Compartir

En 2019 se conmemora el centenario del inicio del transporte aéreo comercial en España. Para celebrarlo, el Ministerio de Fomento organiza, a través de Fundación ENAIRE, ¡Volar. 100 años en el cilo! una exposición de fotografías históricas que abarcan desde los primeros vuelos –en los que se transportaban cartas o los primeros pasajeros– hasta nuestros días, en los que la aviación se ha convertido en un elemento de comunicación fundamental.

La muestra es un homenaje a cien años de aviación comercial en nuestro país a través de más de 180 imágenes, muchas de ellas inéditas, procedentes de instituciones públicas y privadas, colecciones y archivos particulares.

¡Volar! 100 años en el cielo quiere mostrar al público cómo la experiencia aérea ha evolucionado en un siglo de existencia, a medida que el viaje por avión se ha popularizado hasta convertirse en un actor socioeconómico de importancia global.

Simultáneamente, la exposición descubre el diálogo continuo entre fotografía y aeronáutica en cien años de coexistencia. Desde el fotógrafo vernáculo que busca la imagen de su entorno o el fotógrafo de prensa, al fotógrafo artista. Desde una aviación digna de recordarse hasta una aeronáutica motivo de inspiración.

La convivencia de imágenes históricas y artísticas en un mismo espacio documenta la proyección de dos de las innovaciones que han marcado el siglo XX, aviación y fotografía. Ambas, decisivas en la definición moderna de tiempo, espacio y distancia.

La muestra está estructurada en cinco secciones que recorren desde los orígenes de la aviación, a los cambios que supuso en la sociedad, o la visión de algunos de los mas destacados fotografiaros contemporáneos sobre la experiencia de volar.

La fotografía recuerdo

La aviación es el primer gran avance humano documentado desde su origen por la fotografía. Los primeros vuelos de los hermanos Wright en Kitty Hawk quedaron inmortalizados en la emulsión fotográfica. Sus avances, sus logros, pero también sus dudas y miedos quedaron grabados en la memoria visual colectiva. Es la memoria visual de aquellos que pueden compartir la experiencia de los primeros humanos voladores y de sus proezas. Tanto la visión del hombre pájaro como la experiencia aérea se convierten ineludiblemente en motivo para el recuerdo.

Viajeros, máquinas, aeropuertos

El nacimiento de la aviación comercial transforma el mundo. El mundo se encoge: los viajes que podían llevar meses pasan primero a días, luego a horas. Esa misma velocidad implicará una reordenación a escala planetaria. Ciudades lejanas e inasequibles hasta ahora pueden visitarse en un vuelo de apenas unas horas.

La aviación es la nueva reina del transporte a escala planetaria. Con ella, el actor necesario, el aeropuerto. Los primeros hangares, apenas unos cobertizos que cobijan a pasajeros, mecánicos y aeroplanos, serán sustituidos por las primeras terminales, apenas un espacio de tránsito. Con los años se convertirán en gigantescas terminales. Catedrales funcionales para un tránsito humano millonario, mezcla de arquitectura y función.

La alfombra roja

La llegada de personalidades incluye la fotografía ritual al pie de la escalerilla del avión, en la plataforma aeroportuaria. Los Beatles, Ella Fitzgerald, Sofia Loren, Audrey Hepburn, Gary Cooper, Orson Wells o Brigitte Bardot, entre otros, fueron algunas de las estrellas internacionales innortalizadas a su llegada al aeropuerto de Barajas. Fotografías históricas que marcaron la evolución e internacionalización de nuestro país.

La experiencia de volar

Las fotografías antiguas permiten recordar, ahora que volar se ha convertido en algo casi cotidiano, la magia de otros tiempos. Los primeros pasajeros vuelan compartiendo el exiguo espacio de las sacas de correo. La aparición de aviones más grandes permite unas cabinas de pasaje con un mínimo de comodidades. La construcción en madera y tela, incluso los primeros aviones metálicos, suponen un escaso aislamiento del ruido de los motores y el frío exterior. De ir sentado entre sacas de correos a una butaca de mimbre, como vemos en algunas fotos, hasta llegar a aparentemente cómodos sillones de cuero.

Arte y aeronáutica

Fotografía y aviación tienen una historia en común. Como tecnologías, como ciencias, como arte. Influencias mutuas ofreciendo cada una, desde su origen, una nueva interpretación del mundo. La posibilidad de viajar a cualquier destino lejano, la experiencia de la presencia, se complementa con la virtualidad de la experiencia fotográfica del que ya ha estado allí. La aviación pasa de ser herramienta del recuerdo a sujeto de la inspiración artística. El carácter transitorio y a la vez permanente de las nuevas catedrales aeroportuarias como imagen de la vida humana, la complejidad y el carácter multiorgánico de su construcción, la leve presencia del avión y la brevedad de su permanencia en tierra, el fluir humano entre terminales y puertas de embarque. Todo recogido desde la mirada de autores como José Manuel Ballester, Chema Alvargonzález, Alberto García-Alix, Antoni
Muntadas o Raúl Urbina.

Sobre Fundación ENAIRE

Fundación ENAIRE desarrolla anualmente un completo programa de actividades destinado a la promoción y a la difusión de la cultura aeronáutica mediante la concesión de los Premios Fundación ENAIRE (únicos galardones de carácter aeronáutico otorgados en nuestro país), la organización de ciclos especializados en la materia y exposiciones, y la edición de publicaciones.

La Fundación tiene entre sus objetivos la gestión, conservación y divulgación de la Colección ENAIRE de Arte Contemporáneo, compuesta por casi 1.200 obras de distintas disciplinas (pintura, escultura, fotografía y arte multimedia, entre otras técnicas), pertenecientes a importantes artistas españoles e iberoamericanos, que abarcan desde la segunda mitad del siglo XX hasta las más recientes producciones. Anualmente la Fundación organiza exposiciones de la Colección ENAIRE, tanto dentro como fuera de nuestro país.

Comprometida con su apoyo a la creación artística, Fundación ENAIRE lleva a cabo una destacada labor de mecenazgo cultural mediante la convocatoria anual de los Premios de Fotografía Fundación ENAIRE y su participación en la Sección Oficial de PHotoESPAÑA y en la Feria de Arte Emergente JustMAD.

Los fondos de la Colección ENAIRE quedarán expuestos al público en las futuras dos sedes permanentes, en las que se está trabajando: Las Naves de Gamazo, en Santander, actualmente en obras, y La Arquería, en el madrileño Paseo de la Castellana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.