Para Bonet la historia de la ilustración ha recibido un trato menor e injusto: “Sobre ella pesa el olvido y por ello hay que colocarla en el mapa, para refrescar la memoria del espectador sobre las grandes influencias de ésta. En este sentido, la trayectoria de Ochoa como ilustrador promete muchas más exposiciones de esta artista”

El trabajo de Enrique Ochoa es imposible de clasificar en un concepto concreto, hecho que ha dificultado el reconocimiento de este artista total. La evolución de su pintura en el tiempo, influida por los gustos de la época, hace imposible encasillar a un artista pionero en la introducción de nuevas técnicas y tendencias.

Sus retratos de mujeres son amables y con una clara influencia de los prerrafaelistas y el simbolismo. “Hay un tipo de mujer Ochoa, como hay un tipo de mujer Julio Romero de Torres, o un tipo de mujer Rafael Penagos”, calificó Bonet.

Durante su estancia en la isla de Mallorca, entre 1940 y 1948, Ochoa crea las “Imágenes internas” reflejo de un mundo onírico y da inicio a su etapa denominada “Plástica Musical”. Sus obras -pinturas y dibujos- se transforman de la figuración a la abstracción. La música y sus acordes son trasladados a la pintura para crear estados anímicos, como en “Strawinsky, pájaro de fuego”  “El ángel rosa en la Pasión de San Mateo de Bach”, “La Catedral sumergida de Debussy” o la “Danza de fuego de Falla”.

Contemporáneo y amigo de Picasso, García Lorca, Alberti, Rubén Darío o Andrés Segovia, asidua a los círculos intelectuales y las tertulias de Madrid, fue un artista en continua evolución, que se buscó por todos los caminos que el arte le ofreció. Recibió la Medalla Nacional de Pintura, el Premio de la Bienal de Venecia (1936) y el Premio Extraordinario Princesa Sofía (1969).

Una exposición que recorre su obra y su vida cuando se cumplen treinta años de su fallecimiento en Palma de Mallorca. Tras su fallecimiento se celebraron exposiciones conmemorativas sobre el pintor en el Circulo de Bellas Artes de Madrid (1981) y en la Fundación Barceló (2007) así como la muestra “La sombra de Chopin en Valldemossa” (2008) y  “Enrique Ochoa, el pintor de la música” (2009) en la Obra Social Caja Madrid.

La exposición se acompaña de un catálogo que ha contado con la participación de importantes críticos y estudiosos de su obra como Juan Manuel Bonet, Francisco M. Arniz Sanz, Felio J. Bauzá Martorell y José Bauzá y Pizá.

Beatriz G. Moreno

Datos de interés:

Exposición:
Enrique Ochoa (1891-1978), el pintor de la música. De la Ilustración a la Plástica Musical
Del 8 de enero al 8 de febrero de 2009
Aranjuez (Madrid)
Lugar: Espacio para el Arte y la Cultura de Obra Social Caja Madrid
Dirección: C/ San Antonio 49. 28300 Aranjuez. Madrid
Horarios:  De martes a sábado, de 10 a 13 y de 17 a 21 horas.
Domingos y festivos de 11 a 14 horas.


Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , ,

publicidad  publicidad 

2 comentarios a ““Enrique Ochoa, el pintor de la música (1891-1978)”. De la ilustración a la plástica musical.”

  1. samara dice:

    eu gostaria de saber como é a historia do trabalho artistico, desde a ideia, ate a parte da construção

  2. Enrique Trejo dice:

    Soy de Argentina y tengo dos pinturas de Ochoa .¿Con quién tengo que contactarme para probar su autenticidad y eventual tazación?. Gracias. Enrique Trejo.

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad