La exposición ‘Habitus-habitare’ ha abierto al público en Palacio Quintanar, con el apoyo del Istituto Italiano di Cultura. Se trata de un proyecto site-specific concebido por el propio artista, el escultor italiano Teodosio Magnoni, con el comisario Pedro Medina. La exposición, compuesta por 57 piezas, podrá visitarse hasta el 27 de marzo de 2022 y reivindica el singular lenguaje del artista como una oportunidad única para dialogar con Palacio Quintanar, en Segovia.

Se ha abierto al público la exposición ‘Habitus-habitare’, que se podrá visitar hasta el 27 de marzo en Palacio Quintanar, en Segovia. La muestra concebida por el propio artista Teodosio Magnoni está comisariada por Pedro Medina y cuenta con el apoyo del Istituto Italiano di Cultura. El escultor italiano Teodosio Magnoni, recientemente fallecido, está considerado como una de las figuras esenciales en el panorama internacional de escultura y cuenta con más de 50 exposiciones individuales realizadas en prestigiosos museos y galerías del circuito internacional.

En ‘Habitus-habitare’ las 57 piezas que componen la muestra “habitan” la fisonomía renacentista del palacio con el rigor y la esencialidad de unas obras que enseñan a trabajar con el espacio desde el interior de estas, de tal modo que propicia una reflexión sorprendente sobre lo que significa habitar un lugar. ‘Habitus-habitare’ acompaña al visitante a través del universo creativo de Teodosio Magnoni gracias a una serie de ambientes, distribuidos en la planta baja del Palacio, incluidos el patio y el jardín, que permiten contemplar su evolución personal, comprendida en el concepto de “habitar” desarrollado por el artista.

Contenido de la muestra

‘Habitus-habitare’ recibe al visitante con una pieza clave, M-Mistero (1962), en la que plasma perfectamente la transición de la pintura a obras con volumen, construyendo una sutil y misteriosa profundidad en lo que parece inicialmente la superficie del cuadro. Desde ahí dará comienzo una honda reflexión sobre la escultura y su relación con el espacio, o más bien a “trabajar” con el espacio.

La obra de Magnoni teóricamente se apoya en la reflexión de Heidegger sobre la escultura como “lugar”, que el artista asume para ir proponiendo diversas maneras de entender la “espacialidad del cuerpo”. Estas premisas le conducirán en las siguientes décadas a ensayar distintas maneras de intervenir el espacio público y a numerosas variantes escultóricas que crecen alrededor del “vacío”, concebido este último como un componente fundamental de la forma.

Asimismo, la exposición da buena prueba de esta vía experimental a través de varias piezas donde su búsqueda de esencialidad y purismo geométrico construyen una amplia gama de escenarios, desde la tensión con lo bidimensional y sugestivas instalaciones a las grandes esculturas monumentales realizadas desde 1992, que tienen como obra más significativa la ‘Torre dei colori che cambiano’ (2002), en el Aeropuerto de Fiumicino (Roma). En todas ellas se pueden apreciar magistrales contrastes: cromáticos, entre claro y oscuro, vacío y lleno, dinamismo y estatismo, que logran atrevidos equilibrios entre formas y reflexión de la luz.

Destacar el diseño expositivo que privilegia la percepción inmediata de las obras, sin mediación alguna. La muestra dedica las dos salas finales a profundizar en el proceso creativo de Teodosio Magnoni, por medio de la proyección de un vídeo y especialmente gracias a la elocuente serie de maquetas y dibujos preparatorios de sus esculturas.

TEODOSIO MAGNONI
Offanengo, Cremona. Italia 1934 – Viterbo. Italia 2021

Tras sus estudios en la Accademia Carrara de Bérgamo y en la escuela de mosaicos de Ravenna, Magnoni inició un largo viaje fuera de Italia, cuyo punto de partida fue Málaga, tras las huellas de Picasso. Le siguieron otros países como Suiza, Holanda y, sobre todo, Suecia, donde conoció a su mujer Kerstin, con la que se establecerá en Roma en 1959. En estos viajes resulta crucial su visita en 1961 a la exposición de arte cinético Rörelse i konsten (El movimiento en el arte). Magnoni, quien hasta ese momento era un pintor de vocación, queda impactado por los ambientes generados en la muestra y por cómo el movimiento crea una relación con el espacio circundante.

Su primera exposición individual tiene lugar en 1965 en la histórica galería La Salita de Roma. Desde entonces realiza más de 50 exposiciones individuales. Cabe destacar su presencia en las Bienales de Venecia de 1976 (con sala personal) y de 1978, la exposición en el Karl Ernst Osthaus Museum de Hagen (Alemania, 1978), las muestras antológicas en el Palazzo dei Consoli di Gubbio (1987), en el Palazzo del Comune di Venzone (Udine, 1992), en Rocca di Umbertide (Perugia, 1996), en la Galleria Comunale d’Arte di Cesena (2001) y en Brufa di Torgiano (Perugia, 2007).

Asimismo, ha participado en numerosas exposiciones históricas como ‘Km 149000000’ (Palazzo dei Diamanti, Ferrara, 1968), ‘Arte in Italia’ (GAM, Turín, 1960-1977), ‘Operazione Arcevia. Comunità esistenziale’ (Galleria Nazionale d’Arte Moderna, Roma, 1980), ‘Linea della ricerca artistica in Italia 1960-1980’ (Palazzo delle Esposizioni, Roma, 1981), ‘Seven Contemporary Sculptors from Rome’ (Sculpture Center, New York, 1987), ’60-90 trente ans d’avant-gardes romaines’ (Musée Chateau d’Annecy, 1991), ‘Arte Contemporanea. Lavori in corso 6’ (MACRO, Roma, 1999), ‘Arte, architettura/città’ (Palazzo delle Esposizioni, Roma, 2001), ‘Roma Punto Uno’ (Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, Seúl, Tokio, Osaka, 2004), ‘Incontri di percorso’ (MUSMA, Matera, 2009), ‘An artist and his work’ (Istituto Italiano di Cultura, Nueva York, 2009) y ‘Arte a Palazzo’ (Fondazione Federico II, Palermo, 2011).

Cuenta con esculturas de dimensiones monumentales en Velletri (Roma, 1992), en el Edificio de la FAO (Roma, 1993), en el Museo de Arte Contemporáneo de Maglione (Turín, 1999), en el Aeropuerto Leonardo da Vinci (Fiumicino, Roma, 2002), en la Galleria Giovanni XXIII (Roma, 2004), en Brufa di Torgiano (Perugia, 2007), en el Museo Albornoz (Spoleto, 2007) y en Capranica (Viterbo, 2019). Ha sido académico de San Luca de 2009 a 2021.

Artículo anteriorRecital lírico en el auditorium del Museo Picasso Málaga
Artículo siguientePromoción internacional del cine español en Mostra Espanha

Deja un comentario