Compartir

La colección del Museo Reina Sofía se va a ver enriquecida de manera sustancial al recibir la importante donación que se acaba de hacer efectiva por parte de la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC) y que se compone de treinta y nueve obras de doce artistas latinoamericanos, encuadradas cronológicamente desde los años sesenta hasta la actualidad. Esta donación al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía forma parte de una iniciativa global que involucra seis instituciones con las que la CPPC tiene una larga relación y una misión compartida de estimular un mayor conocimiento sobre el arte de América Latina en un contexto global. Las obras que conforman la donación han sido seleccionados en colaboración con cada museo de acuerdo con sus características particulares. Las otras cinco instituciones son el Museo de Arte de Lima (MALI); el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA), The Museum of Modern Art (MoMA), Nueva York; el Blanton Museum of Art at the University of Texas, Austin; y The Bronx Museum of the Arts, Nueva York.

Con la inclusión de jóvenes, como Osías Yanov, Mathias Duville y Federico Herrero, la donación realizada el Museo Reina Sofía afianza el proyecto recientemente abierto en el Museo que enfoca la contemporaneidad como un campo fértil para reflexionar sobre la intersección de las prácticas artísticas y la producción de relatos sobre el momento que vivimos. A la vez, con artistas de una generación anterior, como Claudio Perna, Luis Fernando Benedit y Waltércio Caldas, se va a poder trazar nuevas conexiones entre los diversos conceptualismos de esta región.

El destacado conjunto de obras que se recibe de la CPPC, seleccionado en colaboración con el Reina Sofía, abre al Museo nuevos caminos para explorar cómo el campo de la producción artística latinoamericana se ha establecido como un espacio de interpelación social y reflexión histórica durante los últimos cincuenta años. La inclusión en la colección del Reina Sofía va a enriquecer las principales líneas de investigación del Museo. Entendida así, esta importante donación refuerza el mapa de prácticas artísticas que han marcado y siguen marcando el arte latinoamericano.

Aunque en un presente globalizado donde se impone un tipo de artista nómada, es cada vez más difícil descubrir artistas que trabajen desde una mirada singular, los doce nombres que integran la donación, pese a la diversidad generacional y el diferente origen geográfico (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, España, Paraguay y Venezuela) conforman un grupo unitario. Todos ellos comparten cierta mirada excéntrica sobre el relato predominante de la historia del arte y muchos consiguen posicionarse sobre realidades particulares en momentos históricos distintos, entre los que podemos trazar relatos comunes con un planteamiento de nuevos lenguajes artísticos.

“A través de sus programas, alianzas y exhibiciones, el Reina Sofía se ha convertido en un protagonista en la articulación y preservación de la historia de la cultura del Sur Global”, declara Patricia Phelps de Cisneros. Y en concreto a propósito de esta donación ha afirmado que “tendrá el potencial de aumentar aún más las nuevas lecturas del arte de América Latina que han caracterizado la acción del Museo a escala global”.

La Colección Patricia Phelps de Cisneros

La Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC) fue fundada en la década de 1970 por Patricia Phelps de Cisneros y Gustavo A. Cisneros y es una de las principales iniciativas culturales y educativas de la Fundación Cisneros. Su hija, Adriana Cisneros de Griffin, es la Presidenta de la Fundación Cisneros, y Gabriel Pérez-Barreiro es el Director y Curador Jefe de la CPPC. Con sede en Caracas y Nueva York, la misión de la CPPC es promover una mayor apreciación de la diversidad, sofisticación y variedad del arte de América Latina, así como el estudio del arte latinoamericano. La CPPC alcanza estos objetivos a través de la preservación, presentación y estudio de la cultura material de Iberoamérica, desde lo etnográfico hasta lo contemporáneo. Las actividades de la CPPC incluyen exposiciones, programas públicos, publicaciones, becas para la investigación académica y la producción artística. El sitio web de la colección (www.coleccioncisneros.org) fue creado para ofrecer una plataforma de debate sobre las contribuciones de América Latina al mundo del arte y la cultura; su inspiración y punto de partida es la Colección Patricia Phelps de Cisneros, pero su objetivo es el descubrimiento y su misión construir una red virtual multilingüe de personas e ideas.

El Arte Latinoamericano como motor de interpelación social y reflexión histórica

La trascendencia de la donación que realiza la Colección Patricia Phelps de Cisneros al Museo Reina Sofía, viene determinada por estos factores: Las piezas incluidas nos permiten representar la trayectoria de artistas de prestigio que no están presentes actualmente en la colección, lo que supone una gran aportación a los fondos de arte latinoamericano del Museo Reina Sofía. Por otra parte, afianzan el proyecto recientemente abierto en el Museo Reina Sofía, que enfoca la contemporaneidad como un campo fértil para reflexionar sobre la intersección entre las prácticas artísticas y la producción de relatos sobre el momento que vivimos.

