Imagen de Las hilanderas con el panel de enmascaramiento abierto Foto © Museo Nacional del Prado

Las hilanderas de Velázquez, una de las grandes obras maestras del arte europeo, se presenta al público con un nuevo marco que oculta a la vista los añadidos que se realizaron en el siglo XVIII sobre el lienzo original y permite contemplar la composición tal y como la concibió el maestro.

La obra queda integrada en una novedosa instalación especialmente diseñada para incorporar una serie de novedades técnicas que garantizan su mejor conservación.

Se trata de la primera acción inscrita en el proyecto “Enmarcando el Prado” que cuenta con el apoyo de la entidad filantrópica American Friends of the Prado Museum, gracias al patrocinio de la Fundación American Express, y que tiene como objetivos colaborar en la provisión de nuevos marcos para las obras de la pinacoteca, así como adecuar los existentes y desarrollar soluciones innovadoras para mejorar la presentación de las colecciones.

Imagen de Las hilanderas de Velázquez con el nuevo enmarcado Foto

Las hilanderas es una obra cumbre del arte universal, con un complejo significado que se expone ahora en las mejores condiciones museográficas gracias a un nuevo sistema de enmarcado desarrollado por el Museo Nacional del Prado, apoyado por American Friends of the Prado Museum gracias al patrocinio de la Fundación American Express, contribuyendo al mejor entendimiento de la obra por parte del público.

Para Javier Solana, Presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado, “el apoyo y colaboración de entidades como la Fundación American Express y American Friends of the Prado Museum hacen que el Prado se enriquezca con la materialización de proyectos tan innovadores como este para el beneficio de la presentación de sus extraordinarias colecciones”

Añadidos históricos a Las hilanderas de Velázquez

Imagen de Las hilanderas de Velázquez en sala 15 A con el nuevo enmarcado Foto © Museo Nacional del Prado.

En el siglo XVIII la tela fue ampliada en su perímetro añadiendo una ancha banda superior (con el arco y el óculo) y bandas más pequeñas en los extremos derecho, izquierdo e inferior. Esta operación, bastante frecuente en las colecciones reales, desvirtuó, en el caso de Las hilanderas, la percepción original de la composición de Velázquez, dando como resultado que la escena que transcurre ante el tapiz se perciba más alejada y convirtiendo en costumbrista un contenido mitológico.

Conscientes de ello, y dado que la ampliación es una intervención histórica que no se debe perder, el Museo del Prado ideó en los últimos años un sistema de enmarcado en el que dejaba únicamente visible la parte del cuadro pintada por Velázquez. Ese sistema hacía demasiado complejo el acceso físico a la parte posterior de la obra, por lo que desde 2017 se estuvo trabajando en la búsqueda de un montaje que permitiera acceder fácilmente en todo momento al cuadro y que al mismo tiempo mostrara solo la parte original del mismo. Ese proceso llega ahora a su fin con este proyecto.

Un innovador sistema de enmarcado

Imagen comparativa de la obra original y con los añadidos de Las hilanderas de Velázquez Foto © Museo Nacional del Prado

El sistema propuesto consiste en el diseño de un panel de enmascaramiento concebido como un proyecto museográfico global que permite una total integración estética de la obra en la arquitectura de la sala de exposición sin alterar su percepción original y, simultáneamente, presenta altísimas prestaciones desde un punto de vista puramente técnico que son totalmente indetectables para el público, permitiendo una experiencia única y una relación natural sin interferencias entre la obra maestra de Velázquez y las personas que la contemplan.

Se trata de un desarrollo pionero en España, con un planteamiento que aúna criterios estéticos, de conservación preventiva y de sostenibilidad, que servirá como referencia para futuras intervenciones en el patrimonio mueble museístico español e internacional.

En palabras de Tomás Fernández, Director Financiero de American Express Europa:
“Estamos encantados de poder participar en este proyecto tan innovador y especial para el Museo del Prado. American Express tiene un compromiso especial con la conservación del patrimonio histórico en España y Europa. Creemos firmemente en el papel que tiene la empresa privada en la protección del legado cultural. También queremos agradecer al Museo del Prado y a American Friends of Museo del Prado el excelente trabajo realizado con Las hilanderas, que nos permitirá poder seguir disfrutando de esta obra icónica durante mucho tiempo.”

Imagen de Las hilanderas de Velázquez en sala ANTES del nuevo enmarcado. Foto © Museo Nacional del Prado

Christina Simmons, Executive Director American Friends of the Prado Museum, ha destacado la implicación de la entidad estadounidense en los proyectos de Conservación del Museo Nacional del Prado “para apoyar a la institución y fomentar el conocimiento de sus magníficas colecciones en Estados Unidos”. “Agradecemos enormemente la generosidad de American Express Foundation. Su compromiso y sensibilidad en apoyo a la cultura ha hecho esta colaboración posible.”

La importancia del marco

Imagen de Las hilanderas de Velázquez con añadidos. Foto © Museo Nacional del Prado.

El marco de una pintura es esencial para comprender la imagen que acoge, procurando que pueda ser percibida y admirada de manera adecuada. El marco ayuda a mirar, a introducirse en la obra que guarnece, a llenarla de contenido o a prolongar el sentido formal de la misma. No solo enriquece a la obra desde el punto de vista estético, sino que contribuye a su protección y su conservación, además de ser una extraordinaria fuente de información histórica en sí mismo.

