“Este es un proyecto que se conecta con la defensa de la naturaleza, y de los mares y sus costas. Un espacio de reflexión donde el agua fluye con un ritmo inspirado en los cambios de las mareas y la fuerza de las olas en las cavidades marinas”. Cristina Iglesias»

La intervención artística que Cristina Iglesias ha realizado en la Casa del Faro de la Isla de Santa Clara, en San Sebastián, se visitar a través de un sistema de visitas con cita previa.

A lo largo de los primeros días de junio se han organizado diversas actividades en la ciudad alrededor de la presentación de esta obra de la escultora donostiarra, “la más importante de su carrera”, según ha señalado la propia Cristina Iglesias. Así, está previsto que se celebre en el Aquarium un simposio internacional sobre “La costa rocosa: ecología, arte  y geología”, dirigido por James Lingwood, en colaboración con Azti y la Plentziako Itsas Estazioa, y organizado por los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV).

El Museo de San Telmo acoge una exposición sobre “Hondalea”, en la que pueden contemplarse materiales originales y documentación relativa al proceso creativo de esta intervención, así como un audiovisual realizado por la propia artista, donde se narra la experiencia del viaje y la visita a la isla, pensada para personas que, por diferentes motivos, no puedan acceder.

Todos los actos vinculados a la presentación de la intervención artística de Cristina Iglesias se ajustan a las circunstancias sanitarias y a las condiciones marcadas por las autoridades en el momento actual. Con el fin de mantener un control de aforo en la isla, las visitas para poder disfrutar de “Hondalea” se realizan mediante un sistema de cita previa, que podrá solicitarse por Internet de forma gratuita en la página web www.hondalea.eus.

En el edificio de la Casa del Faro, Cristina Iglesias ha creado un conjunto escultórico, “Hondalea”, concebido como un espacio de reflexión, que recrea de forma artística, y a través de un gran vaso fundido en bronce, el fondo original de la bahía donostiarra, y donde el agua fluye conforme al ritmo de las mareas. La visita está planteada como una experiencia, que incluye un viaje a un “lugar remoto” de la ciudad de Donostia, y que proyecta desde la intervención artística el diálogo con la naturaleza y la defensa de los mares y la costa.

LA ISLA DE SANTA CLARA Y SU FARO: HISTORIA Y ENTORNO
Durante muchos años, el Faro de la Isla de Santa Clara de San Sebastián ha permanecido vacío y abandonado. Inspirándose en la naturaleza salvaje de la Isla, tan cerca de la ciudad y en la notable geología de la costa vasca, la escultora Cristina Iglesias, ha realizado una obra que transforma el interior de la Casa del Faro restaurándolo y convirtiéndolo en un sobrecogedor entorno escultórico. Los estratos geológicos fundidos y las secuencias del agua transportan al visitante a una experiencia de tiempo profundo.

Llegar a la isla en barco y contemplar las rocas y las olas desde los senderos que conducen al Faro es esencial para la idea de Iglesias y de su escultura para este lugar único.

Más allá de la transformación del Faro, la Isla, tan presente en la ciudad, mantiene al mismo tiempo su misterio, y permanece intacta.

LA OBRA
Excavada en el interior de la casa del faro vaciada, la obra de Iglesias incorpora la peculiar geología y ecología de la costa vasca y la bravura de las aguas del océano que rodean la isla.

La obra de Cristina Iglesias aporta una renovada concepción de la práctica de la escultura. Su búsqueda del compromiso poético y simbólico entre las obras y el espacio, se materializa siempre en un despliegue estético, visual y dinámico. Cristina Iglesias, desde su propio lenguaje escultórico, interviene y transforma un lugar remoto dentro de la ciudad, convirtiéndolo en un símbolo de la defensa de causas ecológicas y de la conservación medio ambiental.

Es importante subrayar la importancia de la intención de la escultora al realizar esta obra. Con ella, la artista quiere poner en valor un espacio público mediante una incursión controlada, ofreciendo, además, una perspectiva diferente de la ciudad. Por otro lado, su intervención evoca la idea del arte como refugio, como lugar de encuentro, idea siempre presente en la obra de Cristina Iglesias.