El conjunto de obras que componen la donación de la CPPC abre nuevos caminos para explorar cómo el arte latinoamericano ha activado múltiples medios de reproducción técnica y diversas estrategias de expresión creativa para establecer el campo de la producción artística latinoamericana de los últimos cincuenta años, como un espacio de interpelación social y reflexión histórica. Estos elementos se perciben haciendo un repaso por los trabajos objeto de la donación.

Feliciano Centurión (San Ignacio, Paraguay 1962-Buenos Aires, Argentina 1996) trabaja con elementos pertenecientes al dominio de la intimidad doméstica que enlaza con otros artistas incluidos en la colección de Museo como Sergio Zevallos o Yeguas del Apocalipsis. Cercana a estas posturas el trabajo de Fernanda Laguna (Buenos Aires, 1972) presente en esta donación con ocho obras, le ha permitido situarse no sólo como artista sino también como poeta, galerista, editora y escritora que aporta una mirada que atraviesa múltiples temas recurrentes del imaginario femenino, incluyendo el deseo erótico, lo lúdico, la irracionalidad, la expresión queer y la preocupación no panfletaria por lo social. También cuestiona la identidad de género y ubica el cuerpo como espacio de transformación y catalizador de cambios Osías Yanov Osías Yanov (Argentina 1980). quien alterna escultura, danza, video y performance.

La colección del Museo Reina Sofía viene desarrollando una línea de investigación sobre el concepto del territorio, entendido como un campo amplio de acción y reflexión. Estas narraciones aparecen en varias de las obras donadas por la Colección Patricia Phelps de Cisneros y ahí se incluyen las del artista venezolano Claudio Perna (Milan, Italia 1938 – Holguín, Cuba 1997), Alessandro Balteo-Yazbeck (Caracas, Venezuela 1972) Carlos Motta (Bogotá, Colombia 1978) Matías Duville (Buenos Aires, Argentina 1974), Luis Fernando Benedit (Buenos Aires, Argentina 1937-2011) o Iñigo Manglano-Ovalle (Madrid, España 1961). Las nueve obras de Perna incluidas en esta donación -piezas producidas entre 1969 y 1988- suponen una aportación indudable a nuestra colección pues nos permite plantear diálogos entre las obras de varios artistas latinoamericanos presentes en los fondos como Felipe Enhrenberg, Osvaldo Salerno y Milagros de la Torre. Por su parte Alessandro Balteo-Yazbeck fue testigo del ciclo acelerado de expansión económica vinculada a la extracción del petróleo y la caída de distintos proyectos de modernización. Marcado por esta época y la sensación de crisis vinculada a ella, el artista explora las redes que sostienen e interpelan a las instituciones sociales y sus relaciones con el poder.

Del colombiano Carlos Motta se recibe la La obra When, if ever, does one draw a line under the horrors of history in the interest of truth and reconciliation? (2009), portafolio de diez serigrafías que delinean un mapa geográfico de países que han experimentado conflictos sociales, aparentemente irreconciliables. Las obras de Matías Duville (Luis Fernando Benedit e Iñigo Manglano-Ovalle) también son parte de esta importante donación y aunque tratan el tema del territorio de formas distintas, sus trabajos abren, de manera conjunta, nuevas vías para considerar las características entrópicas, biológicas e incluso lúdicas de los paisajes que habitamos. El primero desarrolla su obra principalmente a partir del dibujo y la experimentación con soportes y materiales. En las cuatro obras de Íñigo Manglano-Ovalle se representa el mundo natural – paisajes habitados por insectos, mamíferos y anfibios – con el detalle de un naturalista del siglo XIX y la imaginación de un niño descubriendo

Las piezas del escultor neo-concretista Waltércio Caldas (Rio de Janeiro, Brasil 1946) evocan un estado de suspensión y proponen que la ausencia y la presencia son intercambiables. Trabajos donados como O transparente (da serie Veneza) (1997) o en Los Velázquez (1994), manifiestan su preocupación por el espacio como una herramienta para repensar las ausencias de la historia oficial.

Federico Herrero (San José, Costa Rica 1978), es una de las figuras más importantes del arte contemporáneo latinoamericano y las cuatro obras incluidas en esta donación, todas de la serie titulado Catarata (2011), se liberan del plano pictórico para habitarlo de manera corporal.

Los trabajos de Jac Leirner (Sao Paulo, Brasil 1961) tienen que ver tanto con la historia del Constructivismo brasileño como con el legado del Arte Povera y el Minimalismo. La obra incluida en esta donación, titulada To and From (MoMA, Oxford) (1981), crea una nueva narrativa a través de la recolección del material más mundano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.