La sala de fotografía del Museo de la Academia acoge una selección de obras de Carlos Pérez Siquier que forman parte de las colecciones de la corporación. Además, se expone material bibliográfico y hemerográfico procedente de la colección Pedro Melero / Marisa Llorente.

Carlos Pérez Siquier (1930-2021) fue uno de los grandes renovadores de la fotografía española de la postguerra. A él y a José María Artero (1921-1991) se debe la creación del modesto boletín Afal –acrónimo de la Asociación Fotográfica Almeriense–, que pronto se distinguió por su pugnaz oposición al oficialismo tardopictorialista y por su decidido compromiso con la realidad social de la España de la época. Afal trascendió pronto los límites geográficos de Almería para convertirse en la publicación fotográfica más influyente y renovadora de las que se publicaron en el deprimido panorama cultural español de aquellos años. A través del boletín se dieron a conocer buena parte de los más grandes representantes de la vanguardia documental, como Ramón Masats, Oriol Maspons, Xavier Miserachs, Ricard Terré, Paco Gómez, Gabriel Cualladó y el propio Pérez Siquier.

Pero Pérez Siquier fue mucho más que uno de los creadores de Afal. En 1956 y 1957 realizó su célebre reportaje sobre el barrio almeriense de La Chanca, su trabajo más conocido y seguramente el mejor, junto a sus fotografías en blanco y negro de los días del tardofranquismo. En aquellas imágenes se advierten ya algunos de los rasgos singulares de su mejor fotografía, cercana a una suerte de realismo mágico, a medio camino entre el documento analítico y el puro rigor formalista. Más tarde fue puliendo esa estética de lo mágico, incorporando ciertos matices surrealistas, en la que se advierte el sentido del humor, la ironía y la indisimulada ternura, que siempre se encuentra en su obra.

A lo largo de más de medio siglo de dedicación, Pérez Siquier llegó a crear una obra monumental, que refleja la evolución estética y social del país, la misma que experimentó su propia fotografía. Entre 1957 y el final de su vida, Pérez Siquier no supo resistirse a la seducción del color, que le permitió captar el aire mágico de su tierra y el gozo exultante que se refleja en la luz del Mediterráneo, la misma en la que abrió sus ojos. La mayoría de fotografías expuestas las realizó en La Chanca, diez años después de su primera incursión en el barrio, al que no dejó de volver desde los días ya remotos de sus primeras imágenes. (Publio López Mondéjar).

Carlos Pérez Siquier
14 de diciembre de 2021 – 19 de junio de 2022
Sala de fotografía del Museo. Planta tercera
Horario de apertura del Museo
Precio de la entrada al Museo
Uso obligatorio de mascarilla

Artículo anteriorUna cabina telefónica recordará a Antonio Mercero en Chamberí
Artículo siguienteUn espectacular videomapping se proyectará sobre el Palacio de Cibeles

3 COMENTARIOS

Deja un comentario