El Ministerio de Cultura y Deporte conmemora a lo largo de 2022 el centenario de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español. Las actividades para celebrar esta efeméride comenzarán en febrero con la presentación pública dentro de la colección permanente del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de la obra ‘Cabeza de mujer joven’ de Pablo Picasso, declarada inexportable en 2012 por informe de este organismo.

El acto coincidirá con la celebración de una reunión extraordinaria en el mismo museo, la primera que tendrá lugar de manera presencial, después de casi dos años de plenos virtuales debido a la pandemia.

Otro de los hitos que se organizarán con motivo de este centenario será una exposición en los Museos y Archivos Estatales, así como en el Instituto del Patrimonio de España (IPCE) y la Biblioteca Nacional de España (BNE), de las piezas más significativas adquiridas por el Ministerio de Cultura y Deporte a través de la Junta.

Además, se celebrarán unas jornadas sobre la trayectoria y funciones de este organismo, en las cuales se tratarán algunos de los expedientes y asuntos más notorios en los que ha sido fundamental su intervención, como el caso del Ecce Homo de Caravaggio.

Además, el Ministerio de Cultura y Deporte editará los catálogos en los que se recogen las adquisiciones realizadas con cargo al presupuesto de la Dirección General de Bellas Artes correspondientes a los últimos seis años y pondrá en funcionamiento una buscador online con toda la información relativa a las piezas adquiridas desde el año 2000.

Antecedentes

El antecedente directo de la actual Junta de Calificación fueron las Comisiones de Valoración de Objetos Artísticos, creadas por real decreto publicado en la Gaceta de Madrid el 19 de febrero de 1922. Estableció Comisiones en Madrid, Barcelona, San Sebastián, Valencia, Sevilla y Palma de Mallorca, siendo sus competencias principales la tasación y el control de la salida de España de bienes culturales.

Posteriormente, en junio de 1960, mediante el Decreto sobre exportaciones de obras de importancia histórica o artística se estableció la unificación de todas esas Comisiones en una sola Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Importancia Histórica o Artística, que continuó realizando su labor hasta la promulgación de la actual Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español y el Real Decreto 111/1986 de desarrollo parcial de esta Ley, en la que se adopta la configuración y funciones que a día de hoy tiene la Junta.

Funciones de la Junta

Galardonada en 2021 con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico es un organismo consultivo interministerial, eminentemente técnico y perito, que, mediante el estudio de las distintas propuestas y expedientes que se le presentan, asesora a la Administración General del Estado antes de que esta resuelva administrativamente los asuntos relativos a los bienes muebles de nuestro patrimonio cultural.

Sus principales funciones son las de informar sobre la conveniencia de conceder autorizaciones para la exportación e importación de bienes culturales, así como la de emitir propuestas para la adquisición, por parte del Estado, de bienes para que se incorporen a las colecciones de los museos, archivos y bibliotecas estatales, así como muchas otras relativas a la protección del patrimonio, como la adopción de la medida cautelar de la inexportabilidad, la valoración de los bienes ilegalmente exportados, etc.

Composición de la Junta

La Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico está conformada por 22 miembros y un secretario.

Un total de 18 vocales son designados por el ministro de Cultura y Deporte, 15 de ellos a propuesta del director general de Bellas Artes y tres a propuesta del director general del Libro, entre personas de reconocida competencia en los distintos campos de actuación de la Junta.

Los otros cuatro Vocales restantes son designados por el ministro de Hacienda y Función Pública, uno a propuesta del director general de Aduanas e Impuestos Especiales y tres a propuesta del director general de Tributos.

Además, el ministro de Cultura y Deporte nombrará libremente un presidente y un vicepresidente de entre los miembros de la Junta que le proponga el director general de Bellas Artes.

El cargo de miembro de la Junta tiene una duración de dos años, pudiendo sus integrantes ser designados de nuevo, sin que exista un límite de nombramientos consecutivos. La estructura de la Junta se completa con la figura del secretario, el cual tiene voz pero no voto y será el titular de una unidad dependiente de la Subdirección General de Registros y Documentación del Patrimonio Histórico, propuesto por el director general de Bellas Artes.

Artículo anteriorCultura declara el Belenismo como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial
Artículo siguienteColoquio sobre sexualidad digital y posthumanismo en el Museo Picasso Málaga

Deja un comentario