Compartir

El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) abre de nuevo las puertas a su valiosa colección de Arte Románico, tras la importante remodelación de las salas que la albergaban, y que se ha llevado a cabo durante los últimos meses. La actualización del discurso museográfico, la racionalización del orden, la selección de las obras y nuevos aspectos a su presentación y conservación han sido los factores que se han modificado y mejorado.

Se trata de un largo proceso, patrocinado por Mapfre, que ha comportado un intenso trabajo de investigación y reflexión transversal e interdisciplinaria que ha implicado tanto al Área de Conservación de Arte Románico como al Área de Restauración y Conservación Preventiva.

La colección de Arte Románico del MNAC está integrada por obras de los siglos XI, XII y XIII, entre las que destaca la excepcional serie de conjuntos de pintura mural, única en el mundo. Estas pinturas, procedentes en gran parte de las iglesias románicas de los Pirineos, fueron compradas y trasladadas al Museo, principalmente, entre 1919 y 1923 para evitar su exportación. La colección se completa con un rico fondo de pintura sobre tabla, de talla en madera, escultura en piedra y orfebrería.

Cambios en la iluminación
En lo que respecta al conjunto de pintura mural románica, las intervenciones realizadas se han centrado muy especialmente en la iluminación y, en algunas de las salas, en el tratamiento del color de los muros de soporte, para favorecer la contemplación de conjuntos tan relevantes como el de Sant Climent de Taüll, Santa María de Taüll, Sant Joan de Boí, Sant Quirze de Pedret, Sorpe, Cardona o Sijena. En cuanto al conjunto de pintura románica sobre tabla, se ha decidido exponer las piezas a una altura mucho más próxima al ojo del espectador.

Por su parte, la escultura en madera y en piedra se ha modificado la forma de presentar estas obras. Se han renovado las peanas, los sistemas de anclaje y las vitrinas con el objetivo de acercar estas obras al público, de potenciar su sentido tridimensional y facilitar las tareas de conservación y limpieza. El recorrido culmina con los objetos de orfebrería, que constituían los tesoros de las iglesias medievales.

Este cierre temporal de la sala de Arte Románico ha permitido abordar algunas intervenciones puntuales de conservación-restauración difícilmente compatibles con la abertura de la colección al público. Durante los meses que ha durado la clausura, una parte importante de la colección se ha podido admirar en la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en Madrid.

Nuevas actividades educativas y formativas
Además, la remodelación de las salas de Románico ha comportado la actualización de algunas de las actividades educativas que el MNAC, después de los meses de cierre, volverá a ofrecer a partir de otoño al público escolar y familiar. En octubre se pondrá en marcha también una nueva propuesta de Los enigmas del MNAC centrada en esta colección.

En este sentido, el museo organizará una mesa redonda y un ciclo de conferencias que se celebrarán en el auditorio del Museo y en las salas de arte Románico, donde diversos especialistas explicarán el proyecto de la remodelación.

Remodelación de la Colección del Románico
Museo Nacional de Arte de Cataluña
Superficie remodelada: 2803 m2
Superficie de la colección de Arte Románico: 2.803 m2
Número de obras expuestas: 145
Iluminación directa: 324 focos con lámparas halógenas y 300 focos Led
Alumbrado de vigilancia/limpieza: 35 focos, con tecnología Led

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here