La artista chilena Rosa Velasco Ringeling (Santiago, 1951) ha resultado ganadora de la octava edición del Premio Ankaria al Libro de Artista, organizado por la Fundación Ankaria, al que han concurrido este año un total de 194 artistas de todo el mundo con sendas propuestas creativas.

El segundo premio del certamen ha distinguido la obra de la artista española Irma Álvarez-Laviada (Gijón, 1978), mientras que el Premio Javier Rosón, destinado a reconocer la mejor obra del artista menor de 28 años, ha recaído en la también chilena Carla Mora Ovando (Osorno, 1996).

El libro de artista con que Rosa Velasco se ha impuesto en el certamen se titula Adobe/Babel, y consiste en una pieza adaptable, que puede retorcerse y destorcerse, lo mismo que plegarse y desplegarse, y en cuyas páginas se reproducen textos fragmentados de diversas fuentes e imágenes intervenidas relacionadas con la Torre de Babel, la pintura de Brueghel El Viejo.

Como ha explicado la propia artista: “Este libro objeto de pequeño formato entrecruza los aspectos simbólicos inherentes al adobe, concebido como material de construcción y posibilidad virtual de construcción de otra realidad, en el caso del programa Adobe Photoshop, y con ellos construyo una suerte de “Torre de Papel”. Asimismo, empleo la fotografía como elemento óptico-pictórico colocado en un programa computacional, lo que me permite usar, deconstruir, superponer e intervenir con nuevos iconos la imagen de la Torre de Babel de Brueghel”.

La obra de Rosa Velasco se ha exhibido a lo largo de toda América en numerosos museos e instituciones públicas, como el Museo de Arte San Antonio (Texas, Estados Unidos), el Museo de la Universidad de Guadalajara (México), el Museo del Barro (Uruguay) o el Museo de la Solidaridad Salvador Allende (Chile), y forma parte de importantes colecciones públicas y privadas.

La idea de vacío de Irma Álvarez-Laviada

Con su obra “Arrepentimientos”, merecedora del segundo premio, la artista asturiana Irma Álvarez-Laviada, afincada en Madrid, aborda la idea del vacío y para ello se vale de un libro-inventario de todas las obras pictóricas de la historia del arte que ha ido encontrando y en las que consta algún tipo de “arrepentimiento” (modificación en la obra realizada por el propio autor durante la ejecución de la misma).

Irma Álvarez-Laviada acredita una dilatada carrera profesional, compuesta de numerosas exposiciones individuales y colectivas, así como de diversas residencias en importantes instituciones nacionales y extranjeras. Su obra está presente en colecciones como las del Ministerio de Cultura, la AECID, el Museo de Bellas Artes del Principado de Asturias, el Ayuntamiento de Madrid, la Fundación Antonio Gala o la Real Academia de España en Roma.

La artista chilena Carla Mora Ovando, distinguida con el Premio Javier Rosón por su obra titulada “Imágenes domésticas”, emplea como metáfora los silabarios ya realizados y utilizados por el sistema de educación escolar en Chile, e interviene en la creación de nuevos textos didácticos con la misma base que el Silabario Hispanoamericano creado en 1945 y el Silabario del ojo, publicado en 1884. La artista realiza una crítica a las frases que aluden a lugares comunes que se asocian al sexo femenino.

El jurado de la VIII Edición del Premio Ankaria al Libro de Artista estuvo formado por el presidente de la Fundación Ankaria, Ricardo Martí Fluxá; por los patronos de la institución Saleta y Javier Rosón, Jaime Mairata y José María Luna, y por el profesor Salvador Haro, titular en el Área de Pintura de la Universidad de Málaga y Decano de la Facultad de Bellas Artes.

La dotación económica Premio Ankaria al Libro de Artista asciende a 3.000 euros en el caso del vencedor del certamen; 1.500 para el segundo clasificado y 1.000 para el vencedor en la categoría joven. Estas cantidades están destinadas a la adquisición de obra de los artistas galardonados.

Asimismo, el proyecto ganador pasará a formar parte de la exposición “La Palabra Pintada”, que continúa su itinerancia por España. En ella, se pueden encontrar los trabajos de los artistas que se han alzado con el premio hasta el momento: Javier Pividal (2014), Shirin Salehi (2015), Daniel Verbis (2016) y Guillermo Mora (2017), Roberto Aguirrezabala (2018) y Ana Soler (2019) y Carlos Irijalba (2020), junto a las piezas de figuras consagradas que constituyen el cuerpo central de la muestra.

Fundación Ankaria

La Fundación Ankaria surge en 2009 como iniciativa del empresario y coleccionista de arte Javier Rosón, con el propósito de convertirse en una plataforma de pensamiento y actividades dentro de los campos relevantes en el momento actual: por un lado, la reflexión en torno a la política y su influencia determinante en el conjunto de áreas que conforman la sociedad, y por otro, la promoción de la cultura en general, y en particular del arte contemporáneo, como manifestación y medida del grado de sensibilidad, civilización y desarrollo de las sociedades. Actualmente, preside la Fundación Ricardo Martí Fluxá.

Artículo anteriorEl buen patrón representará a España en los Oscar
Artículo siguienteEduardo Castillo Vinuesa, nuevo responsable comisarial de Medialab en Matadero

Deja un comentario