El Museo Arqueológico Nacional se adentra en el mundo funerario egipcio con su nueva ‘Vitrina Cero’. Dispuestos entre los vendajes o insertados en las mallas que cubrían el cuerpo momificado, los amuletos protegían a los difuntos en el antiguo Egipto gracias a sus propiedades mágicas. Además de un amplio repertorio de amuletos, podrán verse una malla funeraria y un cartonaje conservados en las áreas de reserva del museo.

El Museo Arqueológico Nacional (MAN) inaugura hoy un nuevo módulo expositivo en su ‘Vitrina Cero’, un espacio destinado a mostrar bienes y temas singulares, en ocasiones inéditos, que complementan y enriquecen la exposición permanente.

La creencia en la eficacia de los amuletos ha estado presente en las culturas humanas desde la más remota antigüedad. ‘Amuletos funerarios egipcios. Protección y magia en el Más Allá’ muestra que estos objetos fueron una de las manifestaciones más representativas del antiguo Egipto. Se elaboraron con diversos materiales de alto valor simbólico, como la fayenza, el lapislázuli, el basalto, el oro, la plata, entre otros, y adoptaron formas muy variadas, siendo frecuentes las representaciones de divinidades, animales sagrados, partes del cuerpo o atributos de poder.

Tras la muerte, los amuletos se disponían entre los vendajes o se insertaban en las mallas que cubrían al difunto momificado con el fin de proteger, conservar y regenerar el cuerpo. Además de un amplio y significativo repertorio de amuletos, se exponen también una malla funeraria y un cartonaje, elementos igualmente asociados a la protección del cuerpo y el alma del difunto tras su muerte.

La nueva ‘Vitrina Cero’ podrá disfrutarse hasta el 16 de enero de 2022 en la primera sala de la exposición permanente del MAN, museo estatal perteneciente al Ministerio de Cultura y Deporte. Este espacio se renueva trimestralmente para dar la oportunidad a todos los visitantes de acercarse al museo y conocer nuevas y atractivas propuestas cada vez.

Artículo anteriorApuesta por la sostenibilidad y nuevos productos en el Salón Gourmets
Artículo siguienteCongreso sobre el discurso museológico contemporáneo en el Museo del Prado

Deja un comentario