Compartir

Conferencia de Pedro Saura en la Facultad de Bellas Artes UCM, el Jueves 23 de enero de 2020 a las 17,00h. Entrada libre hasta completar aforo.

Pedro Saura y Matilde Múzquiz descubrieron que lo que nos habían enseñado en el colegio sobre cómo habían pintado en la cueva de Altamira era mentira. Hasta entonces todos pensábamos que se habían realizado con sangre pero en realidad las pintaron con óxido de hierro para el rojo y para el negro o manganeso utilizaron el carbón. Saura y Múzquiz realizaron la primera reproducción de la cueva de Altamira intentando imitar el gesto, la intensidad y la dirección de cada uno de los dibujos, entendiendo y metiéndose en la piel de aquellos primeros artistas que nos dejaron estas singulares y únicas obras maestras.

La cueva de Altamira es el primer lugar en el mundo en el que se identificó la existencia del Arte Rupestre del Paleolítico superior. Altamira fue también un descubrimiento singular por la calidad, la magnífica conservación y la frescura de sus pigmentos. Su reconocimiento se postergó un cuarto de siglo, en una época en la que resultaba de difícil comprensión para una sociedad, la del siglo XIX, inmersa en rígidos postulados científicos.

En la actualidad se puede ver en el Museo de Altamira la exposición permanente dedicada a “los tiempos de Altamira”. Se articula en dos grandes áreas: las salas del museo dedicadas al arte y la cultura de los grupos de cazadores-recolectores del Paleolítico superior. Esta colección se actualiza permanentemente; Durante este año 2020 en la exposición permanente se podrán ver algunas piezas procedentes en su mayoría del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, Asociación de Amigos del Museo de Altamira y también de otros como del Museu de Prehistòria de València y Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS). Estas piezas se exhiben en el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira en la colección permanente, del 1 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2020. Noventa piezas de las que se muestran se les ha otorgado, recientemente, la Garantía del Estado por valor de 727.195,35 € (setecientos veintisiete mil ciento noventa y cinco euros y treinta y cinco céntimos).

Neocueva. Para preservar y conservar la cueva original, se encargó la realización de una reproducción lo más exacta posible de la cueva para dar respuesta a la gran demanda de visitas, así nació  la Neocueva, con la que se puede conocer cómo era la cueva de Altamira hace más de 15.000 años (cronología). Pedro Saura  y Matilde Múzquiz se encargaron de realizar los estudios de la Neocueva y de su puesta en escena. Fotografiaron cada rincón con los dibujos de la cueva original para después realizar esta primera réplica, una obra de arte. Otra reproducción la podemos encontrar en Japón. El interés por Altamira era tal que se decidió recrear una parte del techo de los Polícromos, así que a comienzos de 1992 se iniciaron los contactos entre la parte japonesa y el Ministerio de Cultura español. La reproducción fue obra de los artistas Pedro Saura y Matilde Múzquiz, el soporte fue realizado por la empresa Proart y fue instalada en el museo situado en la Villa Española de Shima (Japón), donde fue inaugurada en 1993.

Conferencia de Pedro Saura, que ha sido director y autor, junto con Matilde Múzquiz, de la réplica del techo polícromo de la cueva de Altamira, conocida como Noecueva, instalada en el Museo de Altamira (Cantabria), entre otros muchos facsímiles de arte rupestre paleolítico.

Datos de interés:
Conferencia de Pedro Saura
El arte paleolítico y la recreación de Altamira
Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid Salón de Grados (calle Greco, 2, Ciudad Universitaria, Madrid)
Día: Jueves 23 de enero 2020
Hora: De 17:00 a 19:00 h.
Entrada libre hasta completar aforo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.