A lo largo de la historia, la operación de enmarcado ha sido siempre consciente y fundamental para significar las obras que acompaña y protege; un trabajo de creación que ha conllevado en muchas ocasiones la participación de artistas diversos (pintores, escultores, arquitectos, carpinteros, tallistas y doradores), que han concebido prototipos y modelos que han significado una época, un estilo o una institución, como es el caso de un grupo de marcos de las colecciones reales/Museo del Prado.

Imagen de Las hilanderas de Velázquez sin añadidos. Foto © Museo Nacional del Prado

En la etapa inicial del Real Museo de Pinturas, los artesanos de la madera y el dorado contribuyeron con su trabajo a la consolidación de la puesta a punto de las obras procedentes de las colecciones reales: produciendo nuevas molduras o recuperando y restaurando otras procedentes de los Reales Sitios. Su labor, especialmente importante en lo que respecta a la construcción y el dorado de marcos para las pinturas, experimentó un gran desarrollo bajo la dirección del duque de Híjar, entre 1826 y 1838, prosiguiendo después con campañas muy completas que permitieron la apertura de nuevas salas expositivas. El Museo del Prado tiene inventariados en sus colecciones aproximadamente 6.500 marcos que se encuentran instalados en las obras de la colección permanente o en salas de reserva con destino a nuevas adquisiciones.

AMERICAN FRIENDS OF THE PRADO MUSEUM

De izquierda a derecha, Javier Solana, Presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado; Tomás Fernández, Director Financiero de American Express Europe; Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado; Andrés Úbeda, Director Adjunto de Conservación del Museo Nacional del Prado; y Christina Simmons, Executive Director American Friends of the Prado Museum. Foto © Museo Nacional del Prado.

Es una entidad estadounidense sin ánimo de lucro, cuya misión es apoyar al Museo del Prado en España y fomentar un mayor conocimiento de sus colecciones en Estados Unidos a través de una gran diversidad de proyectos cuyos ejes centrales son:

1. Fortalecer el vínculo entre el Museo del Prado y Estados Unidos. Con iniciativas como las tres ediciones de la exposición al aire libre de reproducciones de obras maestras del Museo en el estado de Nuevo México, así como la entrega de material didáctico destinado a 130 colegios. Estas acciones han llevado el Museo del Prado a más de 200.000 personas.
2. Conservación. Destacan la donación al taller de restauración del Museo de una cámara Apolo de Infrarrojos que permite ver varias capas de pintura en los cuadros, la contribución a la restauración de La Anunciación de Fra Angelico e igualmente a un nuevo enmarcado para Las hilanderas de Velázquez.
3. Publicaciones de catálogos en inglés. Marinus, Painter of Reymerswale, Sofonisba Anguissola and Lavinia Fontana. A Tale of Two Women Painters, Velazquez’s Philip III, y Bosch gallery guide.
4. Enriquecer las colecciones del Prado. American Friends ha donado al Prado Retrato de Felipe III de Velázquez y depositado Cristo Resucitado de Giulio Clovio y el Buste de Femme 43 de Picasso.
American Friends anima a particulares y entidades de EEUU a colaborar con este proyecto de mecenazgo mediante membership o donaciones a través de su web afpradomuseum.org.

La Fundación American Express financia organizaciones sin ánimo de lucro cuyas actividades tienen como objetivo preservar y mantener lugares históricos únicos para el futuro, o las que realizan actividades educativas para formar una nueva generación de líderes internacionales, o las que trabajan con las comunidades para fomentar el servicio comunitario.

Velázquez pintó Las hilanderas hacia 1655-60.

En esta obra, los elementos principales de la historia se encuentran en el espacio del fondo, donde la diosa Palas, armada con casco, discute con Aracne, compitiendo sobre sus respectivas habilidades en el arte de la tapicería. Tras ellas se encuentra un tapiz que reproduce El rapto de Europa que pintó Tiziano para Felipe II y que a su vez Rubens copió durante su viaje a Madrid en 1628-1629. Era una de las historias eróticas de Júpiter, padre de Palas, que Aracne había osado tejer y que sirvieron a Palas de excusa para convertirla en araña.

Durante el siglo XVIII se añadieron una ancha banda superior (con el arco y el óculo) y bandas más pequeñas en los extremos derecho, izquierdo e inferior. Esas alteraciones han afectado a la lectura del contenido, pues dieron como resultado que la escena que transcurre ante el tapiz se perciba más alejada.

En consecuencia, durante mucho tiempo los espectadores del cuadro han visto en él exclusivamente la representación de una escena cotidiana en un taller de tapicería con un primer plano en el que Velázquez representó tareas relacionadas con el hilado y un fondo con unas damas de pie ante un tapiz.

El nuevo sistema de enmarcado desarrollado por el Museo Nacional del Prado, apoyado por American Friends of the Prado Museum gracias al patrocinio de la Fundación American Express, contribuye al mejor entendimiento de la obra realizada por Velázquez enmascarando la ampliación, pero conservándola, ya que se trata de una intervención histórica que no se debe perder.

Artículo anteriorMiquel Iceta toma posesión como ministro de Cultura y Deporte
Artículo siguienteSe extiende la garantía del Estado a la colección Thyssen

Deja un comentario