Compartir

Por primera vez se muestran los manuscritos sixtinos recuperados por Francisco Antonio Lorenzana en 1798

Los libros fueron ilustrados por las más expertas manos, mostrando complejos esquemas decorativos, escudos y textos que conforman un conjunto de documentos importantísimos en la historia, tanto de la Iglesia Católica como  de los manuscritos miniados. La exposición muestra la excelente conservación de los códices, realizados con los mejores materiales disponibles en su momento para el taller del Papa. Varios de estos códices se han restaurado para la ocasión en el Laboratorio de la BNE.

La Infanta Elena inaugura el próximo 19 de octubre,  en la Biblioteca Nacional de España, la exposición “Códices de la Capilla Sixtina: manuscritos miniados en colecciones españolas”, que permanecerá abierta hasta el 9 de enero. Organizada por la Biblioteca Nacional de España (BNE), la Catedral Primada de Toledo y el Centro de Estudios Europa Hispánica (CEEH), muestra por primera vez al público los manuscritos sixtinos recuperados por el cardenal Francisco Antonio Lorenzana en 1798.

Directamente para el uso de los Papas y para los servicios litúrgicos de la Capilla Sixtina, la colección de cuarenta códices, fechados entre los siglos XV y XVIII y profusamente ilustrados, fue adquirida por el cardenal Lorenzana, legado extraordinario de Carlos IV ante la Santa Sede, y enviada a Toledo para salvarla de la ocupación francesa. La exposición Códices de la Capilla Sixtina cuenta con la colaboración del Meadows Museum de Dallas (Estados Unidos) y con el patrocinio de la Fundación Endesa y de Eisys S.p.A.

Un épico viaje desde Roma a Toledo. La exposición presenta un conjunto de códices ilustrados con miniaturas procedentes de la Sacristía de la Capilla Sixtina, dispersados durante la ocupación francesa de Roma y adquiridos en 1798 por el cardenal Francisco de Lorenzana, quien como arzobispo de Toledo los donó a la Biblioteca de la catedral primada, donde han permanecido hasta nuestros días.

Francisco Antonio de Lorenzana es una de las figuras más significativas de la Ilustración española. Asistió y aconsejó al Papa durante la invasión francesa de finales del siglo XVIII, y adquirió y salvó esta colección. El cardenal Francesco Antonio Lorenzana  (1722 – 1804), arzobispo de Toledo, Primado de España, y embajador del rey Carlos IV ante la Santa Sede, recuperó estos documentos para evitar que se dispersara más aún una de las colecciones de códices más importantes del mundo, tras el saqueo del Vaticano y finalmente de la  Sacristía de la Capilla Sixtina.  En 1798, negoció la adquisición de un magnífico conjunto de códices que posteriormente donó para la posteridad a la Biblioteca Capitular de Toledo en España.

Por primera vez se cataloga y estudia este fondo de gran valor histórico-artístico. Estos extraordinarios códices miniados se han conservado en la Catedral Primada de Toledo, en la colección Borbón-Lorenzana de la Biblioteca de Castilla-La Mancha y en la Biblioteca Nacional de España.  Por primera vez y para esta ocasión se ha podido reconstruir uno de los núcleos de manuscritos litúrgicos más importantes y valiosos del patrimonio bibliográfico pontificio, que permitirá contemplar la belleza y estudiar la evolución de la miniatura romana entre los siglos XV y XVII.

De España a Texas. La exposición  permanecerá en la Biblioteca Nacional de España del 20 de octubre al 9 de enero de 2011 y después viajará a Dallas (Texas), Meadows Museum, Southern Methodist University, para mostrar estos importantes documentos desde el 21 de enero al 24 de abril de 2011.

Datos de interés:

Códices de la Capilla Sixtina: manuscritos miniados en colecciones españolas
Dónde: Sala Hipóstila de la Biblioteca Nacional de España. (Pº de Recoletos 20-22,  Madrid)
Fechas: Del 20 de octubre de 2010 al 9 de enero de 2011
Horario: De martes a sábados, de 10.00 a 21.00 horas. Domingos y festivos de de 10.00 a 14.00 horas. Último pase 30 minutos antes del cierre.

Comisarias: Elena De Laurentiis y Emilia Anna Talamo

La Colección Borbón-Lorenzana es, por su riqueza y singularidad, una de las secciones más notables de los fondos de la Biblioteca de Castilla-La Mancha. La colección está compuesta por unos 700 manuscritos, 414 incunables y más de 100.000 libros impresos entre los siglos XVI y XIX. Esta magnífica colección tiene su origen en la Biblioteca Arzobispal que el cardenal ilustrado Francisco Antonio de Lorenzana abrió en su Palacio en 1773 por mandato del rey Carlos III. En ella reunió el legado bibliográfico de aquellos fondos pertenecientes a sus antecesores en el arzobispado, los libros valiosos y objetos curiosos que él mismo trajo de su estancia en Méjico (y con los que conformaría un Gabinete de Historia Natural) y los más de nueve mil libros propiedad del colegio de Jesuitas. Dicha colección se enriqueció en 1794 con los libros del futuro cardenal Luis María de Borbón. (Biblioteca de Castilla-La Mancha)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here