Compartir

Mujeres PúblicasAnte las quejas manifestadas por parte de algunos sectores a través de diversos medios, en relación a la exhibición de la obra ‘Cajita de fósforos’ (2005), del colectivo “Mujeres Públicas”, en el contexto de la exposición “Un saber realmente útil”, el Museo Reina Sofía quiere dejar constancia de las siguientes cuestiones:

Las obras de arte que están presentes en esta muestra reflejan únicamente las opiniones de sus autores, pero no representan en modo alguno una opinión o actitud del Museo en relación a los asuntos y expresiones que en ellas se manifiestan.

El Museo Reina Sofía respeta la libertad de expresión y la libertad de creación artística, de igual modo que respeta todas las creencias y la libertad de opinión de las personas que han sentido herida su sensibilidad.

Por otra parte, esta institución no ha censurado ni puede censurar la obra de un artista, pues atentaría de lleno contra la libertad de expresión, que viene amparada por nuestra Constitución. El censurar una obra violaría el derecho a la difusión artística.

En lo que se refiere en concreto a la obra en cuestión, que ha sido mostrada anteriormente en otras exposiciones, utiliza una expresión propia de un contexto histórico específico y determinado, y sólo puede ser interpretada y discutida metafóricamente en el presente. Es así como lo entienden las artistas. Asimismo, una obra de arte no tiene una única interpretación y ofrece siempre la posibilidad de expresión de múltiples puntos de vista sobre ella.

Por último, hay que destacar también que, en el ámbito de las funciones que competen al Museo Reina Sofía, éste intenta ser un espacio de diálogo y reflexión sobre distintos temas, algunos de ellos controvertidos, sin que ello implique, en ningún caso, ánimo de ofender o un ataque a las creencias de los visitantes, por los que siente el más absoluto de los respetos, como no puede ser de otra forma.

Mujeres públicas 2Colectivo “Mujeres públicas”

El Reina Sofía sale al paso de las protestas del colectivo Hazte oir, de inspiración católica, que considera que este museo público se pone al servicio del odio religioso contra los católicos, acogiendo las soflamas del colectivo abortista argentino ‘Mujeres Públicas’. «El Papa es argentino y el aborto clandestino». «Si el Papa fuera mujer, el aborto sería ley» son algunas de las proclamas que reproducen estas radicales feministas en la exposición, acompañado por la apología de «La única iglesia que ilumina es la que arde». Todo ello formando parte de una exposición, presentada y que pretende seguir abierta hasta el próximo 9 de febrero, que encima tiene a gala llamarse ‘Un saber realmente útil’.

Mujeres Públicas son Magdalena Pagano, Lorena Bossi y Fernanda Carrizo, un grupo creado en 2003, en Buenos Aires, y concurren en una muestra de más de 30 autores. Traen un vídeoperformance en el que aparecen pintando la expresión «aborto legal» y otras ocho de sus conflictivas acciones perpetradas a lo largo de tres años, siendo permanentemente su presión por la imposición de una legislación de aborto libre en Iberoamérica.

Un saber realmente útil contrasta las matemáticas con la filosofía

Un saber realmente útil toma como punto de partida la noción de “saber realmente útil” acuñada a principios del siglo XIX para contrastar las disciplinas orientadas hacia la producción, consideradas las verdaderamente útiles, como la ingeniería o las matemáticas, y otras “no tan prácticas” como la política, la economía o la filosofía.

Un-saber...Desde esta perspectiva, la exposición aboga por el establecimiento de nuevos modos de aprendizaje y enseñanza recíprocos, así como por repensar las formas de organización política y social. Así, la muestra investiga diversas situaciones educativas heterodoxas, espontáneas, anti jerárquicas, no académicas, centradas fundamentalmente en el potencial transformador del arte.

La exposición reúne obras de más de una treintena de artistas en múltiples formatos (pintura, fotografía, vídeo, tapiz, documentos, murales, etc.) así como 12 instalaciones producidas expresamente para la ocasión. Contará tanto con artistas españoles (el colectivo Subtramas y Nuria Güell) como extranjeros. Entre ellos figuran algunos de reconocida trayectoria como Mladen Stilinovic o Cecilia Vicuña y otros creadores más jóvenes (Brook Andrew, Catarina Simao o Trevor Paglen) o de interesante trayectoria como Hannah Ryggen. En Un saber realmente útil también estarán presentes artistas y colectivos cercanos al activismo, como Victoria Lomasko o el grupo Mujeres Públicas.

Un saber realmente útil cuenta además con un amplio programa de acciones a través de las que se alentará la comunicación con el público y su participación activa. Mediante lecturas, debates y otras acciones se buscará el diálogo sobre temas transversales de la exposición: feminismo, inmigración, sida, economía, seguridad en internet, educación, arte y propaganda, entre otros.

Estas “acciones públicas”, que tendrán lugar en las salas de la exposición, tratan de usar el arte como práctica crítica e inducir a la reflexión para producir conocimiento “realmente útil”. Otro acto programado dentro de este contexto es una charla entre el conocido investigador en seguridad informática y hacker Jacob Appelbaum y el artista Trevor Paglen sobre las interferencias entre las tecnologías, el poder y la esfera pública.