La obra de Cristina Iglesias consolida el valor de la franja costera de la ciudad. Busca convertir un lugar icónico de la misma y transformarlo en un espacio de reflexión y comunicación con la ciudad y el mar. Esta nueva situación dará pie al desarrollo y organización de actividades educativas y artísticas (talleres, conferencias, presentaciones, encuentros, etc. ) que versen en torno a las diferentes manifestaciones artísticas, así como a la sostenibilidad, el medioambiente, el cuidado de los mares y océanos.

En cuanto al nombre, “Hondalea” toma su nombre del euskara, una palabra quetiene una clara connotación marina. Significa «abismo en el mar», «profundidad abisal», así como “fondo del mar”. Recoge los conceptos de mar y profundidad, que son dos ideas fuerza de la obra de Cristina Iglesias. Aunque no es una palabra de uso extendido hoy día, el término tiene una larga tradición literaria y se puede encontrar en textos del poeta Arnaud Oihenart en el siglo XVII.

El nombre escogido quiere sintetizar la idea que la artista ha plasmado en su intervención: la profundidad interior de la isla, a través de la gruta que Iglesias ha construido en el interior de la Casa del Faro. La isla es, además, lo contrario a un abismo. Cristina Iglesias ha considerado que esa antítesis funcionaba perfectamente con sus inquietudes.

“HONDALEA” EN CIFRAS
-Superficie del edificio: 7,61 X 9,76 metros + 5 metros de profundidad.
-Metros cúbicos de agua: La escultura contiene 20 metros cúbicos y cuenta con un depósito de 60 metros cúbicos, de los cuales se utilizan 30 apróximadamente para la pieza.
-Metros cúbicos de la pieza de bronce: Vaso de hormigón 300 m3 / pieza de bronce 1,6 m3.
-Peso de la pieza: Bronce + estructura metálica + vaso facetado de inoxidable tiene un peso total de 15 toneladas.
-Traslado en helicóptero: Se han trasladado 54 piezas de bronce + estructura metálica de acero inoxidable.
-Viajes en helicóptero: Se han realizado un total de 35.

CRISTINA IGLESIAS
Artista nacida en Donostia / San Sebastián, aporta una renovada concepción de la práctica de la escultura. Su búsqueda por el compromiso poético y simbólico entre las obras y el espacio, se materializa siempre en un despliegue estético, visual y dinámico. Su obra se encuentra en importantes colecciones públicas y privadas, como el Museo Reina Sofía, Madrid; Centre Georges Pompidou, París; Tate Modern, Londres; Museo de Serralves, Oporto; MOCA, Los Angeles; Hirshorn Museum, Washington; Museo Guggenheim, Bilbao; MACBA, Barcelona; Van Abbemuseum, Eindhoven; Kunsthalle Bern, Berna; y Museo de Grenoble, entre otras. Ha realizado exposiciones individuales en museos nacionales e internacionales como: Stedelijk Van Abbemuseum, Eindhoven; Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York; The Renaissance Society, Chicago; Palacio de Velázquez, MNCARS, Madrid; Museo Guggenheim Bilbao; Carré D’Art, Musée d’Art Contemporain, Nîmes; Museo Serralves, Oporto; Whitechapel Art Gallery, Londres; Irish Museum of Modern Art, Dublin; Ludwig Museum, Colonia; Pinacoteca del Estado de Sao Paulo, Brasil; Fundazione Arnaldo Pomodoro, Milán; Museo Centro Nacional de Arte Reina Sofía, Madrid; Musée Grenoble, Grenoble, y Fundación Centro Botín, Santander. Además, ha expuesto en innumerables galerías tales como Marian Goodman Gallery, Nueva York; Galería Elba Benítez, Madrid; Galerie Marian Goodman, París; Marian Goodman London, Londres; Konrad Fisher Gallery, Berlin; y Marian Goodman Gallery, Nueva York. www.cristinaiglesias.com

Deja un comentario