publicidad

El Museo Reina Sofía asegura la accesibilidad a las personas sordas a través de las signoguías.

20 noviembre, 2007 | Por | Categoría: Actualidad | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

Se trata de la primera experiencia de este tipo que se pone en marcha en un Museo de titularidad pública.

El proyecto ha contado con el impulso de la Fundación Orange y la colaboración de la Fundación CNSE.

El Museo Reina Sofía ya dispone del servicio de “Signoguías”, un paso más para lograr la supresión de barreras y facilitar el acceso a las colecciones a todos los visitantes. Constituye éste un proyecto absolutamente innovador que asegura la accesibilidad de las personas sordas y con discapacidad auditiva a los contenidos del Museo. Esta iniciativa se ha desarrollado en el marco de los Programas de Accesibilidad que lleva a cabo el Departamento de Educación de esta institución y ha contado con el impulso de la Fundación Orange, la colaboración de la Fundación CNSE y el apoyo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través del Plan Avanza.

Un sistema interactivo.

El servicio de Signoguías, el primero de estas características que se pone en marcha en un museo de titularidad pública, es gratuito y complementa el de Audioguías, disponible para el público en general en varios idiomas. Funciona a través de un dispositivo PDA (Personal Digital Assistant) en el que se han incorporado vídeos con grabaciones en Lengua de Signos Española (LSE) y subtítulos con explicaciones de varias de las obras más importantes de la Colección Permanente del Museo, permitiendo así a las personas sordas realizar un recorrido completamente autónomo.

Además, para convertir la Signoguía en un instrumento aún más atractivo, interactivo e interpretativo, se han incluido reproducciones de obras de arte que se relacionan con las piezas comentadas, fotografías de sus autores, un plano de localización, un glosario de términos artísticos, los créditos de las obras y distintos
sistemas interactivos que permiten al visitante hacer un recorrido participativo y explorar más a fondo estas creaciones, sus detalles y significados.

A este contenido, más específico, se suma información general del Museo, plano de localización, horarios, servicios disponibles, actividades o la historia del edificio.
EL CONTENIDO
La Signoguía comienza siempre con un mensaje de bienvenida, desde el que se accede a la explicación del funcionamiento del sistema y a las diferentes opciones disponibles para efectuar el recorrido.
Por el momento se ha incluido una selección de nueve obras de la Colección Permanente, selección que irá aumentando de manera progresiva:

– La fábrica dormida, Vázquez Díaz, 1925
– Sonia de Klamery, Anglada Camarasa, 1913
– La tertulia del Café del Pombo, Gutiérrez Solana, 1920
– Cabeza de mujer (Fernande), Picasso, 1909
– Violín y guitarra, Juan Gris, 1913
– Guernica, Picasso, 1937
– El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella, Alberto, 1937
– El gran masturbador, Dalí, 1929
– Toros (Tauromaquia), Benjamín Palencia, 1933

A partir de estas obras se abordan temáticas como “Luz y color”, “Sensualidad y refinamiento”, “Tradición pictórica española”, “Proceso de trabajo”, “La cuarta dimensión”, “Valor universal de Guernica”; “El pabellón de París de 1937”, “Método paranoico crítico” o “Formas orgánicas surrealistas”.

DESARROLLO DEL PROYECTO

El Departamento de Educación del Museo Reina Sofía se ha encargado del desarrollo de los contenidos de la Signoguía, comprometido siempre con su adecuación con los estándares de calidad y funcionalidad requeridos por la institución para un proyecto tan pionero, trascendente y paradigmático: se ha trabajado en la selección y elaboración de los contenidos, la gestión y pago de los permisos de reproducción de las obras de arte, la propuesta de juegos interactivos, y la coordinación y supervisión de todo el programa.

El proyecto puede ver la luz gracias al apoyo recibido de la Fundación Orange, que ha financiado el desarrollo y ejecución de esta iniciativa, que se encuadra dentro de su actividad orientada a mejorar la calidad de vida de los colectivos menos favorecidos a través de las tecnologías.

Por otra parte, ha sido fundamental la participación de la Fundación CNSE (Confederación Estatal de Personas Sordas) para la Supresión de Barreras de Comunicación, entidad responsable de la traducción a lengua de signos española y del subtitulado de los contenidos de las signoguías, que además ha asesorado al Museo sobre las necesidades de las personas sordas y el tipo de adaptaciones que precisan. Esta colaboración técnica, ha sido completada por Antenna Audio como empresa encargada de la realización y la programación de los equipos PDA. Una vez finalizado el guión, todas las partes implicadas trabajaron con celeridad, ante la necesidad de que las Signoguías estuviesen disponibles lo antes posible. Hoy ya es una realidad y el Museo dispone para el público que lo precise de un total de seis dispositivos PDA.

Esta iniciativa se produce unas semanas después del reconocimiento legal de la lengua de signos española. Precisamente, esta norma está llamada a eliminar la existencia de las barreras de comunicación que existen en nuestra sociedad y que han impedido tradicionalmente el acceso a la cultura y al conocimiento de las personas sordas y con discapacidad auditiva. Su intención es impulsar el libre acceso a la información, incluida la artística y cultural. Por tanto, el proyecto que hoy se presenta en el Museo, en definitiva, contribuirá a ir haciendo realidad el espíritu de la ley y a propiciar una sociedad más inclusiva e igualitaria.

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad