Compartir

A partir del próximo día 23 de junio el Centro Botín expondrá de forma permanente, en una sala de su primera planta, una selección de obras maestras del siglo XX provenientes de la colección de arte de Jaime Botín.

Las obras que Jaime Botín ha cedido a la Fundación Botín, de la que es Patrono, son: Femme espagnole (1917) de Henri Matisse; Self Portrait with injured eye (1972) de Francis Bacon; Arlequín (1918) de Juan Gris; Al baño. Valencia (1908) de Joaquín Sorolla; Mujer de rojo (1931) de Daniel Vázquez Díaz; Figura de medio cuerpo (1907) de Isidre Nonell; El constructor de caretas (1944) de José Gutiérrez Solana y Retrato de mi madre (1942) de Pancho Cossío. Además, asociada a esta cesión, que tiene una duración inicial de cinco años renovables, Jaime Botín también donará 1M€ anuales para cubrir los gastos de mantenimiento y conservación de las obras, así como para contribuir al programa artístico y a la misión social del Centro Botín.

María José Salazar, miembro de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín y experta en arte del siglo XX, ha trabajado estrechamente con el propietario para interpretar este conjunto de obras y escribir el texto introductorio de la nueva sala, así como los textos explicativos de cada una de las obras. “Retratos: Esencia y Expresión” será el título del conjunto.

Cronológicamente, esta selección de obras refleja casi en su totalidad el arte del siglo XX, iniciándose con Figura de medio cuerpo, creada por Nonell en 1907, y cerrándose con Self Portrait with injured eye, pintada por Francis Bacon en 1972. Además, une obras de artistas españoles de muy alto valor plástico pero de escaso reconocimiento fuera de nuestras fronteras con otras de creadores internacionales considerados punteros en el desarrollo del arte del siglo XX. Así, conformada en torno al gusto personal de su propietario, nos encontramos ante un selecto conjunto con evidentes nexos de conexión que nos permiten adentrarnos en su particular microcosmos.

Todos los artistas se formaron en los años finales del siglo XIX y principios del siglo XX, un periodo complejo por su ruptura con la tradición y en el que se genera una rica actividad artística, con un amplio abanico de estilos que están presentes en esta colección: el modernismo con Nonell, el fauvismo con Matisse, el cubismo con Juan Gris, la figuración lírica con Cossio, el realismo con Solana, el neocubismo con Vázquez Díaz, el iluminismo postimpresionista con Sorolla o la nueva figuración, de fuerte carácter expresionista, de Bacon.

Las obras seleccionadas presentan tres rasgos comunes que definen y personalizan el conjunto: máxima expresión a través del color y la luz, utilización de la figura como medio de comunicación e hilo conductor y, por último, el retrato, que constituye la esencia del conjunto.

La paleta es la nota dominante en todas las obras y lo que mejor las define: en todas ellas las tonalidades y los juegos de luces, utilizados para trazar la figura, están al servicio de un modo magistral de la expresión, que es el elemento que unifica la colección.

El retrato es el tema preferido del coleccionista, que considera que en su ejecución es donde se aprecia mejor la capacidad del artista, que ha de poner en juego su propia sensibilidad para mostrarnos al personaje y su estado de ánimo, además de su aspecto físico.

La Fundación Botín está convencida de que esta nueva sala, cuya apertura es posible gracias al compromiso de uno de sus patronos, potenciará de forma muy significativa el proyecto del Centro Botín justo cuando se cumple un año de su apertura. Será un hito importante que sin duda contribuirá a que el centro de arte siga cumpliendo su misión social: despertar la actitud y la capacidad creadora, facilitando a todos los públicos el acceso y la convivencia con las artes, utilizando su enorme potencial para desarrollar su inteligencia emocional y su creatividad.

Además, esta apertura coincide con una nueva presentación de la colección de la Fundación Botín, que bajo el título “El Paisaje Reconfigurado”, también podrá visitarse a partir del 23 de junio en esta primera planta del volumen expositivo del nuevo centro de arte santanderino. Esta muestra acogerá una amplia selección de obras de la colección de la Fundación Botín, conviviendo tanto trabajos de artistas de relevancia internacional que han dirigido uno de los Talleres de Artes Plásticas de la Fundación Botín en Santander, como obras de aquellos que desde hace 25 años se han beneficiado de una de las Becas de Artes Plásticas de la Fundación Botín.

Fundación Botín

La Fundación Marcelino Botín fue creada en 1964 por Marcelino Botín Sanz de Sautuola y su mujer, Carmen Yllera, para promover el desarrollo social de Cantabria. Hoy, cincuenta años después, la Fundación Botín contribuye al desarrollo integral de la sociedad explorando nuevas formas de detectar talento creativo y apostar por él para generar riqueza cultural, social y económica. Actúa en los ámbitos del arte y la cultura, la educación, la ciencia y el desarrollo rural, y apoya a instituciones sociales de Cantabria para llegar a quienes más lo necesitan. La Fundación Botín opera sobre todo en España y especialmente en Cantabria, pero también en Iberoamérica. www.fundacionbotin.org

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.