Con el nombre Inacabado, ¿Inacabado? el Museo Nacional de Escultura ha concebido un ciclo de conferencias en el cual se reflexiona, de forma amplia, sobre los límites de la obra de arte, a propósito de la exposición Non finito. El arte de lo inacabado. Porque la idea de obra terminada tiene algo de ficción ya que el estado de conclusión definitiva no siempre es evidente. ¿Cómo saber que ya no cabe una pincelada más, un último golpe de cincel? ¿Cuándo un relato mítico ha quedado cerrado para siempre? ¿No es cierto como decía W. H. Auden, que «un poema nunca está terminado», solo se abandona»?

Todas las conferencias se celebrarán en el salón de actos del Palacio de Villena y el acceso será libre y gratuito hasta completar el aforo.

Distintas reflexiones sobre el arte «inconcluso»

El ciclo se inició el jueves 28 de octubre con la conferencia Eros y Psique, una historia interminable, a cargo de la investigadora y ensayista María Tausiet, un referente en la historia cultural de las creencias populares.

El jueves 4 de noviembre el Conservador Jefe del Gabinete de Dibujos y Estampas del Museu Nacional d’Art de Catalunya, Francesc Quílez, se sumerge en el aparente incompletitud de la obra de un pintor fundamental en la pintura española del XIX. En La paradoja del perfeccionista, el «non finito» en la obra de Mariano Fortuny los asistentes podrán comprender la audacia e innovación que irradia de la obra de este precursor de la pintura moderna. Un artista de trayectoria tan brillante y eficaz, como repleta de obras inconclusas, mutiladas en pleno proceso creativo.

Precisamente la condición fragmentaria, por su viveza y autenticidad, será una de las facetas que los artistas del siglo XX más valorarán a la hora de concebir sus propias obras. El escritor Carlos Martín —conservador Jefe de la Fundación Mapfre— reflexiona en Facciamola Finita! Acabar la obra o acabar con la obra, que tendrá lugar el jueves 11 de noviembre.

Varios Premios Nacionales se reúnen en Valladolid

El ciclo de conferencias concluirá el jueves 18 de noviembre con la mesa redonda de título homónimo: Inacabado, ¿Inacabado? En ella se reunirán cuatro personalidades referenciales en sus respectivos campos artísticos. Por un lado acudirán dos artistas plásticos de reconocido prestigio: Eva Lootz —Premio Nacional de Artes Plásticas en 1994— e Ignasi Aballí —Premio Joan Miró en 2015—, del cual se muestra una obra en Non finito. El arte de lo inacabado. También estarán presentes el compositor José María Sánchez Verdú —Premio Nacional de Música en 2003— y el reconocido fotógrafo José Manuel Navia —autor de numerosos libros de fotografía y colaborador habitual de El País Semanal, National Geographic o Geo—.

Todos ellos debatirán sobre el sentido último del arte, sobre los procesos que guían al artista durante el desarrollo de su obra y cuando se considera que algo «verdaderamente» ha quedado concluido.

Un programa cultural propio para una exposición singular

Como complemento a este ciclo el martes 9 de noviembre se proyectará en el salón de actos del Palacio de Villena, la película documental La casa Emak Bakia (2012), del joven cineasta navarro Oskar Alegría, el cual acudirá al Museo Nacional de Escultura a presentar su filme. Alegria fue elegido por la revista Variety como uno de los 10 cineastas más prometedores. Este largo, el primero de su carrera, se ha presentado en 70 festivales internacionales y galardonado con 15 premios. El programa «Versión Española» eligió este filme como película revelación del año 2013.

Emak Bakia —que en euskera viene a ser «déjame en paz»— es el título de uno de los proyectos más vanguardistas de Man Ray. Alegría se adentra en los pormenores de esta obra para localizar el lugar exacto donde el artista estadounidense grabó su película, una casa que nadie recordaba y cuyo nombre no figura en los archivos. La imagen de la puerta principal, dos columnas de una ventana y un fragmento de costa serán las únicas pistas en las que el director se apoyará para reconstruir, con ayuda del azar y el viento, una historia fascinante.

Dentro del programa, como viene siendo habitual en el Museo Nacional de Escultura, la música tiene una dimensión preponderante. Con el título Músicas truncadas, el Cuarteto Ribera ofrecerá un concierto con obras de Haydn, Schubert, Rachmaninov y Grieg, el viernes 19 de noviembre en la Capilla del Colegio de San Gregorio —12 € (10 € para Amigos del Museo), entradas a la venta en la FAMEVA—. El 10 de diciembre, dentro del programa MusaE —Música en los Museos Estatales— nos visitará Miguel Bonal, un prometedor violagambista que ofrecerá un emocionante concierto en este mismo escenario. El punto final a esta programación lo pondrá el pianista Diego Fernández Magdaleno el sábado 8 de enero, con un recital centrado en la obra de Gyorgy Kurtág, uno de los maestros contemporáneos más afines a la estética del «non finito».

Artículo anteriorSemana de la Ciencia en el Museo del Ferrocarril
Artículo siguienteCapital Española de la Gastronomía 2022 se elegirá en INTUR (Valladolid)

Deja un comentario