Compartir

El Real Jardín Botánico (RJB-CSIC) comienza las obras de remodelación de su entrada principal, en la Plaza de Murillo, para ofrecer a sus visitantes un nuevo diseño paisajista de cuyo proyecto se encarga el estudio de paisajismo Fernando Martos, que toma como inspiración las plantaciones de los jardines ingleses, pero teniendo muy presente la tradición del jardín mediterráneo, base principal del RJB.

Con estas obras, que tendrán una duración aproximada de dos meses, “se persigue, fundamentalmente, mantener el interés y la atracción del Jardín a lo largo de todas las estaciones, creando un jardín cambiante donde predominen distintas floraciones dependiendo de la época del año en el que nos encontremos”, explica Jesús Muñoz, director del Real Jardín Botánico, quien ha pedido disculpas por adelantado por las molestias que estas obras puedan originar, “pero que se acometen para ofrecer, a partir de la próxima primavera, un Jardín llamativo desde el aspecto paisajista e interesante desde el punto de vista botánico”.

Durante el periodo de las obras se mantendrá abierto el Real Jardín Botánico, ya que, salvo la zona de la entrada, el resto del Jardín se puede seguir visitando y también en este tiempo estará abierta al público en el Pabellón Villanueva la exposición “Estéticas Botánicas”, que se inaugura este próximo martes 16 de enero hasta el 11 de marzo.

Con este nuevo diseño “se crea un nuevo concepto de jardinería basado en el uso de plantas vivaces, bulbosas y arbustivas del entorno mediterráneo”, en palabras del paisajista Fernando Martos que, junto a Carlos Rodríguez, ingeniero agrícola integrante de su estudio, dirige este proyecto. “Ese interés, al que hace referencia el director del RJB, se mantendrá incluso en una época dura como el invierno, conservando las plantas vivaces y las gramíneas sin podar. La estructura seca de las plantas hará que el Jardín preserve su atractivo”, añade el paisajista.

Un aspecto natural

La plantación tendrá un aspecto muy natural, intercalando grupos de plantas dentro de una matriz de gramíneas autóctonas que servirán de elemento conector de toda la plantación. Este aspecto suelto de la plantación contrastará con la rigidez de la estructura original del Real Jardín Botánico. “Se creará una plantación con una diversidad botánica suficiente para demostrar el potencial del uso de nuevas plantas mediterráneas en nuestros jardines”, señala Martos.

“Las plantas seleccionadas para este diseño soportan bastante bien las condiciones tan severas del clima mediterráneo continental; con fuertes heladas en invierno, prolongados periodos de sequía y mucho calor estival”, apunta Silvia Villegas, jefa de Horticultura del RJB. Como curiosidad, dentro de la plantación habrá una pequeña colección de salvias adaptadas a distintas condiciones en el Botánico como sequía, sombra o competencia con raíces de árboles.

Aprovechando estas obras de remodelación paisajista también se acometerán otros trabajos de infraestructura, de forma paralela, para completar y mejorar el riego del Jardín.

Además de esta remodelación paisajista, recordemos que en el RJB se ha llevado a cabo el último año la rehabilitación de gran parte de su verja histórica y la apertura al tráfico peatonal del Paseo del Prado, en su primera fase, que también está prevista la próxima apertura de una zona de restauración y merchandaising en el Pabellón Villanueva, y a medio plazo acometer esa segunda fase de recuperación de la verja y mejora del Paseo del Prado, e infraestructuras educativas y botánicas (un aula y un invernadero de trabajo, entre otras) con el fin de ofrecer a sus visitantes un Jardín Botánico del siglo XXI sin perder su identidad y sus 262 años de historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.