Carlos Fitz-James Stuart, actual Duque de Alba, posa junto a su antepasada María Francisca de Sales Portocarrero y su hermana, la emperatriz Euginia e Montijo, retratadas por Federico Madrazo, en el Salón de baile del Palacio de Liria.

La Fundación Casa de Alba rinde homenaje a la figura de Eugenia de Montijo con una exposición temporal sobre su vida y legado. Se trata de un nuevo recorrido temático dedicado a la figura de Eugenia de Montijo y al arte del II Imperio francés en la colección Casa de Alba, con más de 80 piezas. La visita, disponible en español, inglés y francés con un guía presencial, permitirá a los visitantes descubrir la historia biografía y relevancia de esta destacada mujer.

Desde el pasado 25 de mayo y hasta el próximo 30 de diciembre, el Palacio de Liria acoge una nueva visita temática dedicada a Eugenia de Montijo y su legado en la colección Casa de Alba. Con esta iniciativa, la Fundación Casa de Alba quiere rendir homenaje a la figura de esta destacada mujer, culta, refinada e influyente. Una pionera adelantada a su época en múltiples aspectos, cuyo legado está unido al de la familia Alba a través del vínculo con su hermana, Doña Francisca de Sales Portocarreño, XV Duquesa de Alba.

Se trata de un itinerario expositivo dedicado a recuperar la memoria de esta importante mujer a través de las obras de arte procedente de su legado en el Palacio de Liria en Madrid: más de 80 destacadas piezas del arte del II imperio francés que incluyen obras pictóricas de autores tan relevantes como Winterhalter, Sorolla o Madrazo, porcelanas de Sèvres, esculturas, artes decorativas, mobiliario y documentos, así como algunas obras invitadas traídas desde otros palacios de Casa de Alba.

Eugenia Emperatriz, la mujer

Doña María Eugenia de Guzmán, condesa de Teba, emperatriz de los franceses – Franz Xaver Winterhalter 1862

María Eugenia de Guzmán Palafox Portocarrero y Kirkpatrick, más conocida como Eugenia de Montijo, fue uno de los grandes referentes de finales del s. XIX en Europa. Nacida en Granada en 1826, ella y su hermana recibieron una educación cosmopolita, inicialmente en Madrid y a partir de 1835, en Paris. Allí residió junto a su madre y su hermana Paca hasta que, en 1844, se convirtió en Duquesa de Alba al casarse con D. Jacobo Fitz James Stuart.

En 1853, tras su matrimonio con Napoleón III, Eugenia se convirtió en una de las mujeres más destacadas de su época, pero no se limitó a tener una actitud pasiva como emperatriz consorte, sino que tuvo un papel muy activo en asuntos públicos. Actuó como regente hasta en tres ocasiones en ausencia de su esposo, influyendo en decisiones de Estado y apoyando las causas sociales de forma muy activa. Entre otros momentos destacados, representó al Imperio Francés en la inauguración del Canal de Suez, proyecto que siempre defendió y apoyó.

Mujer culta, educada y deportista es considerada la primera influencer de la historia gracias a su pasión por la moda y las joyas. Fue patrocinadora de la industria textil francesa y del modisto inglés Charles Fréderic Worth, creador de la alta costura femenina. El estilo y elegancia de la emperatriz, así como su refinado gusto hicieron de ella todo un referente en el mundo de la moda. Además, Eugenia se esforzó por ayudar a las clases humildes y trabajadoras, fundando en 1862 la Sociedad del Príncipe Imperial, para conceder créditos a los obreros.

Álvaro Romero, director cultural de Fundación Casa de Alba posa junto al retrato que hizo del Rey Alfonso XIII el pintor Joaquín Sorolla

Eugenia trató también de mejorar la situación de la mujer, el acceso a los servicios públicos, la educación y la justicia social, con la supresión de los trabajos forzados y la mejora de las condiciones de los prisioneros de las cárceles.

En 1870, con la proclamación de la III República Francesa la familia imperial se vio obligada a exiliarse en Inglaterra, donde tres años después fallecería su esposo, Napoleón III. Eugenia quedó así al cuidado de su hijo Luis Napoleón, príncipe Imperial, quien falleció en 1879 durante las guerras zulúes en Sudáfrica.

Tras este acontecimiento, Eugenia se trasladó a Farnborough Hill, apoyándose en el cariño de sus sobrinos los duques de Alba, con quienes tuvo una relación muy estrecha. Eugenia les visitó a menudo en los palacios de Las Dueñas en Sevilla y Liria en Madrid, donde fallecería el 11 de julio de 1920.

Visitas exposición

Foto de la emperatriz Eugenia de Montijo con el doctor Barraquer que la había operado de cataratas, poco antes de fallecer en el Palacio de Liria

Las visitas tematizadas Eugenia Emperatriz convivirán con la visita regular al Palacio, teniendo lugar todos los días en diversos horarios hasta el 30 de diciembre. Las visitas estarán disponibles en tres idiomas: castellano, inglés y francés.

Desde su apertura al público en septiembre de 2019, el Palacio de Liria se ha convertido en uno de los grandes atractivos turísticos de Madrid, manteniéndose abierto al público desde abril de 2020 tras readaptarse a los nuevos protocolos sanitarios. La colección artística de Fundación Casa de Alba es una de las más importantes de Europa, incluyendo una destacada pinacoteca de más de 400 obras, además de tapices, artes decorativas y un importante fondo documental con más de 18.000 volúmenes.

El XIX duque de Alba continúa fiel a su compromiso con la conservación y difusión del patrimonio histórico-artístico de su familia, iniciado en 2016 con la apertura en Sevilla del Palacio de Las Dueñas y en 2018 del Palacio de Monterrey, en Salamanca.

INFORMACIÓN PRÁCTICA DE INTERÉS

Busto Emperatriz Eugenia, Alexander Lequien en el que destacan los detalles de moda de la época

Más información sobre horarios y venta de entradas en la web oficial del espacio (www.palaciodeliria.com) y en las taquillas situadas en la entrada del edificio. Las visitas Eugenia Emperatriz, tienen una duración estimada de 60 minutos y se realizarán en grupos de máximo 15 personas, acompañadas por un guía presencial. El precio de las entradas será de 17€.

Sobre la Fundación Casa de Alba

Biblioteca del Palacio de Liria en donde se conservan algunas de las cartas de Eugenia de Montijo

La Fundación Casa de Alba, presidida por el XIX Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, y con apoyo de sus dos hijos como patronos, Fernando, Duque de Huéscar y Carlos, Conde de Osorno, ha dedicado grandes esfuerzos a la difusión y a la apertura de la colección Casa de Alba junto con sus palacios, residencias actuales del duque, para ofrecer la posibilidad de disfrutar y conocer su legado. El Duque de Alba defiende una política de apertura y cercanía de la Casa de Alba con la ciudadanía de Madrid, de España y de cualquier visitante movido por inquietudes culturales. La Fundación fue creada tras varios años de trabajo en 1973 por sus padres, los XVIII Duques de Alba, D. Luis y Dña. Cayetana, quienes iniciaron con este paso la labor de conservación y difusión de las colecciones histórico-artísticas.

Deja un comentario