publicidad

La bielorrusa Svetlana Alexievich, premio Nobel de Literatura por su compromiso con el sufrimiento humano

08 octubre, 2015 | Por | Categoría: Noticia destacada | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

alexievich_postcardEl premio Nobel de literatura 2015 ha sido otorgado a la escritora bielorrusa Svetlana Alexievich “por su obra polifónica, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo”, según ha anunciado la Academia sueca.

Svetlana Alexievich nació el 31 de mayo de 1948 en Ivano-Frankivsk en Ucrania, de padre bielorruso y madre ucraniana. Una vez que su padre terminó el servicio militar la familia se mudó a Bielorrusia, donde sus padres trabajaron como maestros. Tras graduarse, Alexievich trabajó como maestra y periodista. Entre 1967 y 1972 estudió periodismo en la Universidad de Minsk.

Al terminar sus estudios y a causa de sus opiniones críticas, fue obligada a aceptar un trabajo en un periódico provincial en Brest, cerca de la frontera polaca. Luego volvió a Minsk donde encontró trabajo en el periódico Sel’skaja Gazeta. Durante muchos años recopiló material para su libro U vojny ne ženskoe lico (1985; War’s Unwomanly face, 1988), basado en entrevistas a cientos de mujeres que participaron en la Segunda Guerra Mundial. Esta obra es la primera de su poderosa serie de libros “Voces de la Utopía”, donde se describe la vida en la Unión Soviética desde la perspectiva del individuo.

Con su original método de trabajo – un meticuloso collage de voces humanas – Alexievich enriquece nuestro conocimiento de toda una época. Las consecuencias de la castástrofe nuclear de Chernóbil en 1986 es el tema de Černobyl’skaja molitva (1997; La plegaria de Chernóbyl – crónica del futuro, 2002). El libro Cinkovye mal’čiki(1990; Zinky Boys – Soviet Voices from a Forgotten War, 1992) es un relato de la guerra de la Unión Soviética en Afganistán entre los años 1979 y 1989. Su obra Vremja second chènd (2013; “Tiempo de segunda mano”) es el último libro editado de la serie “Voces de la Utopía”. A este proyecto vital pertenece también Poslednie svideteli (1985; “Los últimos testigos”).

Las escritos de la enfermera y escritora Sofía Fedórchenko (1888-1959) sobre las vivencias de los soldados rusos durante la Primera Guerra Mundial y los relatos documentales del escritor bielorruso Ales Adamovich (1927-1994) sobre la Segunda Guerra Mundial han sido fuentes de inspiración para Alexievich. Svetlana Alexievich ha vivido largos períodos en el extranjero a causa de su posicionamiento crítico con el regimen, entre otros países en Italia, Francia, Alemania y Suecia.

ChernobilEn Tsinkovye Málchiki (“Los chicos de cinc”), 1989, compila un mosaico de testimonios de madres de soldados rusos que participaron en la Guerra de Afganistán; en Zacharovannye Smertiu (“Cautivados por la muerte”), 1993 ofrece la visión de aquellos que no pudieron sobrevivir a la idea de la caída del régimen soviético y se suicidaron. Voces de Chernóbil (1997), uno de los pocos libros suyos traducidos al castellano (2006), expone el heroísmo y sufrimiento de quienes se sacrificaron en la catástrofe nuclear de Chernóbil. En su última obra, El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo, publicado a la vez en alemán y en ruso en 2014, procura hacer un retrato generacional de todos los que vivieron la dramática caída del utópico estado comunista soviético.

Su obra es en suma una crónica personal de la historia de los hombres y mujeres soviéticos y postsoviéticos, a los que entrevistó para sus narraciones durante los momentos más dramáticos de la historia de su país, como por ejemplo la II Guerra Mundial, la Guerra de Afganistán, la caída de la Unión Soviética y el accidente de Chernóbil. Abandonó Bielorrusia en el año 2000 y estuvo viviendo en París, Gotenburgo y Berlín. En 2011 Aleksiévich volvió a Minsk.

Varios libros suyos han sido publicados en Europa, Estados Unidos, China, Vietnam e India. Desde 1996 ha recibido numerosos premios internacionales, como el polaco Ryszard-Kapuściński en 1996, el Premio Herder en 1999 y el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán (2013) entre otros. En 2015 le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura por su obra que, de acuerdo con el jurado, es ‘un monumento al valor y al sufrimiento en nuestro tiempo’.

En español se ha publicado Voces de Chernóbil. Ha Recibido, entre otros, el Premio del Círculo de Críticos de Estados Unidos.

Foto: Margarita Kabakova/Ersatz AB (www.nobelprize.org)

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad