L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) fue una de las zonas agrícolas más productivas de Europa, fundamentalmente de cereales. La ciudad llegó a sumar 340 masías entre 1850 y 1920. Sin embargo, casi ninguna de ellas se mantiene en pie, salvo Cal Masover Nou, cuya construcción data de los siglos XVII a XIX. Y ésta se mantiene a duras penas, presentando un estado de abandono y ruina progresiva. La cubierta está muy deteriorada, a punto de derrumbarse.

Por estos motivos, la masía Cal Masover Nou, en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), acaba de ser incluida en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge cerca de 900 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

Entre los campos de la zona, y siguiendo la red de caminos rurales que perviven, permanecen todavía algunas de las antiguas masías que explotaban las tierras, la mayoría abandonadas, como Cal Masover Nou. El resto de las unidades productivas que se conservaban desaparecieron como consecuencia del desarrollo urbanístico.

Se trata de una edificación de planta basilical que consta de planta baja, piso y buhardilla. Las aperturas no están dispuestas simétricamente, pero destacan los marcos de piedra picada de las ventanas y el balcón central, así como el dintel esculpido. Todas las ventanas son adinteladas, excepto las de las buhardillas que son tres ventanas de arco de medio punto. Su cubierta es de tejas a doble vertiente y la cumbrera es perpendicular a la fachada principal. Se llevó a cabo una modificación del lado derecho, momento en el que se añadió un cuerpo nuevo.

Artículo anteriorEl Museo Reina Sofía continúa la reordenación de la Colección «Episodio II»
Artículo siguienteLegado póstumo del poeta Francisco Brines al Instituto Cervantes

Deja un comentario