12 COMENTARIOS

  1. A que no se atreven a hacer algo contra el Islam. La diferencia es que la Iglesia de Cristo debe vivir el perdón, y respetar a todos. Aunque sus ideas no sean respetables, como lo demuestra esta obra. Les animo a hacer una exposición de arte y fe se sorprenderían de la acogida Buen día.

  2. muy bien, muy bien una exposición que de libertad al decir público, a los asuntos que nos atañen.
    no se está atacando a la iglesia como creencia espiritual sino como lugar de compra y venta, tal como Cristo volcó las mesas de los vendedores de animales y otras ofrendas, diciendo : “estais haciendo de la casa de mi Padre un lugar de mercadeo e ignominia.”

    • Elena, una exposición “que dé libertad al decir del público” podría ser también una apología de los campos de exterminio nazi y Alemania lo prohíbe expresamente ¿son ellos más atrasados que nosotros? Ninguna incitación al odio y la destrucción debería ampararse bajo la coartada artística. Además nada más demodé que la buscar publicidad con este tipo de provocaciones.

    • No todas las mujeres defienden el aborto. Yo soy mujer y el aborto no es un derecho. Quitar la vida a otro es matar. Creo que la mujer progresista es la que defiende la vida y se hace responsable de sus actos, y protege aunque sea con dificultad a los más debiles, pobres e indefensos. En nombre de una FALSA libertad, algunes defienden el imperialismo de la violencia, y la discriminación. Es mejor ayudar, unirse para ello y apoyar a los y las que lo necesitan. Eso es MÁS VALIENTE.

    • El hombre ¿pasaba por allí? ¿Por qué os empeñáis las abortistas en que los hombres no tienen nada que ver? Yo creía que los hombres podían o no ser padres Si sois progres ¿ por qué no pensais nunca en los demás (hombres y niños) a la hora de querer que vuestras compañeras mujeres maten?

  3. A mi lo que me indigna es saber que no seríais capaces de hacer de hacer una exposición ni parecida contra el Corán( por ejemplo) pero no por fé ni por nada solo por cobardía , aparte ¿ donde está la cultura? ¿donde está el Arte?. Vergonzoso vuestro proceder y vuestra cobardía.
    Antonio Esteban Diaz

  4. A parte del mal gusto evidente en esta supuesta «obra de arte», el argumento de la libertad de expresión artística suena falaz cuando el mensaje de la «obra» vehicula claramente consignas no sólo ya intolerantes, sino que constituyen una invitación a la acción violenta, como es el caso.

  5. Lamento tener que expresar mis sentimientos: Arte o publicidad?. Ya entiendo que la publicidad, del tema que sea, pueda apoyarse en medios muy diferentes de expresión, pero es Arte? No me vale!

  6. A las ingeniosas, inspiradas, progresistas y ejemplarmente demócratas (siendo como tales, respetuosas con los derechos de los que no piensan como ellas, ¡no faltaba más!) autoras de “Cajita de fósforos”, presentada en la exposición, así como a los responsables del museo que la hayan aprobado para exhibirla en uno tan prestigioso como el Reina Sofía (con dinero público, por cierto), les preguntaría si aquéllas no han pecado (laicamente, por supuesto) de timoratas y, puestas a inducir incendios en sedes religiosas, no deberían haber incluido explícitamente como objetivos los locales de Cáritas, de Manos Unidas, los conventos de la Madre Teresa en todo el mundo, las misiones cristianas en África, Asia y América, y, como iglesia mayor, también San Pedro del Vaticano, últimamente “argentinizado”.
    Ahora ya, sin “sarcasmos”: Permitir incitar al odio “hacia el otro” en una exposición en un Museo Nacional debe estar prohibido… si es que ya no lo está.

  7. No he visto esta “exposición de arte” pero las noticias que se dan este boletin son suficiente para rechazarla de la manera mas contundente (como se dice ahora). Que no se confunda el arte con la contruversia. Esta es siempre contra algo y en esta ocasión es contra la Iglesia Católica claramente y sin tapujos. Estan en su derecho pero no el de utilizar locales a instutuciones publicas que son de todos. Los dirigentes del Museo se hacen complices del abuso y por ello, no solo son recriminados sino que se les debe exigir responsabilidad. La llamada exposicion debe ser retirada inmediatamente de ese lugar. Luis Borruel Perez.

  8. El contenido de la llamada “exposición” es incalificable, aunque otras personas antes que yo lo han definido justamente y muy moderadamente de publicitario, fomentador del odio, provocador…etc…es lo mismo.
    Me parece mucho, muchísimo mas grave, la nota del Museo en la que deja constancia del respeto a la “libertad artística” de estas llamadas “artistas”. Hay otro comentario anterior al mío en el que se pregunta si también daría el Museo entrada a un homenaje al holocusto nazi…¡¡por supuesto que no!! Ese es el auténtico problema de nuestra sociedad nihilista en la que todo vale….bueno …¡¡ todo no ¡¡ hay cosas que si están repudiadas por el pensamiento único, pero ¿en lo referente a la iglesia católica ? Vale TODO ( Ojo, solo la católica, no la protestante, ni la musulmana, ni cualquier otra….solo la católica) El catolicismo para estas gentes tan “civilizadas” es el enemigo a batir….precisamente lo mismo que piensan los salvajes de la yihad Islamica, que lo están llevando a cabo de forma horripilante. .
    Por ello mi conclusión es que el Director del Museo debe, no censurar, sino suprimir esta mostruosidad y luego DIMITIR inmediatamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here